Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 Nacional EL REGRESO DE LAS TROPAS DE HAITÍ DOMINGO 26 3 2006 ABC Un año, 4 meses y 22 días después de la primera patrulla en Haití, los soldados españoles harán hoy las últimas rondas de vigilancia antes de partir mañana rumbo a casa. España se repliega, y dice el jefe de la misión, coronel Gacio, que lo hace entre elogios y con orgullo No somos irreemplazables, pero nos hemos sabido ganar un aprecio y un puesto en Haití TEXTO: LAURA L. CARO MADRID. Mañana 27 de marzo, según el calendario que manejan los soldados con sus familias, saldrá rumbo a España el primer grupo de infantes de Marina de la Fuerza Expedicionaria desplegada en Haití y tres días después, el 30, el resto del contingente, que ya no será sustituido en la isla caribeña por un nuevo relevo español. Con esta vuelta a casa, la de los últimos 200 hombres y mujeres de Haití, se dará por concluida una misión que arrancó el 15 de octubre de 2004. Ese día partió desde la base aeronaval de Rota (Cádiz) el buque de asalto anfibio Castilla con los primeros efectivos que se integrarían en la Misión de Estabilización de Naciones Unidas (Minustah) para asumir la responsabilidad de la región Norte- 3: el paupérrimo noreste haitiano fronterizo con la República Dominicana. El territorio donde el 4 de noviembre de 2004 empezaron a patrullar desde las bases de Fort Liberté y Ouanaminthe, y un año, cuatro meses y veintidós días después, dejarán de hacerlo hoy mismo- -con la llamada TOA, transferencia de autoridad cuando los dos cuarteles, sus tareas diarias y la población a la que han protegido pasen a ser competencia de un nuevo Ejército. El de Uruguay. El coronel Andrés Gacio, jefe del contingente, en una imagen tomada en Haití tida- de los supuestos insultos de gallina que lanzaron en Kuwait contra los soldados españoles del repliegue. Las palabras del embajador de Naciones Unidas en Haití, Juan Gabriel Valdés, y del jefe de la Minustah, sólo han sido de agradecimiento, de pena porque nos vamos, pero de respeto... A ellos les hubiera gustado que nos hubiéramos quedado, pero en ningún momento vi una mala cara ¿Y entre la tropa española, qué se dice de la retirada? Nosotros vamos adonde nos mandan, cuando nos mandan y el tiempo que nos mandan, y no hay más señala el coronel. Y no merece la pena insistir, repreguntar qué les parece la decisión del Gobierno de extinguir la misión en el Haití que se muere de miseria y qué piensa de que nadie les haya hecho cambiar de idea ABC Respeto de la ONU y la Minustah La población está acostumbrada a relevos entre unidades españolas, a que se vayan unos y vengan otros. Ahora sí saben que nos vamos, y que nos releva por una unidad uruguaya, y dicen que nos dan las gracias. Nos han alabado el trabajo: estos días he estado recorriendo Ouanaminthe y Fort Liberté, viendo a las autoridades locales, y todo son halagos. Nadie ha dicho en voz alta por qué se van... Comentarios a la decisión del Gobierno de retirar las tropas no ha habido Quien habla es el coronel Andrés Gacio, jefe de este último contingente español en Haití, para describir cómo se ha recibido allá, sobre el terreno, la noticia, ya casi un hecho, de la marcha española. Respeto y buenos deseos en la calle, entre las gentes, y también entre los colegas de misión de otros países. Los compañeros y el Estado Mayor de la Minustah dicen que nos van a echar de menos, porque hemos hecho un buen papel. No somos irreemplazables, pero nos hemos sabido ganar un aprecio y un puesto. Todo el mundo respeta lo que hacemos Nada que ver con la leyenda- -no sólo no confirmada, mejor archidesmen- Los españoles ponemos un cierto corazón en estas misiones, le ponemos un toque personal; tenemos la tendencia a que los problemas sean nuestros Sobre la retirada de las tropas: Nosotros vamos adonde nos mandan y el tiempo que nos mandan, y no hay más El resultado ha sido muy valorado y está ahí: la delincuencia y los asaltos han bajado su número y frecuencia de forma drástica hemos conseguido erradicarlo, hemos colaborado con la ONU y la policía haitiana en la detención de líderes y de bandas dice Andrés Gacio. Y añade, pero además los españoles le damos un toque personal a este tipo de misiones, un cierto corazón: tenemos la tendencia a que los problemas sean nuestros... Y entonces es cuando al coronel se le atropellan los ejemplos. El de Navidad, sin ir más lejos, cuando a través de familiares y amigos que nos mandaron juguetes y material escolar desde España, hicimos la campaña de Navidades, llegamos a 2.500 niños... y somos un contingente de 200 personas Más ideas para los niños, porque en Haití hay muchos niños. Aquí la gente, mis soldados, yo mismo en algún momento, hemos pagado la matrícula de niños... aquí todo es privado. No es mucho dinero, entre 20 y 50 dólares, pero tengo soldados o cabos que han pagado la matrícula a familias de 4 y 5 hijos Los inventos para entremeter una gota de distracción, un intento de felicidad en la vida hastiada de los locales- en Fort Liberté hacíamos cine todos los fines de semana al aire libre, con una sábana por pantalla y asistían de 400 a 500 personas y las clases de español, con gente de la tropa que habla francés, entre patrulla y patrulla, pues en vez de descansar, daban clase... La bandera de España la hemos enseñado bastante, además de la de Naciones Unidas reflexiona el mando con orgullo, también con un punto de emoción. Que hace que no sea tan fácil marcharse. Son sentimientos encontrados- -confiesa- uno tiene ganas de irse y ver a su familia después de tanto tiempo, pero a la vez sabes que vas a echar de menos ciertas cosas que dejas atrás, las vivencias en este país en el que queda mucho, pero mucho por andar... Tantos recuerdos, cuando aquí es particular hasta el olor, huele todo el día a quemado, todo lo hacen con carbón vegetal Por salir bien, en esta misión ha salido muy bien el trato con los compañeros de batallón, los 150 militares marroquíes con los que han compartido unidad táctica, aunque no la logística. Ha merecido la pena. Desde nuestro punto de vista ha sido muy útil y enriquecedora la relación Calma total Hasta hoy domingo, todo habrá sido normal- las actividades rutinarias en nuestra zona de responsabilidad, que todavía es nuestra señalaba Andrés Gacio al otro lado del teléfono durante esta entrevista, la pasada semana- -y en apenas unas horas, para los primeros lo bueno vivido en Haití será ya sólo una imagen en la memoria, y afortundamente también lo malo: los disturbios que, la última vez a mediados de enero, complicaron la paz del contingente. Ouanaminthe es más populosa, pero en Fort Liberté el ambiente siempre ha sido muy tranquilo. Personalmente, tengo más sensación de peligro cuando mis hijos se montan en un coche y van por la carretera en un fin de semana que la que pueda tener aquí -y concluye el coronel- aunque si este país tiene una misión de Naciones Unidas, es por algo La labor militar, las ganas de ayudar Otra cosa es echar la vista hacia atrás, también y hacia dentro, al terreno de las emociones, en estos días de cuenta atrás en que están a punto de abandonar ese pedazo de tierra convulsa y frágil que se incluye entre los más pobres del mundo, el Haití donde han trabajado cuatro meses. La labor militar aquí era dar un entorno estable y seguro a la población, proteger los derechos humanos y facilitar la asistencia de ayuda humanitaria, y hemos cumplido con creces. El resultado ha sido muy valorado, y está ahí: la delincuencia y los asaltos han bajado su número y frecuencia de forma drástica, aunque naturalmente no