Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión DOMINGO 26 3 2006 ABC AD LIBITUM PROVERBIOS MORALES EL BOTONES SACARINO N coincidencia con el quincuagésimo aniversario de la gran creación de Víctor Mora, José Luis Rodríguez Zapatero se presenta ante la opinión pública como si fuese El Capitán Trueno, pero sin espada ni cota de malla. Es, seguramente, una traición a la historia sentimental del cómic español porque Zapatero anda más cerca de Pedrín, la pareja de hecho de Roberto Alcázar, que del héroe capaz de abollarle el escudo, de un mandoblazo, a Ricardo Corazón de León. Zapatero es, inevitablemente, contemporáneo y si algo no le cuadra es una visión romántica de la actualidad. De eso, si fuera menester, se encargaría, para falsificar cuanto convenga, Alfredo Pérez M. MARTÍN Rubalcaba, un trasunto FERRAND cobardón y de oficinas de El Guerrero del Antifaz. Puestos en tan viejos y dibujados recuerdos, con sabor a guisos de patatas de colores y a pan de higos, al secretario de Organización del PSOE le corresponde el papel de El Botones Sacarino. No es fácil hacer recados y menos aún cuando hay que dejar a deber lo que se compra; pero, hay que reconocer su mérito, José Blanco es insuperable en el arte de llevar, traer, decir y desdecir, traficar con ideas ajenas y, como un perfecto hombre anuncio, lucir la inventada gloria de su jefe. Blanco acaba de acercarse a Alicante para pregonar que Mariano Rajoy debe hacer y decir lo que los españoles esperan de él Personalmente preferiría una práctica política en la que todos, Rajoy o Blanco, expresaran sus propias ideas y sentimientos; pero, aceptando el esclavismo frente a la opinión pública que predica el número dos del PSOE, ¿no le alcanza el mismo compromiso a Zapatero? Lo que Blanco postula es que Rajoy se coloque al lado del Gobierno para enviar a la sociedad un mensaje de unidad y no de división No es tan sencillo porque no todo vale a la hora de solucionar los problemas, ni aún los tan grandes y dolorosos como el del terrorismo etarra. Sacarino- Blanco repite una cantinela, seguramente diseñada en los magníficos laboratorios de la propaganda socialista, de fácil percepción, pero de compleja asimilación. La unidad es una gran cosa cuando arranca de una proximidad en las ideas y puede cursar sin grandes repugnancias éticas; pero, de no ser así, es más útil y benéfica la división y la distancia. Rajoy, visto en su ocasional papel de Filemón, inseparablemente unido a MortadeloAcebes, es, por monopolista de la oposición, la alternativa que requiere el caso. No debe involucrarse en demasía en el pacto que ilusiona a Zapatero para, puestos en lo malo, tener opciones diferentes. Un cierto alejamiento, necesario para evitar la malsana promiscuidad política, le viene bien a las circunstancias sin que ello dé licencia al PP para dificultar en lo más mínimo la acción negociadora emprendida por el PSOE. La retaguardia es parte fundamental de un combate bien organizado y la muy conveniente conciencia crítica de lo que ocurre en el frente. CIGÜEÑAS rral, en la confianza de que todas las gallinitas serán E llama un amigo desde Bilbao. Nacionalista felices. Lo dice la zorra, zorrunamente: todas las gallisui generis, no simpatiza con el PNV y detesta nas vascas, raza homologada, contribuirán al proceso. a ETA Batasuna. Ojalá este alto el fuego sea Llenas de dicha, decidirán sobre las condiciones y el definitivo- -me dice- porque así podríamos verte destino de la puesta mientras la zorra dormita, con un más a menudo por aquí Miro el hermoso cielo de Alcaojo abierto. Arquíloco ha tirado el escudo y, ¿qué había lá de Henares y recuerdo la canción eusquérica de Ipadetrás? Un erizo. El erizo de Arquíloco sólo sabe una rraguirre: Es verdad que hay en todas partes lugares cosa. La zorra sabe muchas más. Por ejemplo, buenos, pero el corazón dice: vuelve al País desplumar gallinas. Por ejemplo, hacerse la dorVasco ¿Qué te dice el corazón? No vuelvas ni mida. Por ejemplo, voltear erizos y desventrarpara heredar, en el dudoso caso de que te esperalos. Eviscerar erizos incompetentes. No era se allí alguna herencia. Olvida a Iparraguirre y cuestión de paz. Ni siquiera de que la zorra se acuérdate de Cernuda. A sus paisanos: No me suicidase. Bastaba con que huyera, con que se queréis, lo sé, y que os molesta cuanto escribo. desparramara. Puente de plata a la zorra fugiti ¿Os molesta? Os ofende. ¿Culpa mía tal vez o va (instrucciones: en cuanto cruce el río, volar es de vosotros? Como las cigüeñas complutenJON el puente) Pero la zorra se queda. Vigilante. Al ses, hace tiempo que decidí prescindir de retorJUARISTI acecho, no vaya a ser que erizos o cigüeñas prenos estacionales. Algunos riesgos han desapatendan colarse en su corral propio, o sea, en corral ajerecido, es cierto, de modo permanente aunque no defino. Ya decidirán democráticamente las gallinas qué tinitivo (y agárrenme esa mosca por el rabo) pero subsispo de relaciones desean mantener con erizos, cigüeñas te el de la gripe aviar. y canguros. La gripe aviar, en su versión nacionalista, convierte Qué gris está, qué hostil el Pirineo... Recuerda los los países en granjas avícolas. Inmensos gallineros donversos de Gabriel Aresti, compuestos sobre la Fábula de hay que cloquear al unísono. ¿Qué prefieres ser, pinde las cigüeñas, del socialista bilbaíno Tomás Meabe güino en Finlandia o gallina en Azcoitia? Ni esto ni Cierra los ojos y duerme, Meabe, pestaña contra aquello: cigüeña en Alcalá de Henares. Crotoraré en pestaña. No es español quien no sabe, Meabe, las las torres solitarias. Cazaré ratas en los vertederos. Vecuatro lenguas de España escribió Aresti) Para amré pasar las nieves rigurosas, los mezquinos chubascos bos eran las cigüeñas símbolo de la libertad. Anidad en y los soles candentes. Pero, por Tutatis, no pondré un esta tierra. Permaneced en ella les rogaban. O daos huevo más en tus montañas, ay tierra vasca, rincón una vuelta por aquí, de vez en cuando. Pero ya las cigüequerido (sería, además, un huevo no apto para el palañas no sobrevuelan mi tierra vasca, rincón querido. Se dar cromañoide) Porque no dejaré de escribir lo que quedan en los campanarios de Soria, de Segovia, en las escribo y os molesta y os ofende y no hay sitio para torres cervantinas de la antigua Compluto, bajo las que gente como yo en la paz acorralada que vais a disfrutar espera el Cisne de Castilla la última trompeta. Carroñeen adelante. an, cómo no. Cazan ratas en los vertederos. Mi mundo No era cuestión de paz, queridos míos. Era de liberes de este reino. Aquí escribo. Trompeurs, c est pour tad de lo que se trataba. Os habéis vuelto a equivocar. A vous que j écris (La Fontaine) Traducción al vasco de ETA no se le pedía que no matase. Se le exigía que desdon Félix María de Samaniego: También hay para píapareciera. ETA era la zorra que masacraba a las gallicaros engaño (fábula de La Zorra y la Cigüeña) nas díscolas y ahora la habéis puesto a guardar el co- E M -Y Francia sin inmutarse, ¿verdad? me temo que Jacques Chirac no tiene la misma necesidad de reelección que Zapatero.