Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
98 Los sábados de ABC SÁBADO 25 3 2006 ABC GASTRONOMÍA Y VIAJES Acaba de aparecer la edición 2006 de la Guía Roja Michelin dedicada a las principales ciudades europeas. París, que concentra una de cada cuatro estrellas concedidas, se confirma como la capital gastronómica del Viejo Continente, aunque la desproporción con el resto de ciudades, incluidas Madrid y Barcelona, vuelve a levantar las críticas de los gastrónomos de toda Europa Comer en la gran ciudad TEXTO: CARLOS MARIBONA FOTO: GONZALO CRUZ rís sigue siendo la capital europea y mundial de la gastronomía. Al menos así se deduce de la información recogida en la nueva edición, la número 25, de la Guía Roja Michelin de las principales ciudades de Europa. Nada menos que nueve de los quince restaurantes galardonados con tres estrellas en la edición 2006 de esta guía europea se encuentran en la capital de Francia. Y también 16 de los 40 que lucen dos estrellas; y 43 de los 199 con una estrella. En resumen, 68 estrellas parisinas de un total de 254 reflejadas en la guía. Hay que preguntarse si la capital francesa tiene tanta calidad gastronómica como para concentrar en sus calles a uno de cada cuatro grandes restaurantes urbanos europeos. Y la respuesta es la de siempre: en París se come bien, pero no en esa abrumadora proporción que sólo refleja el chauvinismo de los franceses. Y la Michelin, por muy internacionales que sean sus publicaciones, es una empresa francesa. Pa Cita en Estocolmo La edición 2006 de la guía se ha presentado nada menos que en Estocolmo. Un escenario lejano que demuestra el interés de la marca de neumáticos por los países escandinavos y una especie de recompensa al esfuerzo que allí se está haciendo desde un punto de vista gastronómico por poner al día una cocina tradicional muy tosca y poco refinada. Detalles geográficos al margen, la guía en cuestión ha sido completamente renovada en su aspecto, más atractivo y cuidado ahora, y con la incorporación de datos nuevos, como la inclusión en las fichas de los principales restaurantes de dos palabras clave para que el usuario sepa de un rápido vistazo el tipo de cocina que allí se practica (innovadora, creativa, tradicional, de temporada, mediterránea... y el estilo del restaurante (moderno, lujoso, formal, trendy, acogedor, bistrot... Avances de una renovación que paulatinamente se irá produciendo en todas las guías Mi- Santceloni (en la imagen, su cocinero Óscar Velasco) es uno de los dos restaurantes españoles con dos estrellas que aparecen en esta guía chelin de la mano de su actual director mundial de publicaciones, Jean- Luc Naret. Esta guía, que en la edición 2006 recoge información de 37 ciudades europeas pertenecientes a 20 países, sólo se publica en inglés y está dirigida principalmente a ejecutivos y viajeros de alto nivel. Hoteles y restaurantes, incluidos los llamados bib gourmand (categoría que acoge a establecimientos con una especial relación calidad- precio) son los mismos que ya aparecen en las respectivas guías nacionales que publica cada año Michelin. La ventaja de esta es que se encuentran agrupados, lo que facilita su uso a quienes deben viajar por motivos de trabajo. Y a nosotros nos permite una rápida comparación entre las valoraciones, siempre polémicas, que se conceden a los distintos países. Una vez más llaman la atención las enormes diferencias existentes entre los restaurantes de Francia y los del resto de Europa. Por mucho que los responsables mundiales de las guías insistan en que las calificaciones se reparten con iguales criterios, los datos no dejan lugar a dudas. Unidas a París, las otras grandes ciudades del país vecino que aparecen en la guía (Lyon, Estrasburgo y Toulouse) concentran 11 tres estrellas, 21 dos estrellas y 54 una estrella para un total de 129. A Francia le siguen, en estrellas, las grandes ciudades de Gran Bretaña (Londres, Birminghan, Glasgow y Edimburgo) con 46; las de Alemania (Berlín, Fráncfort, Múnich y Hamburgo) con 30; y las de España, con 19. Castigo como siempre a nuestra cocina, considerada por todos los expertos una de las mejores del mundo, si bien en este caso es cierto que, ante la lamentable ausencia de otras grandes ciudades como Valencia, ni Madrid ni Barcelona son los lugares de España donde se concentran los mejores restaurantes, que están repartidos a lo largo de nuestra geografía. La capital presenta dos establecimientos con dos estrellas (el cada vez mejor Santceloni y un devaluado La Broche, sujeto a las veleidades mediáticas de su cocinero, Sergi Arola) y cuatro con una. Y la Ciudad Condal, once restaurantes de una estrella. Demasiado poco para los méritos de nuestra cocina.