Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 Cultura SÁBADO 25 3 2006 ABC TEMPLOS DE LA CULTURA En la imagen, el Museo Van Gogh de Amsterdam, inaugurado en 1973, uno de los que se abordan en esta entrega ABC Mañana, con ABC, undécima entrega de la colección Museos del mundo dedicada a Toulouse- Lautrec, Van Gogh y Moreau, por tan sólo 10,95 euros más Los museos monográficos TEXTO: MIGUEL CERECEDA l Museo Nacional Gustave Moreau de París se inauguró en 1903, partiendo no sólo de la colección original del artista, sino también de la propia casa familiar en la calle La Rochefoucauld. En 1895 el propio artista hizo construir junto a ella los grandes talleres que él mismo organizó como un verdadero museo. El museo reúne más de mil cuadros, acuarelas y cartones y cerca de cinco mil dibujos. Como museo presenta el encanto de que, además de la obra del artista, es posible visitar la propia casa familiar, que se conserva tal y como él mismo la decoró. Inaugurado en 1922, el Museo Toulouse- Lautrec de Albi, ciudad natal del pintor, se instaló en el Palacio de la Berbie, un castillo medieval del s. XIII que, desde su construcción, fue sede del palacio episcopal de Albi. Situado en pleno centro histórico de la ciudad, el castillo, más fortaleza que palacio, E era en realidad la manifestación político militar del aplastamiento de la rebelión albigense. No deja de ser sorprendente que la obra de un artista que podría considerarse un nuevo hereje contemporáneo, alcohólico, bohemio y prostibulario, como Toulouse- Lautrec, termine redimiéndose y consagrándose en la sede de un palacio episcopal. Los fondos del museo proceden fundamentalmente del legado de la madre del artista, mujer aristocrática que hizo una donación inicial de más de mil obras de su hijo. La colección se ha ido enriqueciendo, además, con las adquisiciones de obras de artistas amigos o contemporáneos de Toulouse- Lautrec. El Museo Van Gogh de Amsterdam se inauguró en 1973. Al principio, casi sólo se exponían obras de la colección de la familia Van Gogh, reunidas por Theo, hermano menor de Vincent, el destinatario de las célebres Cartas a Theo, que era marchante de arte y coleccionista. Durante su vida, Van Gogh envió gran parte de su obra a su hermano. Theo compraba, vendía y coleccionaba también obras de otros pintores del siglo XIX, tales como Paul Gauguin, Camille Pissarro y Adolphe Monticelli. Su viuda, Johanna van Gogh- Bonger, supo mantener gran parte de la colección en su propiedad. Gracias a su hijo Vincent Willem van Gogh, la colección, entretanto en manos de la Fundación Vincent van Gogh, pasó a exponerse en un museo edificado expresamente para este fin por el arquitecto Gerrit Rietveld. Orden cronológico El edificio de Rietveld tiene una estructura racionalista y en él la colección se presenta de modo cronológico, siguiendo el desarrollo de la vida del artista, desde las primeras salas, consagradas a su experiencia junto a los mineros y los tejedores de Silesia, hasta sus últimas obras en Arlés, donde el pintor se quitó la vida. Gracias a una amplia y específica política de compra, el museo se ha convertido en los últimos años en un polifacético museo del siglo XIX En él se coleccionan obras de diferentes corrientes y estilos, como el Realismo, el Impresionismo y el Simbolismo, y se exponen, además, obras de artistas que Van Gogh admiraba, contemporáneos más modernos, como Paul Gauguin y Georges Seurat, pero también obras de pintores más tradicionales, como Ary Sheffer.