Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 25 3 2006 59 Cultura y espectáculos conservados en Sevilla. Los análisis completados a día de hoy en las regiones HV 1 y HV 2, que son lugares estándar en estos casos, no dejan mucho lugar a dudas. De ese modo se expresó Lorente en la conferencia de la Fundación March: La conclusión que tenemos en este momento es que lo que hay en Sevilla es de Cristóbal Colón. Ahora bien, como no está el esqueleto completo, hay una gran parte de sus restos en algún otro lugar, posiblemente la República Dominicana. Si se pudiese hacer el estudio científico, podríamos corroborar que lo que hay allí es también de Cristóbal Colón; o lo contrario, de ahí las dudas La República Dominicana ha autorizado en dos ocasiones, y suspendido después, esta investigación. El rompecabezas de las fuentes Pero el equipo de Lorente trabaja ahora en esclarecer los orígenes del almirante, con el fin de discriminar con pruebas científicas la validez de las teorías hasta ahora puestas en liza por los historiadores. Para ello, tanto en Baleares como en Cataluña se están recogiendo muestras de ADN, lo mismo que en Génova, uno de los orígenes colombinos con más defensores en la historiografía. En este caso no se trata de ADN mitocondrial, sino del cromosoma Y que se transmite de padres a hijos (se han recogido muestras de Colón y de su hijo y se contrastarán incluso con muestras del Príncipe de Viana) En concreto, en Génova se investiga la familia Colombo, según explicó Lorente. Por su parte, Marcial Castro, colaborador del genetista afirma que estas investigaciones pueden dar resultados rápidos siempre que el apellido Colombo venga de un sólo tronco, pero también pueden dar como resultado un caos imposible de ordenar si se da el caso contrario. En definitiva, recuerda Marcial Castro, en el caso de los Colombo, tendríamos un rompecabezas con el que habría que encajar el análisis de ADN, las edades de fallecimiento de cada personaje de la familia y los estudios antropológicos realizados en 1959, 1960 y 2003 a ambas orillas del Atlántico. Todo queda pendiente de cómo se resuelva la investigación de José Antonio Lorente. Tal vez en pocos meses, o tal vez en muchos años (Lorente no quiere apresurarse y prefiere llegar a conclusiones firmes) Finalmente, si ninguna de las investigaciones en curso arrojase resultados, habría que seguir con los Colonne, otra genealogía genovesa defendida con pasión por Alfonso Enseñat de Villalonga desde sus estudios en los archivos genoveses, como bien saben los lectores de ABC. Restos de Cristóbal Colón que se encuentran en la Catedral de Sevilla AFP Los análisis genéticos autentifican que los huesos de Cristóbal Colón reposan en la Catedral de Sevilla Su ADN mitocondrial, herencia materna, es idéntico al de Diego, su hermano director del Laboratorio de Identificación Genética de la Universidad de Granada, se centra ahora en esclarecer el origen del Almirante JESÚS GARCÍA CALERO MADRID. En el quinto centenario de la muerte de Cristóbal Colón, la investigación de su ADN realizada por el equipo del eminente genetista José Antonio Lorente, sigue su curso. A falta del último y fundamental estudio genéb José Antonio Lorente, tico de los orígenes del almirante, Lorente ha dado cuenta- -en una conferencia pronunciada en la Fundación Juan March- -de los últimos avances en su investigación, que arrojan una nueva y llamativa conclusión. Aunque en 2004 ya se había apuntado que la comparación de los restos de Cristóbal y Diego Colón mostraba compatibilidad con su condición de hermanos, al profundizar en este estudio del ADN mitocondrial, un material que todos heredamos de nuestra madre, esa primera impresión se ha consolidado. En los fragmentos de ADN mitocon- drial de Diego Colón que hemos podido analizar- -en una región que se denomina HV 1 y en otra región de referencia que se denomina HV 2- hay una identidad absoluta, lo cual es propio de una relación maternofilial, es decir de dos hermanos afirmó Lorente en dicha conferencia. Los datos antropológicos de los restos de Sevilla, donde no hay un esqueleto completo, apuntaban ya a que podrían pertenecer a Cristóbal Colón. Pero ahora, las investigaciones del ADN mitocondrial certifican esa hipótesis que autentifica los huesos de Colón