Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 Sociedad SÁBADO 25 3 2006 ABC Salud FARMACOLOGÍA INFECCIOSAS Antidepresivos y estatinas elevan su potencia si se toman con zumo de pomelo ABC MADRID. Les ha costado casi 17 años pero al fin han dado con el secreto. En 1989 científicos canadienses descubrían que el zumo de pomelo interfería de tal forma en la administración de determinados medicamentos que elevaban su potencia, más allá de los efectos deseados. Pero no sabían el porqué. Ahora sí. La respuesta tiene un nombre, según ha publicado The New York Times una enzima, que obedece al nada sugerente nombre de CYP 3 A 4 y que interfiere en la absorción de los medicamentos en el intestino pero no en órganos como el hígado. La enzima no modifica para nada las propiedades de los mismos medicamentos si estos son administrados por vía parenteral. Los medicamentos que más se alteran son las estatinas, la nueva generación de fármacos anticolesterol, que aumentan su potencia si se ingieren con zumo de pomelo. Y lo mismo puede decirse con los antidepresivos de última generación, los ISRS. Los efectos de la potenciación son impredecibles. La tuberculosis es cada vez más resistente a los medicamentos para combatirla Cada año fallecen dos millones de personas a causa de la enfermedad b La Sociedad de Enfermedades Infecciosas (Seimc) denuncia que España no aplica el tratamiento más adecuado para curar esta infección ABC MADRID. Cada año nueve millones de personas sufren tuberculosis y dos millones fallecen por esa causa. Unos datos que revelan que existen todavía importantes obstáculos para erradicar la enfermedad en todo el planeta. Además, ayer, con motivo del Día Mundial de la Tuberculosis, el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos señaló que esa infección es cada vez más resistente a los medicamentos utilizados para combatirla. En concreto, entre 2003 y 2004, un 13 de los pacientes que tenían la enfermedad manifestaron resistencia a dos medicinas consideradas de primera línea en su tratamiento. Y ese porcentaje fue similar en otros 17.000 casos verificados en los cinco continentes. A ello, hay que añadir otros problemas en el caso de España. Según la Sociedad de Enfermedades Infecciosas (Seimc) nuestro país no combate adecuadamente la enfermedad, pues no se aplica bien el tratamiento más acreditado para su curación, denominado Terapia Directamente Observada (TDO) Mientras en España es todavía una práctica casi inexistente en países como Alemania, Holanda o Estados Unidos más del 80 por ciento de los pacientes reciben la TDO. El portavoz de la Seimc, Ángel Domínguez, explicó que las autoridades sanitarias no aportan recursos para implantar de forma generalizada esta práctica, que ya se ha demostrado que es la única que puede conseguir que se cumpla más del 95 del tratamiento Y es que los bajos índices de cumplimiento terapéutico es otro de los obstáculos que impide erradicar la enfermedad. De hecho, 23 de cada 100 pacientes con tuberculosis no siguen correctamente el tratamiento. Repunte en España En nuestro país, aunque la incidencia de esta infección ha disminuido de manera progresiva (de 38 casos por cada 100.000 habitantes en 1996 se ha pasado a entre 20 y 25 casos en la actualidad) se ha producido un pequeño repunte en los últimos años. En la Comunidad de Madrid se registraron el pasado año mil nuevos casos y en Galicia 985. Ante este panorama, los científicos también se esfuerzan por combatir la enfermedad. Ayer se conocía que un grupo de investigadores de la Universidad de Zaragoza y del Instituto Pasteur de París han coordinado el desarrollo y los ensayos de una vacuna contra la tuberculosis que ofrece más inmunidad y menos riesgo de contraindicaciones. Los resultados se publicarán en el próximo número de la revista Vaccine Científicos españoles y franceses desarrollan una vacuna contra la tuberculosis que ofrece más inmunidad