Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 25 3 2006 Sociedad 55 Salud El aumento de las precipitaciones durante los últimos meses del invierno producirá un significativo incremento de las alergias al polen. El número de afectados por rinitis alérgica crece hasta alcanzar los seis millones de personas El despertar de las alergias TEXTO: G. ZANZA ILUSTRACIÓN: FERNANDO RUBIO MADRID. Seis millones de españoles dependen cada primavera de los niveles de polinización. Durante los dos últimos años la reducción de las precipitaciones ayudó a los seis millones de españoles afectados por alergias al polen a reducir los síntomas de la enfermedad. Este año puede ser todo lo contrario. Así lo creen los expertos de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (Seaic) quienes esperan concentraciones acumuladas de polen de gramíneas (alergeno responsable del 87 de las alergias a pólenes) en el entorno de los 5.000 granos por metro cúbico de aire, el doble que la registrada el pasado año. La rinitis alérgica estacional o polinosis se presenta normalmente en primavera y verano, pero con unas cifras de afectados que crecen anualmente. Para desvelar los motivos del aumento del número de enfermos el Ministerio de Medio Ambiente iniciará próximamente un estudio sobre el incremento de casos en la población infantil, partiendo de la base de que probablemente la interacción de los pólenes con las diminutas partículas de la contaminación atmosférica urbana están detrás de la causa. Los alergenos más abundantes Gramíneas: Son las responsables del 87 de las rinitis alérgicas. Suponen un 20 de la superficie vegetal del mundo. Están presentes en los pastos y las más conocidas son especies como el trigo, cebada, centeno, avena o el arroz. Alta presencia en Extremadura y Castilla y León. Abril, mayo y junio son los meses más peligrosos. Oleáceas: La más importante en España es el olivo, responsable del 43 de las rinitis. Riesgo alto en toda España entre mayo y junio, excepto Cornisa Cantábrica y norte de la meseta. Quenopodiáceas: La más conocida es el cenizo y la barrilla. Crece en baldíos y bordes de caminos, huertas y jardines. Provoca el 27 de las rinitis. Plátano de sombra: Muy frecuente en zonas urbanas del interior peninsular. Responsable del 22 de las rinitis. Cupresáceas: Los más importantes son los cipreses, seguidos de las sabinas y enebros. El periodo de polinización se extiende de octubre a abril, con un pico máximo en marzo. Induce el 13 de las rinitis. Riesgo alto en Extremadura, Castilla y León, Levante y Cornisa Cantábrica. entre cinco y diez años. Además, un 38 de los afectados por rinitis sufre asma, lo que agrava los problemas derivados de la enfermedad. Los síntomas más comunes son congestión nasal, conjuntivitis y asma durante la temporada de polinización de las plantas. La afección por gramíneas, además de ser la más numerosa, es la que más induce al asma. Un estudio reciente de la Seaic comprobó que cuanto mayor es el número de tipos de polen al que un paciente es alérgico, mayor posibilidad tiene de ser asmático. Esta situación se produce sobre todo en las zonas del centro de la península, donde la mayoría de los alérgicos están sensibilizados a cuatro o cinco tipos distintos de polen, lo que implica una mayor dificultad a la hora de aplicar el tratamiento farmacológico o profiláctico. terapias contra las alergias. Las vacunas, por su parte, son eficaces cuando la alergia está provocada sólo por un alergeno, pero pierden parte de su potencial cuando la enfermedad está causada por varios, tal y como está ocurriendo cada vez con más frecuencia, ya que los alérgicos están pasando de tener el origen de la enfermedad en un sólo elemento a la suma de varios, lo que dificulta el diagnóstico y tratamiento pese al incremento de medios asistenciales. Sin embar- go, los clínicos cada vez las recomiendan más ya que la inmunoterapia es el único tratamiento que aborda el origen de la enfermedad y que puede modificar su evolución por sensibilización a pólenes, ácaros, epitelios de animales y hongos. Para que las inyección por vía subcutánea o sublingual tenga la máxima efectividad son necesarias dosis de mantenimiento óptimas y aplicarlas durante tres o cinco años. Siguiendo estas pautas, la vacunación contra las gramíneas alcanza reducciones de entre un 80 y 90 Estudio para determinar causas En áreas del centro de España, como Madrid, cada vez son más aquellos que comienzan a mostrar síntomas durante los primeros meses del año, provocados por el aumento de la contaminación y de la plantación de cupresáceas y plátanos de sombra. Javier Subiza, coordinador del Comité de Aerobiología de la Seaic, explica que para comprender este fenómeno es fundamental tener en cuenta la contaminación por diesel, ya que sus partículas, cuando interaccionan con los pólenes de árbol, aumentan su potencial alergénico Los vehículos con motores diesel producen 150 veces más de partículas en suspensión que los de gasolina, que favorecen el transporte del polen hasta el aparato respiratorio y aumentan la capacidad alergénica de los pólenes. Este hecho posibilita que en las ciudades, frente a localidades rurales, con tan sólo la mitad de concentraciones de polen se alcance la misma respuesta. Otros estudios han confirmado que en las poblaciones con mayor índice de contaminación, los casos de ingresos en urgencias por asma bronquial se incrementan un 10 Los expertos creen que casi la mitad de los afectados por rinitis alérgica no están diagnosticados. La alergia al polen aparece normalmente en la adolescencia, aunque cada vez crecen más los casos en niños de El papel de las vacunas El tratamiento a la alergia al polen pasa en primer lugar por el diagnóstico de las causas y los tipos de polen que intervienen en la dolencia por parte de un alergólogo. Medicamentos antihistamínicos, descongestionantes para vencer las obstrucciones en menos de diez días e inhaladores de esteroides tópicos asociados son algunos de los elementos que se emplean en las