Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 Internacional ELECCIONES EN ISRAEL EL JUEGO SUCIO DE LA POLÍTICA SÁBADO 25 3 2006 ABC Abbas propone a Israel un canal secreto de negociación J. CIERCO JERUSALÉN. Se sabe contra las cuerdas. Y la próxima semana, tras la confirmación parlamentaria del Gobierno de Hamás el lunes y la celebración de las lecciones israelíes el martes, lo estará todavía más. Tanto que Mahmud Abbas lanza llamadas de auxilio, en este caso a través del diario israelí Haaretz, para evitar el desmantelamiento, tarde o temprano, de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) Así, en una entrevista concedida al rotativo de Tel Aviv, Abbas no sólo se tiró a esa piscina que lleva tanto tiempo sin agua y aventuró la posibilidad de alcanzar un compromiso de paz definitivo de aquí a un año, sino que apostó por imitar la vía que precedió a los acuerdos de Oslo y abrir un canal de negociación secreto entre palestinos e israelíes, bajo el paraguas protector y facilitador de Estados Unidos, que permita el diálogo entre los que, en su opinión, deben protagonizarlo: el nuevo Gobierno hebreo que surja de las urnas y la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) sin contar, por el momento, con el imposible Ejecutivo de Hamás. Por de pronto, pese a las buenas intenciones de su presidente, Israel declarará el lunes por la tarde a la ANP, una vez aprobado el Gabinete islámico, una entidad terrorista Diálogo de sordos, se antoja. Una israelí llama con su móvil desde un autobús cubierto con un cartel que denuncia la supuesta corrupción del partido Kadima y en el que se ve, de izquierda a derecha, a Ehud Olmert, Tzahi Hanegbi (un ex ministro) y Omri Sharón EFE Es un mal endémico en la política y en la campaña electoral de Israel. El virus toca a Ariel Sharón, a Ehud Olmert, al Likud, al Kadima, al Shas, a los laboristas... Tras la pobreza, es la segunda preocupación de los ciudadanos, y nadie encuentra la vacuna definitiva Corrupción, maldito tesoro JUAN CIERCO. CORRESPONSAL GRUPOPINAR llevará a sus clientes a la zona VIP del Circuito de Cataluña para disfrutar del Gran Premio de España de F 1 que se celebrará el próximo 14 de mayo en el circuito catalán GRUPOPINAR que recientemente ha firmado un acuerdo de imagen con Fernando Alonso para este año 2006, y que ha ampliado el patrocino de la página web personal del piloto hasta 2011, invitará a una de las exclusivas salas VIP del circuito de Montmeló, a los primeros clientes que reserven una vivienda de GRUPOPINAR en cualquiera de sus promociones. Así, los clientes de GRUPOPINAR, pueden disfrutar, muy cerca de Fernando Alonso de un magnífico fin de semana exclusivo y vivir intensamente el lujo de un Gran Premio de Fórmula 1 Será, sin duda, el evento deportivo y social del año. A estas alturas ya no queda ninguna entrada disponible y el solo hecho de estar invitado a la zona más exclusiva de este espectáculo, será a buen seguro el mejor premio a la confianza que los clientes de GRUPOPINAR siguen demostrando al Grupo en sus 25 años de presencia en el mercado inmobiliario español P. R. JERUSALÉN. El estado de corrupción en Israel es cancerígeno Con este diagnóstico comenzó hace dos semanas su cobertura electoral el columnista israelí, Dan Margalit, en el diario Maariv, quien no desaprovechaba la ocasión para referirse al ejemplo de los recientes comicios legislativos palestinos, ganados por Hamás, entre otras cosas, por la corrupción generalizada en Al Fatah y en la ANP. Comparaciones aparte, no fue casualidad que eligiera ese virus como el primero a erradicar de la arena política nacional. No por nada es el segundo problema más grave que afronta el país según las encuestas, después de la pobreza. Margalit no dejaba en aquel artículo títere con cabeza. No se trata de alguna inquina personal o partidista del cronista político. Los jueces y las investigaciones policiales lo han dejado claro en los últimos años, en los últimos meses, en las últimas semanas, en la recta final de la campaña electoral. Ningún partido se libra. Tampoco muchos de los pesos pesados de la política israelí. El Kadima y el Likud van de la mano. No en vano, el traspaso de sus principales dirigentes de uno a otro bando ha hecho mucha sangre en las filas del tradicional partido conservador. Ahí están, en lo alto de una lista maldita, el todavía jefe del Ejecutivo, Ariel Sharón, en coma desde el 4 de enero, y su hijo menor, Omri, escudo humano ante todas las sospechas de corrupción que acechan a su padre. Sharón ha salido indemne de las in- vestigaciones pero su vástago no. De hecho ha sido condenado a nueve meses de cárcel, que tendrá que cumplir después del verano tras el plazo otorgado por el tribunal por la enfermedad del primer ministro, por financiar de manera ilegal la campaña de su padre para las primarias de 1999 en el Likud. Tráfico de influencias La cosa no queda ahí. En los últimos días, se ha denunciado a Omri Sharón por estar detrás de los nombramientos de diversos altos funcionarios de la Administración quienes, a cambio de tan goloso cargo, se comprometieron en su día a votar a favor de Ariel Sharón en el Comité Ejecutivo del Likud. Tampoco Ehud Olmert se ha librado de las portadas de los periódicos en este sentido. La Oficina del Defensor del Pueblo le ha abierto una investigación por pagar una renta de alquiler muy baja a Daniel Abrams, un empresario norteamericano afincado en las Islas Vírgenes, que le compró su casa de Jerusalén a precio de oro. A la cola sigue el ministro sin cartera, Tzagui Hanegbi, acusado de fraude, financiación irregular y perjurio. Y el propio Simón Peres, a quien el Defensor del Pueblo, Misha Lindenstrauss, investiga por ser el beneficiario de una posible donación irregular de 320.000 dólares (el límite por persona que marca la ley es de 8.600 dólares) para la campaña en el seno del Partido Laborista en 2004. Muy cerca, responsables laboristas, quienes habrían falsificado los registros electorales de su formación. Junto a ellos una diputada del Likud, que como muchos de los acusados concurre en las listas electorales del martes, Naomi Blumenthal, condenada por obstrucción a la Justicia, soborno y cohecho. A su vera diputados y ex ministros del Shas, el partido ultraortodoxo judío, como Shlomo Benizri y Yair Peretz. Éste último habría incluso falsificado los exámenes que realizó en su día para obtener el título académico en Psicología... Miraban a otro lado No es la corrupción de los políticos, pese al eco mediático obtenido en esta campaña electoral, un fenómeno novedoso en Israel pero, hasta la fecha, los ciudadanos, conscientes de que el país se enfrentaba a amenazas mucho más graves, preferían mirar siempre a otro lado. Esta vez no parece que sea el caso. La opinión pública israelí, como lo estuvo en las legislativas del 25 de enero la palestina, valgan de nuevo las comparaciones odiosas, ha dicho basta y exige que el nuevo Gobierno ponga freno a tan maldito tesoro. Omri Sharón, hijo del primer ministro, deberá cumplir después del verano nueve meses de cárcel por corrupto