Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 25 3 2006 Internacional 29 pronto en libertad, pero, según el líder de la oposición, Alexánder Milinkiévich, permanecen bajo arresto unas 200 personas. En medio de escenas de indignación y dolor, los congregados junto al centro de detención provisional intentaron sin éxito obstaculizar la salida de los camiones que trasladaban a algunos de los detenidos a otros penales. La sombría tapia del edificio de la calle Okréstina, coronada con alambre de espino y sobre cuya salida de vehículos se agolpaban decenas de mujeres anegadas en llanto, ofrecía ayer una imagen que recordaba la época estalinista. Una dictadura en Europa Se ignora aún de qué cargos serán acusados los detenidos y cuánto tiempo permanecerán en prisión. Es inaceptable que esto ocurra en un país europeo comentó Milinkiévich a las puertas de la cárcel. El dirigente opositor intentó sin éxito lograr la puesta en libertad de sus partidarios, entre quienes se encuentra su hijo Igor, de 20 años. A su juicio, las elecciones del domingo fueron sólo una imitación de democracia Milinkiévich ha convocado para hoy a sus partidarios, de nuevo en la Plaza de Octubre, aunque parece poco probable que la Policía vaya a permitir que accedan al lugar más de dos personas juntas. La ministra de Exteriores austriaca, Ursula Plassnik, cuyo país preside actualmente la UE, afirmó que lo sucedido en Minsk pone de manifiesto la evaluación negativa emitida por los observadores internacionales que supervisaron los comicios. La UE coordinará con EE. UU. la imposición de medidas restrictivas contra los responsables políticos y administrativos de violar las normas electorales internacionales Se trata, no de aplicar sanciones contra Bielorrusia en su conjunto, sino sólo contra algunos de sus dirigentes, Lukashenko en primer lugar. Rusia, sin embargo, ha dado su total apoyo al autoritario presidente bielorruso y criticado la postura de Occidente. El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, acusó a la Organización de Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) de instigar las tensiones. Según Lavrov, ya mucho antes de las elecciones, la misión de observación de la OSCE empezó a restarles legitimidad y a hacer una valoración parcial de los comicios Policías antidisturbios bielorrusos detenían ayer a los opositores que protestaban en el centro de Minsk REUTERS La Policía de Bielorrusia aplasta a la oposición con masivas detenciones La UE y EE. UU. dan luz verde a las sanciones contra Lukashenko fisuras al autoritario líder bielorruso y acusa a Occidente, y en especial a la OSCE, de instigar las tensiones y las protestas contra el régimen RAFAEL M. MAÑUECO CORRESPONSAL MOSCÚ. El presidente bielorruso, Alexánder Lukashenko, el último dictador de Europa, mostró ayer la represiva cara de su régimen. La proclamación oficial de su victoria en los fraudulentos comicios presidenciales del domingo era el argumento que necesitaba para aplastar las protestas. No esperó ni un momento más. La céntrica Plab Rusia apoya sin za de Octubre de la capital bielorrusa, ocupada permanentemente por activistas de la oposición desde la noche del día 19, fue ayer desalojada por la fuerza. La práctica totalidad de los concentrados, unas 300 personas, fueron detenidos y puestos a disposición judicial. La UE y EE. UU. condenaron la represión y prepararon diversas sanciones, que incluyen la prohibición de viajar a estos países a Lukashenko y otros jerarcas del régimen. Era la quinta noche que pasaban en la Plaza de Octubre, protegidos del frío sólo por las lonas de sus tiendas de campaña y algún que otro infiernillo. Hacia las tres de la madrugada aparecieron una decena de furgones y unos mil agentes antidisturbios. El coronel de la Policía al mando de la operación, altavoz en mano, instó a los periodistas a retirarse inmediatamente del lugar por el bien de su propia seguridad Seguidamente, los antidisturbios rodearon a los manifestantes y los apresaron uno a uno para después conducirlos a los coches celulares. Sólo opusieron resistencia unas 50 personas, pero fueron reducidas y llevadas a rastras hasta los furgones. En unos 15 minutos, la plaza quedó desierta. La Policía desmontó el campamento y una brigadilla de barrenderos dejó el pavimento como la patena. Se acabó la revolución dijo con orgullo el coronel al mando. Los menores de edad fueron puestos