Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 25 3 2006 Nacional 23 LUCHA CONTRA LA INMIGRACIÓN ILEGAL SITUACIÓN EN CANARIAS Hoy duermen en Las Raíces 753 inmigrantes, de un comportamiento extraordinariamente bueno disciplinados y colaboradores men en Las Raíces 753 inmigrantes, de los que se destacó su comportamiento extraordinariamente bueno al ser disciplinados y colaboradores y no haber producido hasta el momento ni el más mínimo problema Carga simbólica La boscosa zona de Las Raíces es un lugar con cierta carga simbólica, ya que no lejos del cuartel, el 17 de junio de 1936, se fotografió Francisco Franco durante una concentración militar, con muchos de quienes le acompañarían, apenas un mes después, en la asonada con que comenzó la Guerra Civil. Un monumento, frecuente objeto de acciones vandálicas, lo recuerda. La imagen que hoy devuelve el recinto es la de un verdadero campamento militar, con 47 tiendas de campaña de color caqui, montadas por unos 120 efectivos militares. ABC pudo ver, días atrás, el momento en que llegaba un grupo de sin papeles al lugar. Un centenar de personas- -todos varones, todos negros- -esperaba de pie, en ordenada formación, que les fuera asignado un sitio donde pasar las próximas semanas. Según la ley que regula los asuntos de extranjería, pueden estar en suelo español hasta 40 días, mientras se intenta su repatriación. Pero la apuesta con la que viajan en la cabeza, durante los días que tardan en cubrir los hasta 1300 kilómetros de travesía en sus precarias embarcaciones, es evitar ser repatriados, tras lo que quedan en libertad, aunque sin poder trabajar de manera legal. Los militares trabajan en el cuartel de Las Raíces para atender a los sin papeles AFP La mayor oleada de inmigrantes clandestinos que ha recibido Canarias en su historia ha obligado a improvisar un centro de internamiento donde alojarlos, que creció en sólo una semana de 500 a 1.000 plazas, número al que llegará en las próximas horas Una ONG vestida de caqui TEXTO: BERNARDO SAGASTUME SANTA CRUZ. La avalancha humana que se ha cernido sobre el archipiélago canario en las últimas dos semanas, en la mayor oleada de inmigrantes irregulares de la que se tiene constancia en los algo más de once años desde que llegara la primera patera a las Islas, ha obligado a las autoridades a improvisar un centro de internamiento donde no lo había. Se trata de un viejo acuartelamiento militar del que hubo que echar mano cuando el centro de Hoya Fría agotó su capacidad, que originalmente era de 238 personas. El cuartel de Las Raíces, situado muy cerca del aeropuerto Tenerife Norte, fue sede del Regimiento de Infantería 49 hasta la segunda mitad de la década de los 80, en que desalojó las instalaciones, que si bien no se abandonaron de manera definitiva, sólo se emplearon para actividades esporádicas. De aquel uso sólo queda el edificio principal- -el resto fue demolido- en el que se calculó acoger a 505 inmigrantes. Pero esa previsión inicial quedó rápidamente desbordada por los hechos: las piraguas procedentes de Maurita- nia, nuevo punto de partida de esta ruta migratoria, no cesaban de llegar a las costas canarias. Así, la capacidad de acogida ha sido progresivamente aumentada, hasta las 896 plazas que tiene hoy. Pero, dado que se espera la llegada de más cayucos- -como se conoce a las embarcaciones que se emplean en la costa mauritana- pronto llegará hasta el millar, un número que, según indicaron ayer las autoridades militares que recibieron en el lugar a la Prensa, ya estaba previsto desde un principio. Hoy duer- Los geos rescatan a una niña de 2 años secuestrada por su padre, que amenazaba con matarla J. M. CAMACHO MADRID. Un joven de 22 años, Adrián Cuenca, fue detenido ayer en Málaga por agentes de los Grupos Especiales de Operaciones de la Policía tras mantener secuestrada durante dos días a su ex mujer y amenazar de muerte a su hija de dos años. A lo largo de la mañana, este individuo amenazó en numerosas ocasiones con tirar a su hija por el balcón, suicidarse luego y quemar su casa con todos dentro. Al final, los geos asaltaron el domicilio y rescataron a la pequeña en buen estado. La Policía acudió al lugar de los hechos sobre las seis y veinticinco minutos de la mañana tras denunciar una mujer malos tratos de su marido y amenazas de muerte a su hija Lucía, de dos años. La denunciante, identificada como María de los Ángeles R. L. de 22 años, muy nerviosa, señaló que se había escapado de su domicilio en un des- cuido de su ex marido, quien le había mantenido retenida durante cuarenta y ocho horas en su cuarto. Tras comprobar la Policía la veracidad de la denuncia, se llamó al Grupo de Operaciones Especiales, a una ambulancia y a los bomberos para rescatar a la menor y detener al secuestrador. Mientras se negociaba con él, la Policía consolidó el cordón protector de la zona y la Unidad de Operaciones Especiales decidió asaltar el inmueble a través de la ventana, ante la actitud agresiva y violenta de este individuo, que tenía bloqueada la puerta de la entrada con muebles y exigía la presencia de su ex mujer. Una vez rescatada, la niña fue llevada por los policías a la casa de una vecina en la que le esperaba su madre, mientras que el hombre fue trasladado a la Comisaría de Málaga y, posteriormente, puesto a disposición judicial. El detenido, custodiado por los geos tras su detención La mujer presentaba lesiones en la cara producto de los malos tratos continuados de los que ha sido objeto y fue puesta en manos del Servicio de Atención a la Familia, al igual que su hija Lucía. Los vecinos explicaron que la pareja llevaba unos cuatro meses viviendo en el edificio, situado en la calle Antonio María Isola, en la barriada de la Palmilla, y que la mujer había denun- EFE ciado a su compañero, por lo que pesaba una orden de alejamiento contra él que no cumplía, ya que vivían juntos con la hija de ambos. La Policía informó que Adrián C. L. ha sido detenido en tres ocasiones, dos por malos tratos en el ámbito familiar y otra por robo con violencia e intimidación, teniendo en vigor una orden de alejamiento decretada por el Juzgado de Violencia número 1 de Málaga.