Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 25 3 2006 Nacional 21 El PSOE elimina la referencia a la unidad de España en la definición de Andalucía El PP rechaza el texto del Estatuto y acusa a Chaves de imitar a Maragall la brillantez de Clavero las apelaciones a los populares para que apoyaran el concepto de realidad nacional para la comunidad J. MORILLO SEVILLA. El PSOE eliminó ayer la referencia expresa a la unidad indisoluble de la nación española en su enmienda al artículo 1 de la proposición de Ley de reforma del Estatuto, consumando así el abandono de la redacción pactada con el PP en la primera parte de los trabajos de la reforma. De esta forma, los socialistas eliminan la referencia en este artículo al marco de la unidad indisoluble de la nación española, patria común e indivisible de todos los españoles En su lugar, se opta por una redacción más directa y contundente a la definición de la comunidad, como ya había anunciado el presidente de la Junta, Manuel Chaves. Así, la propuesta socialista reza: Andalucía, como nacionalidad histórica, se constituye en comunidad autónoma, conforme al artículo 2 de la Constitución española Bien es cierto que el citado artículo de la Constitución afirma la indisoluble unidad de la nación española, patria común e indivisible de todos los españoles pero también que mediante la referencia a este artículo de la Carta Magna, se elimina del Estatuto expresamente la referencia a la unidad de España, en una redacción, posiblemente más del gusto de los nacionalistas. Esta redacción resulta consecuente, además, con el título preliminar registrado por el PSOE, donde se define a Andalucía como realidad nacional propuesta ya rechazada por todos los b Los socialistas justificaron en partidos andaluces: el PP, por considerarla anticonstitucional; e IU y PA porque aspiran a la definición de la comunidad como nación Imitar a Maragall, Carod e Ibarretxe La reacción de los populares no se hizo esperar y su portavoz parlamentario declaró sentirse estafado y engañado por Chaves por romper el acuerdo. Antonio Sanz aseguró que de esta forma el presidente andaluz y el PSOE no sólo engañan al PP y rompen un acuerdo, sino también a todos los andaluces, ya que prometieron no cambiar el artículo 1.1 ni reconocer el término nacional en el Estatuto Además, Sanz vinculó esta decisión al deseo del PSOE- A de hacerle el juego a los nacionalistas, al asegurar que el presidente andaluz lo que está haciendo ahora es imitar al líder de ERC, Josep Luis Carod- Rovira, y a los presidentes catalán, Pascual Maragall, y vasco, Juan José Ibarretxe, al cuestionar la soberanía nacional y romper los principios fundamentales reconocidos en la Constitución Por ello, calificó de error gravísimo que Chaves acepte una imposición de esos dirigentes, contraria a la realidad y a los intereses de Andalucía, en una actitud absolutamente injustificada, incomprensible e inaceptable El líder del PP- A, Javier Arenas, dejó muy claro ayer, en referencia a la realidad nacional que pretende incluir el PSOE en el preámbulo, que el 95 de los andaluces sabe que la realidad nacional es España, que el sentimiento nacional está vinculado con España y que la nación es España Por su parte, el secretario de Organización del PSOE- A, Luis Pizarro, reconoció que la propuesta de preámbulo incorpora muchas cuestiones del ideario del nacionalismo y se reconoce la realidad nacional de Andalucía con una redacción idéntica al preámbulo del Estatuto catalán. Por ello, entiende que el PA, que aboga por que Andalucía sea reconocida como nación no debería tener problemas en apoyar la iniciativa socialista. Paradójicamente, Pizarro señalaba que, a pesar de incorporar la propuesta cuestiones del ideario nacionalista, el PP no debería tener mucha dificultad para apoyar esta iniciativa, ya que se mantiene la definición en el artículo 1 de Andalucía como nacionalidad histórica mientras que en el preámbulo se habla de realidad nacional pero nunca de nación Por ello, en su opinión, los populares se tienen que ver reflejados necesariamente en esa redacción del PSOE inspirada en una propuesta del ex ministro de UCD, Manuel Clavero. Las apelaciones a Clavero La referencia al ex ministro también la pronunciaron ayer otros dirigentes socialistas para reclamar el apoyo del PP a la formulación de realidad nacional Para empezar, el secretario de Relaciones Institucionales y Política Autonómica del PSOE, Alfonso Perales, definió la propuesta de Clavero de interesante, inclusiva y brillante y se mostró convencido de que el PP, al final, la apoyará. El PP estudia presentar al periodista Carlos Herrera a la Alcaldía de Sevilla M. CONTRERAS SEVILLA. El periodista Carlos Herrera, el actual portavoz municipal, Jaime Raynaud, y el secretario general del PP andaluz, Juan Ignacio Zoido, configuran las principales opciones que la dirección popular maneja para elegir a su candidato a la Alcaldía de Sevilla, cuya identidad decidirá el partido entre la Semana Santa y la Feria. La baraja de candidatos se completa con la ex alcaldesa y actual senadora Soledad Becerril; la diputada en el Parlamento andaluz Esperanza Oña y el propio Javier Arenas, una opción que nadie se atreve a descartar definitivamente en la cúpula del PP. La designación del candidato a la Alcaldía de Sevilla es un asunto estratégico que el partido se dispone a abordar de forma inminente. El PP considera a la capital andaluza como un símbolo de la política regional y un peldaño clave en la remontada electoral que Arenas quiere protagonizar en Andalucía. El escenario es propicio: las encuestas reflejan un empate técnico entre el PP y el PSOE y el perfil del candidato puede decidir el resultado de las municipales en la primavera de 2007. Las encuestas han reflejado con persistencia los problemas del actual alcalde, el socialista Alfredo Sánchez Monteseirín, ya que su evaluación personal está por debajo de la de su partido y su gestión no se traduce en rédito electoral alguno. Una circunstancia que los populares quieren amortizar al máximo con un candidato con tirón. En este contexto aparece el nombre del periodista Carlos Herrera. Su posible elección como candidato no es una frivolité ni una improvisada excentricidad populista, sino un plan sopesado durante mucho tiempo. El posible salto de Herrera a la política ya se planteó antes de las últimas elecciones municipales, cuando se mantuvieron los primeros contactos entre la dirección popular y el periodista. A pesar de que no trascendió a los medios de comunicación, en aquellas conversaciones se avanzó notablemente en el perfil de la candidatura, aunque no se llegó a un acuerdo. El aspirante a la Alcaldía fue finalmente Jaime Raynaud, quien, pese partir con un marcado déficit de popularidad, obtuvo un buen resultado. Carlos Herrera M. PONCE