Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 25 3 2006 Nacional 17 ALTO EL FUEGO DE ETA EL PRIMER DÍA Pocas palabras de los donostiarras a los periodistas que sondeaban ayer su estado de ánimo tras entrar en vigor el alto el fuego Tampoco intercambian más comentarios que los justos entre ellos. Pesan muchos los años de silencio impuesto El alto el fuego no puede con el miedo TEXTO: BLANCA TORQUEMADA FOTO: JAIME GARCÍA SAN SEBASTIÁN. Un solo día de alto el fuego permanente no anula, ni tan siquiera atenúa, el miedo inoculado gota a gota a lo largo de más de tres décadas. Quienes ya daban la cara se siguen prestando y quienes guardaban las ideas en la despensa de su intimidad (casi todos) las preservan como lo hacían la semana pasada o hace cinco años. En San Sebastián ayer amaneció pronto, para algunos. Más aún para los de siempre. Cuando Tania Albarado se despertó, a las siete y media, algo había cambiado en el paisaje cotidiano del barrio de Herrera, populoso y de clase media. Una pintada en verde y blanco acuñaba un lema para la nueva etapa Euskal Herría tiene la decisión El graffiti por la autodeterminación había desaparecido cuando se volvió a asomar por la ventana, poco antes de las ocho. Fue un síntoma alentador, indicativo de que las autoridades municipales no están dispuestas a dejar que la presión sin muertos se adueñe de las calles, como ocurrió en 1999. Pronto, además, se levantó el sol. Otro buen augurio, después de una sombría sucesión de mañanas enladrilladas. Pero Tania, dependienta en un céntrico comercio, no se deja embaucar por la euforia: hace muy pocos días tuvo que echar el cierre de la tienda, en la huelga ilegal. Quieras o no. Estamos a la expectativa- -decía, en las primeras horas de esta tregua y, si somos realistas, tenemos que considerar que no ha habido desarme. Una cosa es tener ganas de que esto se acabe definitivamente, que las tenemos todos, y otra lo que hay. Al menos por ahora Primer día de alto el fuego permanente en el casco viejo de San Sebastián Reacciones Coexistencia sin convivencia En la casa de los Albarado saben lo que es coexistir que no convivir, con los radicales en Herrera podemos ser mitad y mitad porque, como recuerda Lourdes, la madre, los tienes en la puerta de enfrente pero no cruzas palabra con ellos Cuando se le pregunta cómo está viviendo el alto el fuego no duda en la respuesta: Muy calladita, como siempre. Sin decir palabra fuera de casa. Ni en las tiendas ni nada. No tenemos libertad, es así de claro. Hemos aprendido a respirar hondo, aguantarnos y callarnos cuando oímos determinadas cosas a nuestro alrededor. En la otra tregua me aposté con una amiga no tardan mucho así, sin decir más. Tuve un mal presentimiento Su marido, José Manuel, conoce bien, y en primera línea, lo que es la violencia callejera. Trabaja como conductor de de autobús en San Sebastián desde hace veinticinco años. Donostiarra de nacimiento y de origen, recuerda lo duros que fueron los primeros 80, al volante: La línea que me asignaron era la de Rentería y Pasajes, así que sufrí bastantes veces que me José Manuel Albarado Conductor de autobús Conocedor en primera línea de las prácticas de la kale borroka desconfía: Puede ser otra trampa cruzaran el autobús. Aunque nunca llegaron a prenderle fuego, como les ocurrió a otros compañeros El lado casi patético del asunto era que tenías que terminar por explicarles, cómo hacerlo, como atravesarlo en la calzada para evitar males mayores, por- Quique Saint- Gerons Afiliado a Nuevas Generaciones Está esperanzado y a la vez teme que la tregua se convierta en barra libre para la violencia callejera que no tenían ni idea Sobre el alto el fuego, no tiene demasiadas esperanzas: Puede ser de nuevo una trampa La febril actividad de los matones de quince años no es cosa de un pasado más o menos lejano en el barrio de Gros, al otro lado del Urumea. Josema- ri Alemán, diseñador gráfico, los ha visto en acción hace sólo un par de semanas, con motivo de la fallida pero molesta huelga convocada por Batasuna. Eran unos críos de nada, muchos no pasaban de los catorce, iban en grupitos y con unos cuernos que hacían sonar de forma muy aparatosa. Pero si uno se fijaba, veía detrás a algunos mayores, gente a la que conoces del barrio, dando las instrucciones La incidencia, en esta zona de la iglesia de San Ignacio, fue apreciable: Muchos cerraron, aunque alguna panadería resistió Teatralidad de Elorza A Alemán le parece censurable la teatralidad del brindis de Odón Elorza tras el anuncio de alto el fuego, en lo que de momento él ve con satisfacción, sí, aunque no deja de ser otra tregua más, aunque ahora con más visos de credibilidad. ¿Que por qué es más creíble esta vez? Por puñetera debilidad de ETA. Este comunicado es más humilde que otros Javier Mina, escritor y buen amigo de Alemán, confía en que (aunque también con cierto grado de escepticismo) sin asesinatos, la vía de la extorsión también se asfixie. Sobre el posible o improbable reciclaje en una situación de normalidad del sector social que apoya a los terroristas recuerda que no son gente marginal, en general, sino personas de clase media. Su acercamiento al resto de la sociedad es complicado, pero más lo es (Pasa a la página siguiente) A LA VENTA EN TODAS LAS LIBRERIAS EL LIBRO SECRETOS DE LA MASONERIA de Alberto Anglada MASONERIA FRANCESA EN ERC Y PSOE