Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 24 3 2006 Espectáculos 67 Informe George Lucas España, el país de la Unión Europea que más asiste al cine España es el país de la Unión Europea con más asistencia a las salas de cine, un negocio que mueve en nuestro país, anualmente, 610 millones de euros, según datos recogidos en un informe elaborado por Screenvision. España ocupa el tercer puesto de países de la Unión Europea en cuanto a número de pantallas, con 4.383, tras Francia y Alemania. Los multiplex son ya el 35 por ciento de las pantallas. La cultura de EE. UU. ha invadido el mundo a través de Hollywood George Lucas, creador de la saga de La guerra de las galaxias ha dicho que Estados Unidos es un país provinciano cuya cultura invadió el mundo a través de Hollywood. En la entrega de unos galardones, Lucas añadió que hay gente que está preocupada por el aplastamiento del arte y el cine local por parte de la cultura estadounidense, y criticó la expansión internacional de la televisión. Hoy se estrena Los productores adaptación cinematográfica del musical que triunfa en Broadway Cómo ser productor y no morir en el intento TEXTO: JULIO BRAVO Uma Thurman encarna a una cautivadora actriz y secretaria sueca Los productores La peor función de Broadway EE. UU. 134 m. Director: Susan Stroman Intérpretes: Nathan Lane, Matthew Broderick, Uma Thurman ANTONIO WEINRICHTER MADRID. El tránsito de Broadway a Hollywood y de Hollywood a Broadway ha sido habitual en la historia del cine, y son decenas los ejemplos. Pero el recorrido que ha realizado Los productores una historia creada por Mel Brooks a finales de los años sesenta, es un más difícil todavía. Fue primero película- -la primera que dirigió el cineasta- se convirtió después en un musical de éxito y ahora ha vuelto a la gran pantalla. Mel Brooks estrenó Los productores en 1968, con Zero Mostel y Gene Wilder como protagonistas. Narraba la historia de un productor de Broadway en declive que concibe, junto con un gris contable con veleidades teatrales, un plan: poner en pie una obra, la peor del mundo, que fracase el primer día para, así, quedarse con el dinero de los inversores al no tener que responder ante Hacienda. Todo sale al revés porque la obra, a pesar de todos sus empeños, resulta un éxito. Más de tres décadas después, Mel Brooks retomó la historia para llevarla al teatro. Él mismo escribió el libreto y compuso la partitura. Nathan Lane y Matthew Broderick fueron elegidos para encarnar a Max Byalistock y Leo Bloom; la venta anticipada funcionó como nunca y la producción recibió quince premios Tony (los Oscar teatrales) Dentro de unas semanas cumplirá cinco años en escena, donde había recaudado en septiembre pasado más de 230 millones de dólares. Lane y Broderick se han convertido en pareja de hecho artística y desde agosto pasado triunfan en Broadway en la obra de Neil Simon La extraña pareja Mel Brooks encargó la dirección de la película a Susan Stroman, responsable de la puesta en escena y la coreografía del montaje teatral. Buena parte de los intérpretes de la producción original (incluyendo, claro está, a los dos protagonistas) han repetido sus papeles, y se han incorporado dos rostros conocidos: Uma Thurman, que encarna a una aspirante a actriz sueca, un papel que pretendía Nicole Kidman; y Will Ferrell. Los productores ha per- dido algún número musical en el trayecto de las tablas a la pantalla, pero recrea casi exactamente el musical, que en septiembre llegará a Madrid con Santiago Segura y José Sánchez Mota (Cruz y Raya) como protagonistas. P rocedente de la comedia standup (hoy diríamos el club de la comedia) Mel Brooks debutó en 1967 con The Producers un barato y divertido filme de deliberado mal gusto que se convirtió en obra de culto objeto de una celebrada comedia musical en Broadway, objeto ahora de esta suntuosa versión cinematográfica. El mismo proceso lo sufrió la cormaniana y aún más barata Tienda de los horrores suscitando la peliaguda cuestión del sentido que tiene que la cultura basura (marginal y oposicional por definición) entre en la corriente principal a base de adaptaciones millonarias. Quizá el mal gusto no es lo que era, en la era de Will Ferrell, los Farrelly y Scary Movies varios... Pero aparquemos esta disquisición (sub) cultural para celebrar el delirante artefacto que es Los productores en versión redux es decir, corregida y muy aumentada, también en su metraje. El argumento es el mismo, no hacía ninguna falta retocarlo: un pícaro empresario y su histérico contable montan una función para que sea un fracaso total (la quiebra les permitirá embolsarse el dinero de sus patrocinadores) y se topan con un taquillazo debido a que el público primero tiembla pero luego se ríe ante el valor camp de una comedia musical que pretende reivindicar a Hitler (el humor judío de Brooks estaba a prueba de cortocircuitos) Las (sobre) actuaciones son deliberadamente malas y el reparto las perpetra guiñando firmemente un ojo; cabe destacar a un Nathan Lane inmenso que se come el atrezzo, a una Uma Thurman, cada vez más Marlene, que parodia al mismo tiempo que exhibe su sex- appeal y al actor que interpreta una versión de Herr Adolf que más vale que no vean los neonazis (ríete tú de las viñetas de Mahoma) Para el aficionado al musical, la película tiene el valor añadido de ser una orgía de citas a todos los hitos del género, de Guys and Dolls a Busby Berkeley pasando por Jailhouse Rock con esta descarada apropiación es como la película conecta mejor con la estética basura del original.