Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 Madrid VIERNES 24 3 2006 ABC MADRID AL DÍA LEJOS, LEJOS MANUEL DE LA FUENTE Una nave de Alcalá escondía 780 kilos de cocaína proveniente de Portugal La operación Ciclones también aprehende otras 3 toneladas en el país luso ser distribuida en nuestra región y en la Unión Europea, según la Guardia Civil; el precio de la droga ascendía a 240 millones de euros CARLOS HIDALGO MADRID. Nuevo golpe, el segundo en esta semana, a la mafia del narcotráfico en nuestra región. La Guardia Civil, en estrecha colaboración con la Policía Judiciaria de Portugal, se ha incautado de casi 4 toneladas de cocaína en un operativo especial, denominado operación Ciclones De ellas, 780 kilos fueron hallados en una nave de Alcalá de Henares, que era utilizada como almacén por la banda. Fruto de las investigaciones, han sido detenidas seis personas, cinco de ellas, vecinas de Madrid. Las constantes pesquisas de los Cuerpos español y luso convergían en la posible existencia de una red de narcotraficantes a gran escala que podría estar importando estupefacientes desde Portugal a España, concretamente, a Madrid. Tras su almacenamiento, buena parte de la droga era importada a países de la Unión Europea. El resto se quedaba en nuestra región para ser distribuida. Los países de destino y el modo de venta son algunos flecos que aún se encuentran bajo las premisas de la investigación, según informaron las fuentes consultadas. Lo que sí se sabe es que la droga incautada podría haber sido canjeada según los precios de venta existentes en la actualidad, por 240 millones de euros. Todo un negocio Finalmente, la Guardia Civil dio con la nave de Alcalá de Henares que se utilizaba como escondrijo para la droga. Está ubicada en el polígono Parque Industrial Camporroso. La instalación era utilizada como almacén de la sustancia exclusivamente, y no se trataba de ninguna empresa tapadera b La droga llegaba a Madrid para o hace falta irse muy lejos, Oviedo, por ejemplo, para darse cuenta aún con más detenimiento de que Madrid es un infierno, un auténtico infierno, ni siquiera un purgatorio que ya no se hacen. Sí claro, me dirán ustedes, no se puede comparar. Efectivamente, no hay ni punto de comparación. Aquí vivimos como en el Lejano Oeste, mi vida está donde está mi caballo (mi coche) y vale lo que valen las balas de mi colt (cuanto más chulo es uno pues mejor) No es que en Oviedo el aire esté acondicionado, es que está en condiciones, en buenas condiciones, es decir es respirable. No es que la ciudad no esté sucia, es que directamente está limpia. Por supuesto el centro histórico es peatonal. Y no parece que las tiendas, ni los restaurantes, ni los vendedores de fabes hayan sufrido algún terrible descalabro por ello. Ni que decir tiene que la doble fila no existe, y la carga y descarga la deben hacer por email pero en la calle ni se ve. La gente se cede el paso en las puertas, a uno le responden cuando dice buenos días al entrar en cualquier lugar. Los taxistas te hacen un recibo como si tal cosa, no como pasa por aquí que algunos te miran como si les hubieses mentado a la progenitora B Todo parece que está allí para que la gente se sienta a gusto, para que la gente se sienta como en casa. Apenas si se oye un bocinazo y es posible hasta escuchar las campanas de la catedral dar las horas con el campaneo del Asturias, patria querida En fin, que Oviedo (la lista podría ser interminable) puede, sí, calificarse como una ciudad. De lo que a estas alturas es Madrid, en lo que se ha convertido es material que solo la comisión de secretos oficiales del Congreso debe saber algo. Aún queda un año para las elecciones y quienes pueden (y deben, sobre todo deben) convertir este poblachón de los demonios en un lugar moderadamente habitable tiene tiempo. Tal vez se pueda echar el resto y acometer problemas como el de tener que salir a la calle como si uno fuera a desembarcar en Normandía, dispuesto a morir o matar. Esta Villa milenaria se merece algo mejor. Por lo menos que podamos sentirnos orgullosos de ella. Que por ahí fuera, cuando te preguntan, te quedas a cuadros y casi piensas en responder que la culpa de todo la tiene Ronaldo. N La droga incautada tendría un valor de mercado de 240 millones Caen 20 búlgaros que robaban coches de lujo Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad han detenido en Madrid y en Toledo a 20 búlgaros por su presunta pertenencia a una red dedicada al robo de vehículos de lujo, para su venta posterior, indicaron a Efe fuentes de la investigación. Entre los detenidos también se encuentra el presunto cabecilla de la banda. Además, se ha recuperado una treintena de vehículos sustraídos. Doce de los trece registros llevados a cabo por la Policía Nacional y la Guardia Civil se han realizado en Madrid. Durante el registro, los agentes de la Benemérita encontraron un total de 780 kilos de cocaína, envueltos en paquetes prensados y que habían sido llevados hasta allí en el interior de un camión- caja, pertinentemente camuflados. Los primeros arrestos Allí, en la misma nave, cayeron los tres primeros miembros de la banda mafiosa, todos españoles. Se trata de J. L. A. C. natural de Torrejón de Ardoz y de 39 años; B. V. F, madrileña de 29, y G. G. A. vecino de Vicálvaro y de 31 años. Los dos hombres tienen diversos antecedentes por delitos contra la salud pública (tráfico de drogas) Dentro del entramado de la banda se encargaban de la coordinación del transporte de la droga desde Portugal a Madrid, de su seguridad en el recorrido y de las labores de vigilancia. En el mismo lugar, el Instituto Armado se incautó de cuatro vehículos- -entre ellos, el camión- caja anteriormente mencionado- una báscula de precisión, una pistola de aire comprimido, diversa documentación y cerca de 6.000 euros en efectivo. A partir de ahí, la operación se fue precipitando. Y así fueron cayendo los otros integrantes de la red: F. C. M. vecino de Vicálvaro de 29 años, y J. C. L. V. natural de Rivas Vaciamadrid y de 39 años. Ambos realizaban misiones de contravigilancia en el transporte de la droga. La Policía Judiciaria de Portugal detuvo en Samora Correia, muy cerca de Lisboa, al malagueño S. V. B. presunto cabecilla del grupo, a quien se le incautaron 3 toneladas de cocaína, listas para su distribución. Curiosamente, no tenía antecedentes.