Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 24 3 2006 Internacional 39 ELECCIONES EN ISRAEL PASADO Y PRESENTE DEL LABORISMO Por primera vez se enfrenta al partido de toda su vida, el Laborista. Dice que no ha cambiado de ideas, sino de marco Peres contra Peretz JUAN CIERCO. CORRESPONSAL JERUSALÉN. Está muy pálido. No le da mucho el sol. O quizás, pese a lo que dice cara a cara en un salón del hotel Rey David de Jerusalén, le esté costando demasiado luchar en la arena política contra el partido al que ha estado unido toda su vida, el Laborista. Simón Peres, experto en perder las elecciones a las que se presenta, es para muchos analistas israelíes un auténtico gafe político. Sin embargo, su crédito internacional, esa cara amable del sionismo que siempre ha mostrado allá dónde ha ido, es tan elevado que para el Kadima de Ariel Sharón, antes, de Ehud Olmert, ahora, no deja de ser rentable. Y eso que, de puertas para dentro, anda de capa caída. Cuando se le pregunta, a uno le cuesta no asociarle al Partido Laborista. No he cambiado un ápice, me siento más laborista que nunca, con mis ideas de siempre, con mi apuesta personal y política por la paz, por la creación de un Estado palestino que nos permita finalmente vivir juntos en paz y seguridad. Pero esa apuesta no tenía futuro dentro del actual marco del laborismo, que ha perdido contacto con la realidad y no ha sabido adaptarse, como es debido, a los nuevos tiempos. Por eso he cambiado no de ideas, sino de marco explica este octogenario político. Nuestro programa para el día después de nuestra victoria electoral es diáfano asegura el número dos del Partido Laborista, perdón del Kadima, que cuesta hasta escribirlo. Lo primero que haremos será intentar negociar con los palestinos de manera bilateral, con el presidente Mahmud Abbas, quien recibió el apoyo del 62 por ciento de los votantes en enero de 2005 frente al 42 por ciento obtenido por Hamás en enero de 2006 ¿Pero por cuánto tiempo seguirá representando Abbas a los palestinos frente al Gobierno de Hamás? se pregunta Simón Peres. Al estar tan divididos los palestinos y resultar imposible hablar con Hamás, ¿cómo podemos hablar con alguien que ni siquiera nos reconoce, que nos quiere destruir, que si no respeta los acuerdos del pasado no respetará compromiso alguno de futuro? Tenemos que buscar un plan que reciba el mayor respaldo posible de la comunidad internacional. Con ese apoyo presentaremos el plan a los palestinos y si entonces lo rechazan será el momento de dar pasos unilaterales Unidos y la Unión Europea que una paz política. Ésta la ve imposible con Hamás: Los palestinos se han boicoteado a sí mismos, han preferido seguir la senda de Sadam Husein en lugar de la de Nelson Mandela Paz económica que también busca Amir Peretz, el sindicalista venido a líder del Partido Laborista. Con su triunfo frente a Peres cambió de golpe y porrazo el panorama interior. La coalición de Gobierno del Likud de Sharón con el laborismo de Peres saltó por los aires; Arik se quedó sólo ante el peligro de los rebeldes de su propio partido; se aceleró la creación del Kadima y, con ello, la convocatoria de elecciones y el fin de una era. La baza electoral de Peretz, a quien los sondeos le aúpan hasta la segunda posición (con 21 escaños) por delante del Likud de Benjamín Netanyahu (14) aunque a considerable distancia del Kadima (36) es también económica, pero busca además la paz dentro de Israel. La pobreza, principal preocupación Y es que las diversas encuestas lo dejan todo muy claro: lo que más le preocupa a la población israelí, por este orden, es la pobreza, seguida de la corrupción y de la educación. Y solamente en cuarto lugar- -algo inaudito en un país como éste- -aparecería la cuestión de la seguridad y del conflicto con los palestinos. A ese clavo ardiendo se agarra Peretz frente a Peres, Ehud Olmert y el Kadima. A su experiencia social, como sindicalista; a su inversión electoral entre las capas de la sociedad más desfavorecidas y olvidadas; entre quienes se quedan sin electricidad y agua por no poder pagar la factura a final de mes; entre quienes están al borde del hambre y viven bajo el umbral de la pobreza (nada menos que 1,5 millones de israelíes) Simón Peres, durante una rueda de prensa ayer en Jerusalén AP El laborismo ha perdido contacto con la realidad y no ha sabido adaptarse a los nuevos tiempos afirma Peres Es la nueva clase social creada en Israel a lo largo de los últimos años, bautizada por el escritor A. B. Yehoshua, tradicional votante laborista, como los trabajadores pobres aquellos que cuentan con un puesto de trabajo, pero cuyos ingresos económicos no les permiten siquiera tener un mínimo nivel de vida. Y eso explica Yehoshua, no es culpa de los palestinos, de Hamás, de Mahmud Abbas, sino del Gobierno de Sharón y Olmert, en el que Netanyahu era ministro de Finanzas y Peres aliado incondicional El fuego cruzado entre Simón Peres y Amir Peretz, el pasado y el presente del laborismo israelí, ha sido y es, sin duda alguna, uno de los escasos alicientes de una apática campaña electoral en Israel. Israel recompensa al oficial que mató a una niña palestina J. CIERCO JERUSALÉN. Hace dos años, el Capitán R. así era conocido en los medios de comunicación israelíes, mató a Imán alHams, una niña palestina de 13 años, junto a la frontera de Gaza cuando, cargada con una mochila, se dirigía a la escuela. Soldados que servían a sus órdenes, y que fueron testigos de los hechos, le acusaron de confirmar la muerte de la niña a bocajarro con hasta 20 disparos. Apuesta por la paz económica Simón Peres cree, en cualquier caso, que es más factible a corto plazo una paz económica con los jordanos, con los palestinos, con los egipcios en materia de turismo, de desarrollo medioambiental, de empresas mixtas fronterizas, de construcción de aeropuertos conjuntos, amparados por Estados Su caso adquirió una repercusión nacional e internacional. Su juicio en un Tribunal Militar, también. Tras un largo proceso, el Capitán R. fue absuelto de los cargos. Los testimonios de sus soldados se contradecían. Algunos de ellos confesaron que su relación con su superior dejaba mucho que desear y la justicia militar dio por buena la versión del oficial, quien dijo haber disparado al bulto por creer que la mochila contenía una bomba, y así proteger a sus hombres. Después de aquel juicio- -muy cuestionado por las asociaciones de derechos humanos israelíes- -el Capitán R. fue ascendido a mayor (comandante) y sirve como oficial de operaciones en la misma brigada en la que servía entonces, la Guivati. No sólo eso, el ya Mayor R. acaba de recibir del Estado una compensación de 80.000 shekels (14.300 euros) por el acoso sufrido por la Policía Militar. Además, le serán devueltos los 2.000 shekels (360 euros) que adelantó por los gastos legales de su defensa. La familia Al- Hams no ha recibido en Gaza un solo shekel por la muerte de su pequeña hija quien, con sus libros en la mochila, iba inocente a la escuela por un sendero envuelto en la maldita niebla, pero donde se topó con la muerte.