Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 Nacional EL DESAFÍO DEL ESTATUTO CATALÁN VIERNES 24 3 2006 ABC ETA NO DEJARÁ DE SER ETA ORONADA la redacción del Estatuto catalán, hemos entrado en el capítulo vasco. Es una crónica anunciada. Zapatero se ha propuesto el cambio del modelo de Estado, e incluso de la concepción de España, y toca País Vasco. Los Eguiguren venían negociando con los etarras desde hace mucho y el entendimiento era tal que últimamente era clamorosa la convergencia de socialistas y etarras en relación con el proceso de paz Hace tres días Ibarra acusaba al PP de boicotearlo al pedir el procesamiento de Otegui. CÉSAR ALONSO Por todo esto, DE LOS RÍOS la comparecencia de los encapuchados no sorprendió demasiado. Estaba en las agendas. Fue más llamativo el talante angelical del presidente del Gobierno en el Parlamento en relación con el PP. Este ha dejado de ser para él un partido antidemocrático y cerril... Boicoteado en Tinell es ahora el socio necesario. ¿Esperaban acaso una actitud de Rajoy provocadoramente insolidaria para poder ganar la primera batalla? Están los días contados para las buenas relaciones entre socialistas y populares. Zapatero se quitará la invisible capucha, con la que se disfrazó el miércoles, y volverá a la carga contra el PP en cuanto Rajoy reivindique el Pacto Antiterrorista, reclame la vigencia de la ley de Partidos, mantenga la solidaridad con las Víctimas, rechace las dos mesas propuestas por Otegui, se oponga a las versiones eufemísticas de la autodeterminación (lalibre- decisión- de- las- vascas- y- losvascos) o a la traducción de nación por pueblo. Aunque quisiera, el PP no podría colaborar con el Gobierno y este no va a tener los márgenes que ha tenido en Cataluña. ¿En qué podrá contentar a los terroristas? ¿Cómo legalizar a Batasuna de tal modo que esta pueda presentarse a las elecciones y participar en los debates públicos sobre el nuevo Estatuto? No tendrá fácil la excarcelación de determinados presos. La anexión de Navarra a Euskal Herria permite vislumbrar violencia territorial Los socialistas no van a poder violar el Estado de Derecho sin escándalo, y las Víctimas y el PP difícilmente podrán mirar a otro lado. En estas circunstancias la única salida de Zapatero es adelantar las elecciones vótame si quieres la paz y derogar la Ley de Partidos si consigue mayoría absoluta. Aun así, el caso vasco es tan aristado y sangrante que ZP terminará arrastrado por ETA. Para esta la política es, más que para nadie, la continuación de la guerra. C El TC atribuye al PP la pretensión de hacer un control previo del Estatuto Recuerda que sólo las normas, y no los proyectos, vulneran la Constitución b El Constitucional rechazó por siete votos a cinco admitir a trámite la demanda de amparo presentada por el PP contra la tramitación del Estatuto catalán N. COLLI MADRID. La tramitación parlamentaria dada a la propuesta de Estatuto para Cataluña no ha podido vulnerar el derecho de participación (artículo 23 de la Constitución) tal y como reclamaba el Grupo parlamentario Popular, y, en consecuencia, su recurso de amparo debe ser inadmitido a trámite. Esa es la conclusión a la que llega la mayoría- -siete magistrados- -del Pleno del Tribunal Constitucional en una resolución en la que se acusa al primer partido de la oposición de haber pretendido, bajo la cobertura de un recurso de amparo que el TC ejerza, sobre proyectos de normas, un control previo de constitucionalidad que de ninguna manera tiene Hay tres premisas que llevan a la mayoría del Tribunal- -cinco magistrados han formulado votos particulares- -a la conclusión citada con anterioridad. La primera, que un proyecto de norma como la propuesta de Estatuto no puede de por sí vulnerar la Constitución, por lo que un pronunciamiento prematuro del TC habría interferido en el debate parlamentario. En este sentido, el auto atribuye a la demanda del PP la pretensión de atajar la inconstitucionalidad de la propuesta antes de que ésta llegue siquiera a cristalizar en una norma jurídica La segunda premisa se refiere al Martínez Pujalte presenta el recurso de inconstitucionalidad ante el TC procedimiento parlamentario elegido por la Mesa del Congreso. El TC niega que el aplicable, como pretendía el PP, fuera el de reforma de la Constitución pues no existe, asegura, base normativa alguna para ello. En cualquier caso, señala el Tribunal, que un proyecto de Estatuto vulnere la Constitución no le confiere virtualidad modificativa EFE Los magistrados discrepantes creen que el PP merecía un pronunciamiento sobre el fondo de la Constitución La única e inequívoca consecuencia sería la inconstitucionalidad del Estatuto y su radical nulidad La tercera y última premisa rechaza que la Mesa del Congreso tenga facultades para tramitar como reforma constitucional un proyecto de estatuto. De acuerdo con nuestra doctrina- -señala el TC- -excede del ámbito de la facultad de las mesas de las asambleas legislativas el control siquiera liminar de la constitucionalidad de las iniciativas parlamentarias. La Mesa debe limitarse a un control de viabilidad formal de ahí, concluye, que la pretensión del PP supusiera una actuación que no está a su alcance Los cinco votos particulares Guillermo Jiménez. El magistrado sostiene que el Pleno ha rechazado entrar en el fondo del asunto planteado en la demanda del PP pero, al mismo tiempo, utiliza para fundamentar la inadmisión a trámite argumentos propios de un análisis más profundo. El auto anticipa un análisis del fondo de la demanda dice, por lo que se puede afirmar que ésta debió admitirse a trámite. El asunto planteado merecía un pronunciamiento del Tribunal Constitucional. Javier Delgado. Considera inadmisible que el auto de la mayoría afirme que la demanda carecía manifiestamente de contenido constitucional. Sostiene, además, que la admisión a trámite del recurso habría dado lugar a una sentencia que hubiera dado respuesta a las relevantes cuestiones aquí planteadas así como a la honda preocupación que hoy existe en nuestro entorno social por las consecuencias que de las reformas estatutarias puedan derivar para la Constitución Roberto García- Calvo. Coindice con sus compañeros en que el recurso del PP mereció ser analizado en profundidad por el Tribunal. Y critica duramente la decisión mayoritaria, que califica de incorrecto proceder jurisdiccional que homologa las determinaciones políticas de quienes abanderan experimentos de tinte independentista que fisuran o propician la fractura de España tal como está concebida en la Constitución. Asegura que la propuesta de Estatuto era una mutación constitucional encubierta y que, en consecuencia, una incorrecta tramitación por la Mesa necesariamente afecta a los derechos fundamentales de los recurrentes. Jorge Rodríguez- Zapata. Asegura que los acuerdos de la Mesa del Congreso que determinaron la tramitación de la propuesta de Estatuto optan por un procedimiento ilegal e inconstitucional y, por tanto, lesionan el derecho fundamental que invoca el PP. Eso debería haber determinado la admisión a trámite y un pronunciamiento del Tribunal. Ramón Rodríguez Arribas. El riesgo de vulneración de un derecho fundamental existía y, por ello, se debió admitir a trámite el recurso. El Tribunal ha perdido la ocasión de ejercer en plenitud y en el momento histórico adecuado su alta función de control de la constitucionalidad de los procedimientos parlamentarios más aún la primera vez que se imputa a una reforma estatutaria ser un intento de modificación encubierta de la Carta Magna.