Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 24 3 2006 Alto el fuego de ETA 21 LOS CONTACTOS PREVIOS ETA- GOBIERNO Los negociadores acordaron rebajar sus posiciones de salida para impulsar el diálogo El Ejecutivo aceptó el alto el fuego permanente y la banda optó por moderar el comunicado b Los etarras decidieron suspender la actividad terrorista durante un debate interno celebrado a finales del pasado año, en el que se impuso la tesis de Josu Ternera J. PAGOLA MADRID. ETA y el Gobierno concluyeron en su último contacto, mantenido a principios de este año, que era preciso que ambas partes rebajaran sus posiciones de partida para desbloquear el proceso, ya que su enquistamiento sólo beneficiaba a los saboteadores de la negociación. Según han informado a ABC fuentes antiterroristas, a finales del pasado año ETA afrontó un debate interno para revisar su estrategia negociadora. Entre el palo y la zanahoria, el jefe del aparato militar Garikoitz Aspiazu, Txeroki era partidario del palo, esto es, de pisar más a fondo el acelerador de la actividad terrorista como fórmula para presionar al Ejecutivo. Pero al final se impuso la tesis de Josu Ternera con más influencia dentro de la banda, que defendía la declaración de una tregua que obligara a Zapatero a responder con un gesto para desbloquear un proceso con peligro de enquistarse. Zanjado el debate, la decisión de suspender la actividad criminal fue asumida por el conjunto de ETA, aunque las fuentes antiterroristas consultadas no descartan que, conforme transcurran los acontecimientos, a medio plazo se produzca una escisión. Durante el primero de los dos contactos mantenidos el pasado mes de enero, la banda transmitió al Gobierno su intención de declarar un alto el fuego permanente Era la respuesta a los requerimientos planteados en encuentros anteriores por Moncloa para que ETA anunciara el abandono definitivo de las armas. Consultados, los asesores de Zapatero consideraron que el término permanente era positivo en esta fase preliminar. En el segundo contacto, los representantes gubernamentales aceptaron la propuesta de ETA que, a su vez, se comprometió a anunciar la tregua en clave de moderación, lejos de transmitir imposición y ultimátum, aunque entonces no le puso fecha. Emisarios del Ejecutivo y de la banda salieron optimistas de ese encuentro y constataron que, por primera vez, la otra parte tenía voluntad de llegar hasta el final en un proceso de negociación que, no obstante, pronostican como largo y duro. Los dos encuentros de principio de 2006 ponían colofón a un período de más de dos años salpicado por el cruce de mensajes y gestos entre el Gobierno y la banda terrorista. El embrión de este tercer proceso comenzó a gestarse en el verano de 2003, cuando PSE y Ba- Rafael Díez Usabiaga, interlocutor de la izquierda abertzale, compareció ayer ante la prensa para hablar de la tregua tasuna, que habían logrado establecer un marco fluido de relaciones, coincidieron en que en caso de que Zapatero ganara las elecciones de marzo de 2004, había que darle un tiempo de rodaje para comprobar su verdadera voluntad de potenciar el diálogo. Las urnas dieron el triunfo al PSOE y el nuevo inquilino de La Moncloa recibió en julio de ese año una carta de ETA en la que le confirma que quiere hablar. tar un día después, en una reunión interna del PSOE, que aquí se ha abierto una puerta. Hay un camino muy estrecho. Vamos a ver si podemos transitar por él En ese contexto, el 14 de enero de 2005 Batasuna envió una carta al presidente del Gobierno en la que le propuso que hagamos lo que está en nuestra mano para superar el conflicto Un día después, Zapatero reconocía como interlocutor a Batasuna al mostrar su deseo de escuchar a la coalición. Asimismo, aseguró ser capaz de hacer grandes esfuerzos para la consecución de la paz y anunció que la esperanza en Euskadi ha empezado y el final será la paz y la convivencia entre todos El 16 de ese mes ETA consideró su oferta de Anoeta como la EFE más sólida para la superación del conflicto y se mostraba totalmente dispuesta a abordar un proceso partiendo de su contenido. Guiños entre Zapatero y Otegi El 2 de abril, ETA aseguró en el periódico Berria que estaba intentando abrir un proceso de negociación. Siete días después, Zapatero declara a El Correo que la paz no tiene precio político, pero la política puede contribuir a alcanzarla Asimismo, afirmó que el Gobierno está preparado para conseguir el final del terror y que si callan las armas, lo afrontaré con dos prioridades: contar con todos los partidos y no perder la oportunidad Un día después, fue Otegi el que se mostró prudentemente optimista al asegurar que con voluntad, la paz está esperándonos a la vuelta de la esquina El 17 de mayo, el Congreso aprobó, con la oposición del PP, una resolución a favor de la negociación con ETA si la banda abandona el terrorismo. La resolución fue calificada por Batasuna como paso positivo El 8 de junio, Zapatero reiteró en el Senado que si existe una oportunidad para llegar a la paz, este Gobierno dialogará El 18 de junio, ETA anunció el indulto a los políticos y a cambio reclamó del Gobierno una respuesta po (Pasa a la página siguiente) Anoeta, manual de la negociación La banda emprendió una estrategia de atentados calculados para no causar víctimas mortales, en un intento de conjugar al unísono los verbos dialogar y presionar El 14 de noviembre de ese año Batasuna presentó en el velódromo de Anoeta, en San Sebastián, la propuesta de ETA Ahora el pueblo, ahora la paz En ella proponía una negociación a través de dos mesas: una debía reunir a los partidos vascos para abordar la unidad territorial del País Vasco, Navarra y País Vasco francés y su derecho a la autodeterminación; la otra sentaría al Gobierno y a la propia banda para hablar de desmilitarización del conflicto- -abandono de las armas- de presos y de víctimas. La oferta de Anoeta, esto es, el actual manual de la negociación de ETA, suscitó indisimulado optimismo en el propio Zapatero, quien llegó a comen- Los dos contactos mantenidos el pasado mes de enero ponen colofón a un período de dos años de gestos El embrión se produjo en 2004, cuando ETA se mostró dispuesta a dar un margen de confianza a Zapatero