Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Alto el fuego de ETA LA ESTRATEGIA DEL PP VIERNES 24 3 2006 ABC Rajoy acudirá a su reunión con Zapatero con voluntad de escuchar y sin prejuicios Reclamará al presidente del Gobierno que admita si conocía por anticipado el comunicado de ETA b La presidenta del PP vasco, María San Gil, afirmó ante la junta directiva regional que la situación sigue siendo la misma, y que el partido se mantendrá firme C. DE LA HOZ A. ANTOLÍN MADRID VITORIA. El PP vincula toda su futura estrategia a la reunión que el martes mantendrán en Moncloa el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el líder popular, Mariano Rajoy. Hasta ese momento no vamos a prejuzgar lo que nos pueda decir afirma un miembro de la dirección del partido que subraya la plena disponibilidad de Rajoy a escuchar al jefe del Ejecutivo antes de tomar cualquier camino en un proceso que se aventura largo. En el PP también comentan que Zapatero estuvo prudente a la hora de valorar la nueva situación, al tiempo que dicen detectar un cambio drástico y radical en la actitud del jefe del Ejecutivo hacia el primer partido de la oposición, puesto que, a falta de una reunión del Pacto Antiterrorista, ha convertido a Rajoy en su primer interlocutor. Precisamente, y a pesar de que Rajoy comentó en su declaración del miércoles que el PP sigue estando dispuesto a colaborar con el Gobierno para derrotar al terrorismo en el marco del Acuerdo por las Libertades, no parece que, al menos en estos días, vayan a hacer bandera de una futura reunión del pacto. Mariano Rajoy prepara su próxima reunión con Rodríguez Zapatero para tratar del alto el fuego de ETA 1999, el Gobierno conoce perfectamente la pretensión de estos. Así, creen que cualquier contacto no sería ya para una toma de temperatura sino para una negociación. En este sentido, Eduardo Zaplana dijo que la resolución aprobada por el Parlamento en mayo de 2005, que habla de abandono de las armas, no sería aplicable en es- EFE Conocimiento previo de la tregua Lo que sí adelantó Rajoy ayer de su próxima reunión con Zapatero es que le reclamará que aclare si sabía algo de la declaración de tregua y cómo quiere tratar con la banda terrorista. En este sentido, dijo confiar en que Zapatero dé pasos razonables compatibles con los principios del Acuerdo Antiterrorista. Rajoy trasladará a su partido estas consideraciones el lunes en una reunión de su ejecutiva nacional, prevista para el día 3 de abril y que se ha adelantado una semana. Donde sí aparecen discrepancias internas es a la hora de evaluar hasta qué punto se da un margen de confianza al presidente del Gobierno en el momento en que plantee mantener contactos con los terroristas, petición que deberá llevar al pleno de la Cámara. Mientras el responsable de Comunicación del PP, Gabriel Elorriaga, afirmó ayer que el Gobierno tiene la obligación de explorar qué es lo que de verdad hay; cuáles son los márgenes de actuación y hacerlo de la mano del principal partido de la oposición otras fuentes dudan de la necesidad de que Zapatero tenga que verificar la voluntad de los terroristas, por entender que, a diferencia de lo que pasó en Fuentes populares consideran que ha habido un cambio drástico y radical del presidente del Gobierno hacia el PP tos momentos y el presidente tendrá que contar sus planes para venir al Congreso y explicar cómo quiere enfocar su actuación Zaplana formó parte del equipo que junto al líder del PP estudió el miércoles el contenido de la declaración del partido. Además de Zaplana, estaban Ángel Acebes, Ignacio Astarloa y Car- UNIDAD Y ACUERDO MIKEL IRIONDO in duda alguna, del comunicado de ETA lo más importante está al principio, allí donde se declara el alto el fuego permanente Esto, se mire como se mire, es una buena noticia. Discutir sobre el significado de permanente y sus diferencias o similitudes con indefinida o cualquier otra declaración anterior de la banda no nos lleva a ninguna parte. Lo cierto es que si la organización terrorista cumple con lo prometido, mucha gente vivirá más segura en el País Vasco. Constatada esta obviedad, o sea, que no todo está peor que nunca, vayamos con otras consideraciones. La más importante es que se abre S un proceso decisivo para lograr el desistimiento definitivo de los violentos, y que esto no ha hecho más que empezar. En este sentido, la exigencia inmediata es el acuerdo, vía Pacto Antiterrorista, entre los dos grandes partidos españoles. El encuentro la semana próxima entre Zapatero y Rajoy puede ser el inicio de esta vía. Juntos, ambos partidos han de arbitrar el seguimiento de las acciones del mundo batasuno y etarra hasta constatar que todo tipo de violencia política ha desaparecido del panorama, incluyendo la extorsión al mundo empresarial, la kale borroka y derivados. Juntos han de establecer cuáles son los criterios políticos mínimos e inamovibles a la hora de un posible encuentro de los representantes del Gobierno con los terroristas, dejando bien claro que éstos nunca podrán obtener por las vías del diálogo lo que no obtuvieron usando la vio- lencia. Juntos han de exigir a los terroristas el reconocimiento del dolor causado, para que las víctimas del terrorismo puedan alcanzar su definitiva dignificación frente a la sociedad española en general y vasca muy en particular. Juntos han de exigir a los terroristas su disolución y entrega de las armas. Juntos han de arbitrar cualquier medida de gracia hacia el mundo etarra. Paralelamente a todo esto, han de establecer las bases de actuación frente al reto lanzado por Ibarretxe tratando de incorporar a la ilegal Batasuna a la política vasca vía constitución de mesas ajenas al Parlamento legalmente constituido. Un alto el fuego no convierte en legal de la noche a la mañana a un partido ilegalizado por su clara connivencia con el terrorismo, máxime cuando la encapuchada que lee este último comunicado etarra perteneció a la mesa nacional de HB.