Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión VIERNES 24 3 2006 ABC AD LIBITUM ÍDOLOS DE LA CUEVA CON UN PISTOLÓN AL CINTO A ambición separatista que, con diferencias modales, anima a grupos y partidos en el País Vasco y Cataluña lleva consigo una fehaciente acción separativa. De ahí buena parte de la dolorosa fatiga que acompaña al hecho sentimental de ser español. Vivir conscientemente la realidad constitucional presente es algo parecido a instalarse en un quirófano a la espera de que, no necesariamente con anestesia, nos amputen alguna extremidad. Eso cansa mucho. Tanto como nos abrumará en los días venideros el anuncio de alto el fuego permanente que, con especial oportunidad, ha vinculado la acción de la banda terrorista vasca con la invención de la naM. MARTÍN ción catalana. FERRAND Ignoro cuántos puedan ser los etarras activos que, fuera de las cárceles, integren hoy el operativo de la siniestra organización. Según los expertos a los que he podido consultar, pueden cifrarse entre las cinco y las veinte docenas de personas. Resulta pasmoso que tan poco personal, representado por tres figurones con máscara y chapela, sea capaz de amplificar su voz hasta el punto de que resulten inaudibles todas las demás. ETA, su problema y nuestra solución, ha pasado a ser el monotema de la vida política nacional. Quizá buena parte de la fuerza etarra esté, sencillamente, en nuestra debilidad colectiva y en el mal entendimiento de que nuestro sistema de libertades, que es indiscutible, pueda ser utilizado por otros y en nuestro propio perjuicio. Para la interpretación de la patología independentista, no siempre de sencilla comprensión, hay dos voces que me resultan insustituibles. Una, la de Jon Juaristi, es el fruto de una experiencia biográfica cuajada en la inteligencia y expresada con brillantez. La otra, la de Albert Boadella, es la síntesis que sólo permite el humor y que, por resumir, entiende que ser mudo es mucho más diferencial que hablar catalán en lugar de castellano. Ambos, tan distintos, pueden sernos de especial utilidad en los tiempos venideros, en los que, aun en el supuesto de un final feliz, viviremos la tribulación de la oscuridad y el confusionismo. El terrorismo cristiano- -llamémoslo así para diferenciarlo del islamista y agrupar las distintas modalidades europeas- -ha decaído en fuerza y en presencia. No sólo ha perdido soporte social, cuantitativa y cualitativamente, sino que sus manifestaciones asesinas, incluso en sus balances más sanguinarios, resultan pálidas en el contraste con el 11- S norteamericano o el 11- M español. En consecuencia, ETA, empeñada en establecer paralelismos con el muy diferente caso irlandés, busca nuevos caminos. Acorralada por las policías francesa y españolas, pero con un pistolón al cinto, no renuncia a sus objetivos y cambia el método. Era previsible, seguramente estaba previsto y lo que ahora importa es que el mosaico partidista democrático no favorezca la estrategia de un grupo totalitario y asesino. PERMANENTE calíptico de Parménides: el ser eterno e imperecedero en NTEAYER fue un día de palabras. Las tres que el que los fenómenos de movimiento y cambio son mera más se escucharon de boca de representantes poapariencia. Lo mismo recoge a su manera barroca Baltalíticos y comentaristas fueron esperanza, prusar Gracián El Criticón crisis III) cuando Critilo y dencia y unidad. Además de todos sus sinónimos y vaAndrenio alaban la condenada belleza del universo, adriantes, como alegría, cautela y cohesión; optimismo, vimirando a la vez tanta mudanza con tanta permanengilancia y respaldo; satisfacción, reserva y consenso. Pecia aunque el mundo sea siempre el mismo, ro, entre todas las palabras recurrentes, a mí me siempre permanece atrajo desde el principio el adjetivo permanenPermanente es, sin duda, más seguro y tranquite con el que la voz encapuchada calificaba el lizador que aquel indefinido de la tregua de sepanuncio de alto el fuego. Comencé a darle vueltiembre de 1998, cuanto ETA anunció la suspentas de manera automática, a repetírmela mentalsión ilimitada de sus acciones armadas es demente como si fuera un mantra invocatorio de cir, del Terror. Y que luego anuló, causando nueun dios desconocido y elusivo. La pronuncié vas muertes, multiplicando luto y llanto. Y es que una y otra vez, hasta que la reiteración de los a lo indefinido le falta claridad: su duración no fonemas diluyó los significados. La descompuse MANUEL tiene término señalado o conocido, pero puede teen sus sílabas: per- ma- nen- te, dos trabadas y dos RODRÍGUEZ RIVERO nerlo. Lo indefinido es inquietante por impreciabiertas. Me detuve en las oclusivas, alveolares so: territorio vago, sujeto a mudanzas. El permanente y bilabiales, me enamoré de los sonidos. que ETA pone ahora encapuchada sobre la mesa parece Luego recurrí a los diccionarios. Cobarruvias nos dimás prometedor y constante. Pero ¿es más o menos fiace en su Tesoro que permanecer es durar, y que de aí ble que aquel inquebrantable que definía el alto el fuepermanente lo que dura Las Autoridades señalan tamgo ofrecido por el IRA (entonces tan debilitado como ahobién el sentido de estabilidad, de persistencia en el misra ETA) durante las negociaciones de Stormont en 1998? mo estado o calidad sin mutación Lo mismo que el ¿Es el permanente de anteayer tan irreversible como imDRAE, tan poco dado a los entusiasmos léxicos. Lo perplicaba aquel rotundo adjetivo que caracterizó un cese manente, me queda claro, es lo que se aplica a lo que de la violencia que, no sin bloqueos y desbloqueos, finalidura mucho o no se altera, lo que persiste y persevera, lo zó con la entrega de las armas republicanas en 2003? estable. Lo contrario, por tanto, a lo efímero, fugaz, pasaPermanentes, lo que se dice permanentes, hay pocas jero, circunstancial, mudable. De permanente, como cosas. Ni siquiera la alegría o el sufrimiento lo son. Llesustantivo, recuerdo dos acepciones: una vinculada al ga un momento en que se extinguen, y queda sólo un peinado de mi abuela, cuando sometía su cabello- -enrorecuerdo o una herida más o menos lancinante. Todo llados sus mechones en bigudíes- -a un proceso de ondufluye y pasa, como intuía Heráclito. Caen los muros, lación artificial que debía durar bastante tiempo (auncambian las naciones. Pasa también la memoria, que que no eternamente) La otra, que no encuentro en el es frágil y selectiva. Pasan el odio y el amor. Pasa la DRAE, la que designa al militante liberado de las orgavida. En realidad, permanente sólo es la muerte. Las nizaciones políticas, al funcionario que se dedica con víctimas, por tanto, son permanentes. Irreversibles. exclusividad al partido: el permanente. Acebes, RubalEn su nombre: si llegara la paz justa y también lo fuera. caba, Otegi: permanentes hasta que dejen de serlo. Para siempre. Permanente es también el Ente del oscuro poema apo- L A -ETA reclama como fiesta de Euskalherria los encierros pamplonicas de San Fermín. ¿Pues por qué no vamos a concedérselo también, ahora que ya no mata?