Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 23 3 2006 Madrid 49 Homenaje a las empresas centenarias El Ayuntamiento de Madrid puso en marcha el pasado mes una iniciativa para homenajear a todos los establecimientos centenarios de la capital, aunque sólo a los que hayan cumplido cien años desarrollando la misma actividad, lo que hace que empresas como la de la familia Salazar no puedan recibir, al menos por el momento, tal reconocimiento. Alrededor de un centenar de negocios madrileños, según explicaron fuentes de la Dirección General de Comercio de la Concejalía de Economía y Participación Ciudadana, han recibido hasta el momento este homenaje, que consiste en una placa personalizada tamaño folio de un dibujo del académico, humorista y escritor Antonio Mingote, en la que plasma su particular visión de la unión del ayer y del hoy de Madrid. Mingote es quien mejor ha sabido retratar en clave de humor a Madrid y sus ciudadanos apuntó el alcalde, Alberto Ruiz- Gallardón, en la presentación de esta iniciativa ante unas 40 empresas centenarias, entre las que se encontraban boticas, restaurantes, tabernas, floristerías o pastelerías. La veterana imprenta continúa rindiendo tras más de medio siglo, aunque cada vez sea más difícil encontrar repuestos cliente, lo mismo que su material ya desaparecido en otras papelerías. La Casa Real nos pide cosas imposibles, y nos debieron oír comentarlo y ya se lo decimos cuando nos llaman: Tenemos los imposibles, ¿qué desean? sonríen las dos hermanas. Los imposibles El último imposible Real fue una carpeta de fundas tamaño cuartilla que no existía en ningún sitio, pero que tenemos afirman. Antes, unos lapiceros que le grabamos al Rey o un sacapuntas de dos ojos que bromeábamos que era para Froilán... es que ya pensamos nosotras para quién puede ser cada cosa prosiguen divertidas. No son las únicas personas de renombre que son- -o han sido- -habituales del establecimiento: el director de cine y teatro Gerardo Vera, el actor Rafael Alonso, el cineasta Carlos Saura, el alcalde Ruiz- Gallardón, los sindicalistas Antonio Gutiérrez o Marcelino Camacho, el ministro Moratinos, el humorista Forges, los más habituales, sean o no populares, más que clientes son amigos ya resaltan. Creo que nuestro éxito es que somos una tienda ya única, que tenemos de todo, que aconsejamos y ofrecemos calidad... y que hacemos hasta terapia con los clientes. Con la gente del barrio ya es un trato casi familiar, como con los empleados asegura Fernanda. Que se lo digan a Antonio Martínez, con 50 años en Salazar, o a Nieves Fernández, 41 años, que entró de aprendiz. Entonces venían los padres con los críos de 12 o 14 años y los presenta- Ana y Fernanda Salazar, la cuarta generación familiar al frente de la papelería, puede ser la última ban, eran otros tiempos apunta Ana Salazar, para quien sus empleados son ya de la familia Sí, el ambiente es muy familiar confirma Nieves. El último contratado entró hace 12 años, y todo apunta a que será el último. Y es que atrás quedaron los mejores tiempos de este comercio, allá por los 60. A juicio de las propietarias, a mitad de los 90 comenzó a ir peor, una tendencia que se acrecentó con el euro. Antes eran mejores tiempos, ahora hay mucha más competencia y, además, desleal: las grandes superficies y sus horarios; los almacenes vendiendo a la vez que nosotros; los chinos despachando de todo ejemplifican. Sus hijos, además, tienen sus carreras y no quieren seguir con el negocio familiar, y tampoco les culpan. La quinta generación al frente de Salazar, por lo tanto, no parece que llegará, como pasa en tantos negocios tradicionales. Cuando se jubilen, las hermanas Ana y Fernanda se plantean cerrar, aunque les gustaría seguir ligadas de algún modo, quizá con un traspaso y asesorando a los nuevos propietarios. A pesar de todos los inconvenientes, incluidas 19 roturas de escaparate, ahora vemos que es un trabajo muy bonito, muy divertido y ameno... es nuestra vida concluyen, casi nostálgicas.