Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 23 3 2006 35 Rusia y China plantean en el Consejo de Seguridad su bloqueo a las tesis de EE. UU. ante el programa nuclear de Irán Evo Morales responsabiliza a EE. UU. de los dos atentados que causaron ayer dos muertos en La Paz Nicolás Sarkozy propone aplicar el CPE de manera temporal durante seis meses como prueba te sitúa a Sarkozy equidistante de Villepin y de los sindicatos en un terreno neutro que no podrá prolongarse, mientras sindicalistas y estudiantes preparan la gran jornada de huelgas y manifestaciones del día 28. El enfrentamiento soterrado entre Villepin y Sarkozy es un reflejo de las divisiones que agitan al Gobierno y la Unión por un Movimiento Popular (UMP, el partido gubernamental) Oficialmente todos los ministros son solidarios con Villepin. En la práctica, la solidaridad se manifiesta con un rico arco iris de matizaciones personales que van del apoyo activo al sí, pero A distancia de Villepin Nicolás Sarkozy, ministro del Interior, abandona el Elíseo tras la reunión semanal del Gobierno francés AP La crisis del CPE agudiza en Francia las ambiciones de los presidenciables El Gobierno muestra significativas fisuras en torno al primer ministro centro derecha como candidato a la Presidencia, Villepin considera imprescindible ganar la batalla a los sindicatos y a los estudiantes JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Dominique de Villepin, primer ministro, y Nicolás Sarkozy, ministro del Interior, tienen puntos de vista divergentes sobre la crisis del Contrato Primer Empleo (CPE) El primero reafirma su determinación y no desea hacer concesiones a estudiantes y sindicatos. El segundo se manifiesta b Aspirante al liderazgo del solidario pero diferente cuando se especula sobre su salida a medio plazo del Gobierno. Villepin ha convertido la adopción o retirada del CPE en una prueba de fuerza personal. Aspirante al liderazgo del centro derecha como candidato a la Presidencia de la República, el primer ministro considera imprescindible ganar la batalla a los sindicatos y asociaciones de estudiantes. Si Villepin gana podría convertirse en héroe del centro derecha. Si pierde, su derrota tendrá un coste grave. Ante tales maniobras de campaña Nicolás Sarkozy se halla en una encrucijada. Hace meses estaba prevista su dimisión como ministro del Interior hacia el otoño o el invierno que viene. La crisis del CPE podría acelerar su salida del Gobierno. Le Monde y Le Parisien afirman que Sarkozy ha comenzado a preparar su salida del barco gubernamental cuando sea oportuno En una entrevista que hoy publicará el semanario Paris- Match, Sarkozy matiza su posición de fondo: Solidario con el Gobierno, pero con personalidad propia y diferente A juicio de Sarkozy, si hay incomprensión entre el Gobierno, los estudiantes y los sindicatos es que hemos hablado poco El ministro propone aplicar el CPE de manera temporal durante seis meses como prueba. Tal posición, solidaria pero diferen- En el seno de la UMP, controlada por los hombres de Sarkozy, quizá sean mayoritarios los diputados y personalidades hostiles a Villepin inquietos por la imprevisible salida de un conflicto planteado en el peor momento, por bajas razones personales que corren el riesgo de hipotecar el futuro de no pocos diputados. Chirac, Villepin, Sarkozy, el Gobierno y la UMP están viviendo el doble síndrome de 1995 y 1997. En el 95 las grandes reformas de fondo proyectadas por Alain Juppé fueron abandonadas en el mismo campo de batalla urbana: Chirac terminó cediendo a los sindicatos y su primer ministro fue humillado con pavorosa crueldad. En 1997 Chirac convocó unas elecciones generales anticipadas (aconsejado por Villepin, ya entonces) que le dieron una histórica victoria al Partido Socialista. A juicio de Sarkozy y de una mayoría significativa de diputados, las grandes reformas debieron acometerse a los pocos meses de la segunda reelección de Chirac en el año 2002. A un año escaso de las próximas presidenciales, una reforma parcial y poco significativa corre el riesgo de provocar un vuelco político imprevisible. Ese duelo entre Villepin y Sarkozy amenaza con agravar la incertidumbre.