Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 23 3 2006 Opinión 5 UNA RAYA EN EL AGUA SIN EUFORIA, POR FAVOR INGUNA persona bien nacida puede dejar de alegrarse ante un alto el fuego de ETA. De momento, por solidaridad con los miles de amenazados, cuya presión acaba de experimentar un inmenso alivio. Y después, por las expectativas, mayores o menores, que esta circunstancia puede abrir para encontrar una salida definitiva. Si estamos ante el famoso principio del comienzo del preámbulo del fin del drama, ante el comienzo de una peligrosa incógnita o sólo ante una pausa o un siniestro intermezzo, es algo que ahora probablemente nadie sepa. Aunque es posible que haya personas que sepan algo más de lo que dicen. Y que exista una hoja de ruta secreta cuyo mapa y alcance desconocemos la inmenIGNACIO sa mayoría. CAMACHO A estas alturas, parece consolidado un estado de opinión pública poco dispuesto a obtener paz a cambio de un precio de dignidad moral, y el Gobierno está en condiciones de saberlo. Se diría que lo sabe, a juzgar por sus cautelosas reacciones ante lo que, a primera vista, constituye un éxito cuya euforia está controlando por ahora de manera razonable. Motivos tiene, desde luego. El primero de ellos, la Historia reciente. Fracasará sin remedio el que saque conclusiones que ignoren el modo de comportarse de ETA y su empeño en tutelar e intervenir el discurso político del País Vasco. El segundo, la evidencia de que ha mendigado demasiado este paso, más allá incluso del decoro político. Y el tercero, la necesidad metafísica de abordar un consenso que es tan importante como el proceso en sí mismo, y tan difícil para un poder que ha hecho estrategia del disenso intencionado. Los españoles quieren inequívocamente la unidad ante este reto, y aunque se trata de un compromiso que obliga al Gobierno y a la oposición, parece clara la responsabilidad predominante de quien está obligado a tomar las decisiones. El PP salió ayer con prudencia del primer envite que le planteaba la nueva situación. Su misión consiste en garantizar que se cumplan unas determinadas condiciones de decencia política, sin que de ningún modo se le pueda percibir como un obstáculo interesado. Como alternativa de poder que representa, tiene que ser leal a su responsabilidad de Estado. Escéptico, desconfiado y firme, pero leal. La palabra clave de esta hora es cautela. Cautela porque permanente no significa definitivo. Porque ETA no habla de dejar las armas, sino de tenerlas calladas a cambio de una negociación política. Porque los lúgubres encapuchados del vídeo no parecían arrepentidos de nada. Por eso es hora de una saludable desconfianza y de recordar que no vale cualquier precio, y menos que ninguno el de la humillación de las víctimas. Cuando estáen juego la vida de las personas y la esencia misma del proyecto nacional, no ha lugar para los errores, por bienintencionados que sean. Nadie puede olvidar que éste es un arriesgado baile con lobos. Con los dientes mellados, pero aún aptos de sobra para merendarse a los listillos, a los providencialistas, a los oportunistas y a los incautos. N CUERPOS QUE FLOTAN, NEGROS C ASI 1.500 cadáveres entre Mauritania y Canarias. Subía la marea: un grupo de alegres turistas alemanes y españoles vio cómo se acercaba a la playa un cuerpo de raza negra, con el brazo devorado por los peces. El problema es de incalculable dimensión. Va un modesto decálogo: Primero, sólo podremos confiar en una solución europea. España y Francia no tienen suficiente peso. La Unión Europea pesa. Segundo, no pensemos sólo a corto plazo: debimos prever lo que venía, hemos perdido años. En el debate político, el problema de la inmigración se trata siempre en términos domésticos (Josep Ramoneda) Tercero, hay delincuentes, sí; pero la inmensa mayoría de los inmigrantes son pacíficos. No quieren robar, sino comer. Cuarto, Europa carece de los medios materiales para solucionar los problemas de África. Pero puede ayudar y ayuda, sobre todo los nórdicos: suecos, noruegos, isDARÍO landeses, daneses, finlandeses. QuinVALCÁRCEL to, es una reforma intelectual y moral la que ha de emprender la UE al desarrollar su estrategia. Sexto, los habitantes de Mauritania, Senegal, Malí, Níger ¿tienen derecho a buscar la costa española? Dos años de sequía en los países del Sahel han arrasado los cultivos y acabado con gran parte de la ganadería. El mijo, del que se hacía una pasta comestible, no se cultiva ya por falta de lluvia. Los mauritanos o los malíes necesitan comer. Por eso vienen. Sin pasaportes, apenas sin hablar para que nada se deduzca de su acento. Muchos se ahogarán: los demás desembarcarán en nuestro territorio, mudos de miedo, paralizados por la hipotermia. Pero desembarcarán. Es ilegal, pero es. ¿Cómo distinguir a un adolescente de un adulto? se preguntaba Nietzsche. Es adulto el que entiende. Entendamos las razones- -comer, vivir- -de quienes emprenden la peligrosa travesía. Séptimo, España debe reforzar su proyecto migratorio, reconsiderarlo como un todo en la UE. Apoyemos el trabajo de la Cruz Roja y la Guardia Civil marítima, aunque ese esfuerzo sea limitado. Vivimos en una cultura en parte condicionada por una antigua religión. Las enseñanzas de Jesús de Nazaret- -tuve hambre y me disteis de comer- ¿por qué olvidarlas cuando nos conviene? Octavo, nada tiene sentido al margen de la ley, pero la ley ha de adecuarse constantemente a la realidad, escribía Cesare Beccaria hace 230 años: la realidad es hoy esa franja de naciones, desde el Atlántico al Índico. La renta per cápita de Malí es 62 veces menor que la de Holanda. Por eso vienen y vendrán. Quizá no más de 70 millones, entre los 700 millones de subsaharianos. Noveno, los estudiosos solventes creen en el sistema de cupos cruzado transversalmente por cualificaciones, bajas o altas, barrenderos o informáticos. Pero han de establecerse con generosidad europea, no con filisteísmo. Quien lea el Diario de Sesiones comprobará que existen, en los dos grandes partidos, diputados de talento, capaces de captar la magnitud del problema. Pero las maquinarias de esos partidos se atascan. Los diputados capaces aparecen como fulgores dispersos. Un portavoz no debe hablar como un taxista de ultraderecha (respetamos mucho a los taxistas madrileños, aunque hay una minoría insufrible) Décimo: Europa tiene una gran ciencia, espíritu emprendedor, organización, libertad, instituciones. Si le faltara un componente de humanidad (ser hospitalarios, realistas, capaces de apoyar a los desprotegidos) acabaría por ser un explosivo refugio para ricos, lleno de alambradas y policías con perros. Perdería su legitimidad jurídica y moral. Estados Unidos, a su modo, ha buscado siempre una legitimidad jurídica y moral. Por eso es tan grave la guerra emprendida en 2003 por Bush en Irak, guerra oscura, cuyo motivo real se desconoce. No olvidemos, sin embargo, que este presidente, atrozmente superficial, desaparecerá dentro de dos años. La Constitución Americana está ahí desde 1787. Deberíamos seguir el ejemplo de las cinco naciones nórdicas: defender el rescate de África. El mundo es interdependiente.