Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
100 MIÉRCOLES 22 3 2006 ABC Gente Al Pacino vuelve a su amor secreto. El actor estadounidense ha regresado al teatro y, desde mediados de abril, actuará en 26 representaciones de la obra Salomé de Oscar Wilde, en Los Ángeles, informa el servicio de internet Playbill. com Al Pacino volverá a ser Herodes, como ya hizo en esta obra en 2003. tra que no está normalizado. Actualmente es una mina hablar de sexo porque inquieta a todo el mundo, y si sucede esto es porque algo está fallando En cuanto al público que ya ha visto este montaje, las cifras constatan que es mayoritariamente femenino. ¿Es más curiosa la mujer? Las mujeres tienen muchas inquietudes. También en la cultura, porque el sexo también es cultura. Se interesan por el teatro, el cine, la cocina, su cuerpo... La actriz, que tiene en cartera un proyecto cinematográfico junto a Emilio Gutiérrez Caba del que prefiere no adelantar nada- y al que tendría que buscar un hueco e intentar compaginarlo con el teatro se muestra de acuerdo con las recientes afirmaciones realizadas por Sharon Stone, en las que aseguraba que en el mundo del espectáculo las mujeres a partir de los 40 años dejan de existir. Aquí no es que dejemos de contar, sino que los hombres sólo se interesan por ellas si son hermosísimas y jóvenes. Y a partir de los 40 años, se interesan si tienen puestos de poder o son inteligentes. Pero por una chica, si no es espectacular y no va con su ombliguito al aire y su pelo rubio de lado a lado, no se interesa nadie Envidia sana Charo López, ante el cartel de Tengamos el sexo en paz el pasado viernes en Madrid Charo López, que confiesa que siente cierta envidia- -sana- -por papeles como el que interpreta Lola Herrera en la obra Solas no piensa en ningún personaje que le gustaría llevar a escena, pero sí tiene claro su deseo de seguir teniendo complicidad con las mujeres porque las siento muy próximas. Me interesan los temas que les afectan... que nos afectan No puede evitar la carcajada cuando le preguntan si el sexo puede existir sin amor, y el amor sin sexo... Por supuesto que sí Y cree que siempre se puede aprender algo nuevo sobre él: Todos los días La actriz defiende que no hay una edad límite para disfrutar de la sexualidad. Algunas personas se ponen el límite muy pronto porque tienen tabúes o límites físicos. Pero el sexo no pasa por la belleza sino por la necesidad de relacionarte con otro ser humano, disfrutar, gozar... Eso no tiene final Es una mina hablar de sexo Charo López vuelve a interpretar Tengamos el sexo en paz montaje que ya protagonizó hace una década. La obra, de Darío Fo y su mujer, Franca Rame, está dirigida por José Carlos Plaza TEXTO: SUSANA GAVIÑA FOTO: ERNESTO AGUDO viernes regresa a Madrid, al Teatro Infanta Isabel, el montaje Tengamos el sexo en paz una obra de Darío Fo y su mujer, Franca Rame, basado en el texto del hijo del premio Nobel de Literatura, Jacopo Fo, El Zen o el arte de follar El montaje, estrenado en Madrid hace más de diez años y en cartel hasta 1999, vuelve bajo la dirección de José Carlos Plaza y con Charo López como única protagonis- El ta de este monólogo adaptado por Carla Matteini. No se trata de una clase de sexología avisa Plaza a todos los que no vieron la obra y se acerquen ahora al teatro. Es una lectura teatral sobre un personaje, donde el espectador puede participar Matteini define el texto como una agitación cómica sobre el sexo que pretende reírse de los tabúes Para Charo López, su interpretación en Tengamos el sexo en paz ha resultado una de las más interesantes de su vida, aunque recuerda que le resultó muy difícil salir al escenario para hablar sobre el escroto A pesar de aquello, la actriz se confiesa feliz de que la hayan vuelto a llamar para reponer la obra. Sentí mucha alegría, pues incluso hicimos una gira por América que me hizo mucho bien Diez años después, la actriz asegura que ha cambiado mu- cho: He aprendido más de la vida, de mí misma... Banalización Mantiene, además, que la sociedad española también se ha transformado. Hoy existe la píldora del día siguiente, mientras que antes había que comprarla fuera, y se pasaban muchas calamidades... Desde entonces también se ha producido una mayor banalización del sexo. Lo que demues-