Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 22 3 2006 Cultura 61 Sophie Auster, durante su actuación en Avilés TANIA EFE Sophie Auster puso la música con letras de Tzara, Apollinaire y Eluard La hija de Paul Auster no descarta grabar en un futuro un álbum dedicado a poetas españoles b tus ojos. Su voz es la del blues y la del góspel, no recita, canta, canta y rapea, quizá porque sabe que para salvarse la gacela sólo necesita ser más rápida que el león. Así es la vida. Aquí, y allí, en África. Y Senghor se despide de todos los asistentes, como si hablara des- de las cumbres nevadas ¿o ya no? del Kilimanjaro: Me otorgaste poder de palabra en tu justicia desigual. Señor, escucha mi voz. ¡Llueve, llora! ¡Y has abierto con tus brazos de rayo las cataratas del perdón! Después, ya poco quedaba que añadir. -Nació en El Caribe. ¿Sería capaz de imaginarse sus obras sin la presencia del mar? -Realmente no. En todo mi trabajo hay una importancia fundamental del mar. Es probable que si lo quitáramos, no quedara nada. ¿Cómo ha influido ese crisol de culturas y de lenguas que hay en su región en la composición de sus textos? -Me siento muy afortunado de haberme criado en una isla bilingüe y creo que muchos de los escritores caribeños se encuentran en la misma situación: existe una lengua oficial y después hay diferentes dialectos: el francés, el inglés. Eso otorga riqueza y mezcla. Hay interconexiones, no sólo en la forma sino en los sentimientos. Es una gran suerte. ¿Por qué no llegan a Europa noticias sobre esta literatura? -La creencia de que para que algo merezca la pena o tenga valor hay que analizarlo en Europa es un error. -La poesía es el género literario que cuenta con menos lectores y parece que está en retroceso. ¿Por qué? -Siempre ha sido así. Hay una excepción, Rusia, donde el papel del poeta ha sido magnificado. Básicamente hay menos lectores, porque nunca se ha tratado de un foro público, salvo en aquellas instancias en la que la poesía ha servido como obra teatro. Más que el número de lectores, lo importante es la concentración de ellos. ¿A qué se refiere? -Por ejemplo, si haces un recital de tu poesía en el museo Guggenheim de Nueva York: un público ámplio de personas sería a lo mejor seiscientas o setecientas personas, que en una ciudad de trece millones de habitantes no es nada. No es un medio para las masas, y probablemente tenga que ver con que la poesía es exigente con respecto al lector. -Sin embargo, en muchas ocasiones, el sentir de un país se resume en las palabras de un poeta... -En última instancia es así, porque cuando uno piensa en España piensa en Lorca o en Cervantes. Del mismo modo, cuando vamos a Rusia pensamos en Dostoievski. Pero se trata de algo que no sucede cuando están vivos. ¿Hay que esperar a que mueran? -Sí, porque el poeta está obligado a contar la verdad, sea cual sea el dolor que inflige a la sociedad. -Imparte clases en la Universidad de Boston. ¿Se aprende enseñando? -Si mantienes una mentalidad abierta, sí que se aprende. Me siento muy bien con mi labor como docente. De momento, Sophie Auster ya está trabajando en un segundo disco que asegura será de rock and roll, pero aún es pronto para ponerme una chupa de cuero M. DE LA FUENTE OVIEDO. Está en esa edad en que la noche se confunde con el día, y aún todo se ve con una nueva mirada, aunque no necesariamente inocente. Al filo de los veinte años, Sophie Auster, hija como es evidente del escritor Paul Auster, publicó a finales de 2005 un disco, Actes sud prodigioso como tarjeta de visita, y cuya escucha desmiente que sólo fuese un capricho de niña de papá, y qué papá. En vivo y en directo (a menos de un metro) la madurez artística se desvanece y Sophie parece ahora sí una adolescente, de las listas, sí, pero adolescente, vamos que se muerde las uñas (pintadas de rojo) se enreda los dedos en el pelo, sonríe (más que sonreír generalmente se parte) y parece que todavían le duran las sensaciones de las últimas y seguramente dulces horas. Aunque sus padres sean artistas se antoja que todo ha ido muy deprisa. La verdad- -explica- -es que fue una casualidad. One Ring Zero ya tenían el proyecto en mente y habían contactado con mi padre para pedir- le su colaboración. Él estuvo de acuerdo y, como es un padrazo, pues les dijo que si yo podía cantar. Estuvieron de acuerdo, les gustó mucho, hicimos buenas migas y grabé todo el álbum Aquí Michael, de One Ring Zero, no se queda calladito. Tengo que reconocer que cuando su padre nos la coló me pareció la típica cabezonería de padre, de miren qué lista es mi niña Lo cierto es que media partida estaba ganada con unos letristas en nómina como Apollinaire, Eluard, Desnos, Soupault, Tzara, Auster. Creo que les habría gustado- -señala Auster Jr. En ese sentido tuvimos experiencias muy agradables, como la del nieto de Guillaume Apollinaire que se mostró encantado con el trabajo que hicimos sobre los versos de su abuelo Aunque no hay nada previsto, Sophie Auster no descarta grabar un álbum dedicado a poetas españoles. No lo sé, no lo sé- -se excusa- pero le brillan los ojos con toda la pinta de decir, sí, sí, ojalá De momento, ya tiene en la cabeza su segundo álbum, que, desde luego, será más fuerte, con mucho rock and roll ¿Quiere eso decir que la veremos con una chupa de cuero como los Ramones? Se parte de risa y después matiza: No, tanto como eso no, aún es pronto Viendo cómo le sientan los vaqueros (como a Thelma y a Louise) ni pensar quiere uno lo de la chupa.