Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 MIÉRCOLES 22 3 2006 ABC Cultura y espectáculos LAS PANTALLAS ESPAÑOLAS, ESCAPARATE DE HOLLYWOOD Sharon Stone desnuda en Madrid su segundo instinto básico: Yo tampoco soy una santa La actriz vuelve a interpretar a una posesiva escritora, que se dedica ahora a manipular mentes b Catorce años después del picahielos y del más notorio cruce de piernas de la historia del cine, la actriz de Pennsylvania presentó ayer Instinto básico 2 una película repleta de adicción al riesgo ANTONIO ASTORGA MADRID. El poder de Sharon Stone II reside ahora en su mente. Con una eterna sonrisa nietzschiana (permaneció más de cinco minutos sumida en un llanto de lágrimas y risas, emocionada porque un periodista le regaló una tarta de chocolate a los 48 mejores años de la historia de la humanidad según le expresó el mensajero, antes de plantarle el par de besos que buscaba desesperadamente con su obsequio) y un incontestable poder de seducción en su mirada, la actriz nacida en Meadville aterrizó- -y con ella la primavera- -en Madrid. Llegó con cuatro horas de retraso por problemas de tráfico aéreo en Torrejón, donde atardeció en su avión privado, pero mereció la pena esperar para escucharla. En el trayecto a la mesa donde iba a hablar de cine se había apostado una avanzadilla de fotógrafos dispuestos a captar en movimiento las mejores extremidades inferiores del celuloide- -según dicen- pero rápidamente desistieron de su empeño cuando alguien les advirtió: No quiere que la fotografíen caminando Y más cuando atisbaron una infranqueable cohorte de gladiadores que velaba por sus huesitos a cualquier precio. Soy tímida y estoy reeducándome Como Gloria Swanson bajando las escaleras de El crepúsculo de los dioses Sharon Stone subió el par de peldaños de Instinto básico 2 y su sonrisa convirtió al auditorio en adictos a su riesgo. Stone da vida a Catherine Tramell, una escritora que desde el diván de su psiquiatra manipula su mente de una manera primorosa: No tengo nada en común con ese personaje y estoy muy contenta por ello- -confiesa- He aprendido que está bien soltar las riendas, pero no hay que intentar ser una persona tan interesante, ni tan espectacular. Yo soy una mujer tímida y estoy en un periodo de reeducación, de aprender, de estar quieta... Sharon Stone reflexionó sobre el comportamiento de su no alter ego Catherine Tramell y entonces se dio cuenta de que ese personaje siempre hace que salga el alma oscura de la gente, hacia la que no siente ninguna compasión. ¿Es Catherine responsable de sus Sharon Stone sopla una tarta de chocolate con la que un periodista le obsequió anoche en Madrid EFE