Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 Nacional MIÉRCOLES 22 3 2006 ABC Aznar, convencido de que Chirac alentó a Mohamed VI para que invadiera Perejil L. A. MADRID. José María Aznar se muestra convencido de que el presidente francés, Jacques Chirac, alentó al rey Mohamed VI de Marruecos a que invadiera el islote de Perejil el 11 de julio de 2002. Así se indica en el libro Vecinos alejados del periodista Ignacio Cembrero, en el que se analizan las relaciones hispano- marroquíes en los últimos años. En el libro, presentado ayer, se recogen algunas de las respuestas dadas por escrito al autor por el ex presidente del Gobierno, sobre las difíciles relaciones que mantuvo con Marruecos, especialmente durante su segundo mandato. Entre otras cosas, Aznar indica que la conquista de Perejil no estaba solamente impulsada por Marruecos, sino que contaba con algún otro país detrás Es cierto- -señala, refiriéndose a Chirac- -que apoyó a Marruecos cuando tomó la isla de Perejil y agrega que, además, cuando se produjo la invasión, el presidente galo le sugirió la entrega al país magrebí de todos los peñones españoles de la costa marroquí y también de Ceuta y Melilla. Bono corregirá a un mando por no ordenar al público levantarse para oír el Himno El militar incumplió una instrucción de 2005 durante un acto en El Ferrol b El ministro advirtió que el Him- no Nacional representa valores dignos de respeto y emoción, de pertenencia a una patria y debe escucharse con respeto L. L. C. EL FERROL. Será una amonestación, un apercibimiento o un pequeño correctivo todavía por concretar, pero lo cierto es que un mando del Arsenal Militar de El Ferrol será sancionado por no dar orden al relator del acto en que ayer se entregaba la fragata F- 104 a la Armada de que mandara ponerse en pie al público en el momento en que sonó el Himno Nacional, tal y como dispone una instrucción del Ministerio de Defensa del pasado año para todas las celebraciones castrenses. El titular del departamento, José Bono, sorprendió ayer cuando, momentos antes del brindis en honor del Rey, recordó en voz alta ante un salón abarrotado de invitados y delante del Jefe del Estado Mayor de la Armada, almirante Sebastián Zaragoza, que el Ministerio ya había dictado una normati- va en este sentido: el de que, cuando suenen las notas del Himno Nacional que para tantos ciudadanos representa los valores dignos de respecto y emoción porque representan el sentimiento de pertenecencia a una patria, creo que todos- -dijo- -deben escucharlo con respeto Hacía estas consideraciones tras haber advertido que parte del público asistente al acto había permanecido sentado al oír la simbólica música en cuestión, una actitud que el ministro disculpó por entender irónicamente que se trataba de personas que así se comportaron por enfermedad o por estar en rehabilitación en referencia a las excepciones que recoge la instrucción de Defensa. den al relator (el presentador del acto en términos castrenses) de que llamara al público a ponerse en pie, no lo hizo. Horas más tarde, Bono explicó a los periodistas que le acompañaron en su visita a El Ferrol que el correctivo que se aplicará mando responsable del texto que leyó el relator podría consistir en el envío de una nota informativa recordándole las obligaciones que le impone la instrucción ya mencionada. Una instrucción que fue emitida después de que en julio de 2005, el público tampoco se levantara de su asiento durante una entrega de despachos en Marín (Pontevedra) presidida por Su Majestad el Rey, que al parecer, hizo notar su malestar. En Marín, en presencia del Rey Más allá de la llamada de atención por este comportamiento- -que algunos invitados recibieron con un mal que nos pese, tiene toda la razón del mundo Bono defendió más tarde que, quizás, simplemente algunos no se habían dado cuenta de que había llegado el momento de levantarse de la silla. Pero lo que no disculpó fue la falta de quien, habiendo tenido que dar la or- Un lujo impagable Por otro lado, tras la entrega ayer de la fragata F- 104 Méndez Núñez Bono mostró su hondo orgullo por la Armada como español, ministro y miembro del Gobierno al tiempo que se extendió en una alabanza a su almirante Jefe de Estado Mayor, al que catalogó como un lujo y dió las gracias por lo que es impagable La defensa de la mar está en buenas manos concluyó.