Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión MIÉRCOLES 22 3 2006 ABC PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: JOSÉ ANTONIO ZARZALEJOS Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Alberto Aguirre de Cárcer (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: José Luis Romero Adjunto al Consejero Delegado: Emilio Ybarra Aznar Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil URGE UNA EXPLICACIÓN CONVINCENTE E LA GRAVE CONFUSIÓN DEL PSOE L A dinámica de especulaciones y expectativas, por ahora fallidas, sobre el llamado proceso de paz está provocando un deterioro político creciente en el Gobierno, en el PSOE y en algunas instituciones que, como la Fiscalía General del Estado, deberían permanecer al margen de la contienda partidista. La ausencia de gestos o treguas por parte de ETA se está traduciendo en una evidente ansiedad en el Ejecutivo y en ciertos sectores del PSOE, cuyo discurso sobre el principio del fin no se ve acompañado por hechos confirmatorios. El último comunicado de ETA, difundido a través del diario Gara es un nuevo enfriamiento de los ánimos socialistas, que están asimilando mal el control de tiempos que imponen los terroristas. Sin embargo, el problema no es que ETA esté frustrando las previsiones del Gobierno, sino que el Gobierno y el PSOE parecen desconocer qué es ETA y qué papeles juegan en su estrategia la izquierda abertzale (Batasuna) y la concesión de treguas o altos el fuego. Lo que resulta muy peligroso es que la confusión socialista se traduzca no en una rectificación, cada día más urgente, sino en una campaña contra el PP y el juez Grande- Marlaska, campaña que en las últimas veinticuatro horas ha alcanzado una virulencia insólita, suficiente no sólo para que Peces- Barba reafirmara su especial sensibilidad en la defensa de la independencia judicial, tal y como hizo en relación al sumario del 11- M, sino también para que el CGPJ respalde sin dilación al juez de la Audiencia Nacional con toda la fuerza institucional que le permitan las leyes. Aun así, más grave sería que semejante acumulación de descalificaciones esté preparando el mensaje de que serán los populares y los jueces los culpables de que la paz no llegue a culminar. Resulta lamentable que, después de que el Tribunal Supremo haya ilegalizado a Batasuna y de que la Audiencia Nacional haya procesado e imputado por varios delitos a Arnaldo Otegi, el socialismo vasco salga en defensa de este personaje que no hace mucho calificaba como politiquería la petición de tregua a ETA o reconocía en noviembre de 2001 que la izquierda abertzale colaborará para superar el conflicto, pero nunca irá contra ETA El desorden ético que revelan las palabras de ciertos dirigentes del socialismo vasco al proteger a Otegi como interlocutor- -algo que ni ETA ha hecho- -en un proceso que no existe es aún más grave al poner en la picota al juez Grande- Marlaska, vanguardia, por lo que se deduce de las críticas de Rodríguez Ibarra o Patxi López- -contradictorias con lo expresado ayer por José Bono o José Blanco- de la enésima conspiración político- judicial contra el PSOE. Sin embargo, son los hechos los que vuelven a desmentir tanto al Ejecutivo como al PSOE o al fiscal general del Estado, Cándido Conde- Pumpido. Mientras, ETA sigue a lo suyo: poniendo bombas, extorsionando en masa a la clase empresarial, atacando sedes judiciales y coaccionando de forma creciente a los no nacionalistas. El último, un edil socialista de Rentería, cuyo domicilio fue atacado ayer mismo con cócteles molotov. Arnaldo Otegi, para quien el fiscal pide la prisión provisional que tanto criticaba ayer el presidente extremeño, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, no representa en ETA nada que no quiera la cúpula terrorista. Y para ETA una tregua es un recurso político y militar de su estrategia, según declararon dos encapuchados etarras en la entrevista concedida a la televisión pública vasca en mayo de 2003. Por esto, la versión que está trasladando el PSOE sobre la supuesta evolución de la izquierda abertzale hacia posiciones democráticas es una pura fabulación de algunos de sus dirigentes vascos para justificar sus contactos con Batasuna y eludir la responsabilidad histórica que les incumbe por estar negociando con un partido judicialmente disuelto por ser parte de una organización terrorista. Ni la declaración de Anoeta, ni los comunicados- -menos aún los hechos- -de ETA avalan el espejismo de la reconversión democrática de la izquierda proetarra que el socialismo vasco opone a las acciones de la Justicia contra quienes, como Arnaldo Otegi, Rafael Díez- Usabiaga o Pernando Barrena, han dedicado su actividad política a legitimar el asesinato, la extorsión y la segregación de la sociedad vasca. L Gobierno tuvo conocimiento el pasado mes de diciembre de un informe del Centro Nacional de Inteligencia que alertaba sobre la muerte de inmigrantes que embarcaban con destino a Canarias procedentes de las costas de Mauritania. Fueron advertidos el ministro del Interior- -existe una nota interna de la Benemérita alertando del problema- -y Presidencia del Gobierno. Por eso, resulta inexplicable que Interior pretenda escurrir el bulto, tanto como asombroso que Alfredo Pérez Rubalcaba pusiera ayer mismo en duda la existencia del informe. A priori- -dijo- -este informe no está en manos del Gobierno Lo malo es que el informe, según reconoció ayer mismo el ministro de Defensa, José Bono, existió y su contenido fue trasladado a las autoridades competentes Alguien está obligado a explicar de manera convincente, sin rodeos, excusas, medias verdades y argumentos vacuos, cómo es posible que no se pusiera en marcha ningún tipo de medida, hasta el punto de que el ministro del Exterior llegó a afirmar que la situación no era alarmante. Alarma sobre alarma, lo alarmante es que el Gobierno no hiciera nada hasta que la situación le estalló en las manos. Alarmante y descorazonador. Y AHORA, UNA SUSPENSIÓN CAUTELAR A titular del juzgado número 3 de lo Mercantil de Madrid, Miriam Iglesias, emitió ayer un auto por el que suspende cautelarmente tanto la opa de Gas Natural sobre Endesa como el acuerdo suscrito entre la empresa gasista e Iberdrola. No obstante, esta interrupción está condicionada a que Endesa entregue un aval de 1.000 millones de euros- -el más alto acordado en la historia judicial española- -para cubrir los eventuales daños. La eléctrica opada aún no ha tomado una decisión al respecto y tiene diez días para depositar esa estratosférica garantía. La decisión judicial- -que responde a la demanda planteada por Endesa por entender que había habido concertación entre Gas Natural e Iberdrola antes de lanzarse la opa- -no hace sino introducir un nuevo elemento de confusión en un horizonte de entropía ya difícilmente superable. En poco más de seis meses nos encontramos con dos opas, un vasto frente judicial, un decreto ley ad hoc que tiene por objetivo evitar la operación de E. ON, un enfrentamiento entre la Comisión Europea y el Ejecutivo que preside Rodríguez Zapatero (a cuenta precisamente de esas medidas) y ahora una paralización cautelar y una fianza multimillonaria. Es difícil imaginar un panorama más desconcertante y a unos accionistas más perplejos. L AGUIRRE SECUNDA A GALLARDÓN L A presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, en un gesto que demuestra la cohesión interna en el PP, secundó ayer, en declaraciones a un periódico madrileño, la afirmación de Alberto Ruiz- Gallardón, hecha en ABC el pasado viernes, según la cual el juez del 11- M merece el respeto de todos los poderes del Estado, incluido el PP La presidenta de los populares de Madrid, en esa misma línea, declaró ayer su confianza absoluta en las Fuerzas de Seguridad del Estado, en los jueces, en el sistema judicial, en los periodistas, pero desconfío- -añadió como es lógico- -de los políticos que ponen freno a las investigaciones Al margen de que sería bueno que la presidenta Aguirre diese los nombres y apellidos de los políticos que frenan esas investigaciones, lo cierto es que tanto ella como el alcalde Madrid emiten en la misma frecuencia. La propia Esperanza Aguirre se encarga de negar cualquier disenso con el regidor madrileño al sostener que desconoce un pretendido abismo entre ella y Alberto Ruiz- Gallardón. Se cierra así un capítulo de presuntas discrepancias entre dos políticos de gran valía y prometedor futuro que representan, en un mismo proyecto político, valores complementarios y perfectamente coherentes entre sí, engarzados por su común apoyo al liderazgo de Mariano Rajoy. Tanto Aguirre como Ruiz- Gallardón- -a quienes no pocos pretenden dividir para así marcar la agenda mediática y política del PP- representan a una generación política de gran potencialidad en la que debe incluirse a Núñez Feijóo, Francisco Camps, María San Gil y otros dirigentes autonómicos y locales. No en balde José María Aznar confió la carrera política de su esposa, Ana Botella, al actual alcalde de Madrid; ni fue casualidad que el partido encomendase a Esperanza Aguirre, ex ministra y ex presidenta del Senado, la candidatura a la presidencia de la comunidad madrileña. Desde sus posiciones estratégicas, Ruiz- Gallardón y Aguirre están defendiendo la unidad nacional con una perseverancia encomiable. El alcalde de Madrid lo hizo ante el propio presidente del Gobierno el pasado 7 de febrero en la Moncloa y, ayer, en las ya referidas declaraciones, la presidenta no duda en sostener con toda la razón que si Cataluña es una Nación, no puede serlo España de lo que deduce, con acierto, que el Estatuto de Cataluña es un disparate Resulta reconfortante que Esperanza Aguirre, como presidenta de la Comunidad de Madrid y del PP en ella, haya respaldado con tanta claridad al alcalde de la capital de España, cuyas declaraciones del pasado viernes en ABC adquirieron una gran resonancia que ayer multiplicó Aguirre con singular oportunidad. Ante el griterío ensordecedor y contradictorio que se deja notar en el PSOE y en el Gobierno, esta cohesión y unidad de criterio en el PP parece la mejor alternativa para el futuro.