Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 Cultura MARTES 21 3 2006 ABC Es la mayor reunión de dibujos de Miguel Ángel desde que se desmanteló su estudio florentino tras su muerte rias versiones de Jesucristo crucificado, realizadas con un trazo difuso. Para Hugo Chapman, esas obras muestran la turbulenta meditación del artista ante la proximidad de su propia muerte; son el recordatorio final del poder de sus dibujos para captar la atención y suscitar emociones Ese trazo trémulo es la excepción en un conjunto de piezas de vigorosa realización, expuestas de modo cronológico y que abarcan sesenta años de vida creativa, comenzada como discípulo extraordinariamente dotado de Ghirlandaio en torno a 1490. Llegarían después sus encargos del Vaticano y de las ricas familias florentinas. La perfección en cada mano Parte del techo de la Capilla Sixtina aparece proyectado en el Museo Británico AP La pasión de Miguel Ángel por el dibujo ilumina el Museo Británico de Londres Exhibe un centenar de bocetos que recorren sesenta años de su genio b La exposición, que incluye bos- quejos de obras como las realizadas para la Capilla Sixtina, estará abierta en Londres hasta el próximo 25 de junio EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL LONDRES. Miguel Ángel encarnó el ideal del Renacimiento como genio interdisciplinar: de la pintura y la escultura a la arquitectura e incluso la poesía. Pero fue su destreza como dibujante la que subyace en todos sus talentos, la que constituye la base de su visión y el fundamento de su obra. Así lo pone de manifiesto la exposición Los dibujos de Miguel Ángel: más cerca del maestro del Museo Británico de Londres, que reúne casi un centenar de dibujos del maestro florentino, muchos de ellos bocetos para posteriores pinturas, como las de la Capilla Sixtina. Los organizadores de la muestra, abierta hasta el próximo 25 de junio, aseguran que se trata de la mayor reunión de dibujos de Miquelangelo Buonarroti (1475- 1564) desde que se desmanteló su estudio florentino tras su muerte. Si todo lo que conociéramos de Miguel Ángel fueran sus dibujos sería igualmente considerado un genio; de hecho, la única manera de entender de verdad al artista y el desarrollo de su carrera es a través de sus dibujos manifestó ayer Hugo Chapman, comisario de la exposición. En sus trazos sobre papel y cartón, al principio con lápiz y tinta, luego con sanguina en sus bosquejos para El jui- cio final y en sus largos años finales con creta negra, Miguel Ángel se dejó llevar durante toda su vida por la obsesión por el dibujo. Dibuja, Antonio, dibuja, Antonio, dibuja y no pierdas el tiempo aconsejó el genio a un discípulo, escribiéndoselo al pie de un par de bocetos de la Virgen con el Niño. Esa pasión por la línea y las formas que modela el dedo aprisionando el carbón la mantendría el divino hasta el mismo momento de su muerte. Poco antes de fallecer a los 89 años, aún seguía dibujando de pie y descalzo, según su ayudante. De esa época de octogenario son va- Muchos de los dibujos cuelgan en las salas del Museo Británico en plafones que permiten observarlos por ambos lados: raras veces Miguel Ángel dejaba de utilizar los soportes por las dos caras, cubiertas con figuras repetidas en ocasiones, buscando en un metódico empeño la perfección en cada mano, en cada gesto y estudio muscular de robustos cuerpos masculinos y en refinadas expresiones de belleza femenina. La exposición se ha organizado a partir de los fondos del Museo Británico, del Museo Ashmolean de Oxford y del Teyler Museum de Haarlem. La muestra se completa con algunos modelos de esculturas, bustos clásicos y cartas originales de Miguel Ángel. Se inaugura el jueves, después de que se hayan vendido ya más de 11.000 entradas por adelantado, lo que supone un récord para el Museo Británico. Santiago Sierra cede a las protestas y suspende su cámara de gas en una sinagoga alemana GUILLEM SANS SERVICIO ESPECIAL BERLÍN. El español Santiago Sierra ha decidido suspender su acción artística 245 metros cúbicos en la antigua sinagoga de Pulheim- Stommeln (oeste de Alemania) tras fuertes protestas de la comunidad judía. El proyecto, inaugurado el pasado día 12, consistía en canalizar el gas de seis tubos de escape de vehículos al interior del templo para que el visitante, con máscara protectora y en compañía de un bombero, experimentara un encuentro con la propia muerte La acción estaba prevista para todos los domingos hasta el próximo 30 de abril. En una entrevista con el semanario Der Spiegel la única que ha concedido a la prensa sobre la polémica, Sierra explica que su intención fue mostrar el sufrimiento de las víctimas del Holocausto y honrar a los judíos alemanes. La semana pasada, las protestas motivaron una interrupción temporal del proyecto, y el propio Sierra anuncia ahora su retirada definitiva. Me siento malentendido. Tengo la impresión de que se habla de mí fuera de contexto. Mi fama como artista y como persona está dañada declaró. No quise crear una cámara de gas, sino una obra de arte sobre las cámaras de gas, que es diferente se defiende. Sierra viaja esta semana a Pulheim para tratar de calmar los ánimos en conversaciones con representantes municipales y de la comunidad judía. El escritor y periodista alemán Ralph Giordano, de 83 años, opinó que el proyecto de Sierra es de una bajeza sin igual y demuestra que a los supervivientes del Holocausto, como él, no se nos ahorra nada El Consejo Central de los Judíos en Alemania habló de una provocación de mal gusto a costa de las víctimas del Holocausto Representantes de la sinagoga de Pulheim aseguraron que 245 metros cúbicos provocó gran indignación en comunidades judías de Israel y Estados Unidos. En la citada entrevista, Sierra se esfuerza por explicar sus intenciones: Me parece imposible empujar a la gente a sentirse como en una cámara de gas. No era ésa mi intención. Se puede hacer algo mejor: crear una instalación en la que se note algo, en la que, simbólicamente, la muerte se muestre a cada uno El artista añade que le parece injusto que las imágenes fuertes se toleren en el cine y no en el arte. El poder del dinero y la exclusión social son algunos de los temas preferidos de este artista madrileño afincado en México. Allí, en 2002, pagó a un par de mendigos callejeros para exponerlos en una galería y amplificar con altavoces su murmullo pedigüeño. En Italia pagó a prostitutas para obtener reproducciones de sus partes sexuales en poliuretano que luego expuso, y en La Habana, a diez jóvenes para que se masturbaran ante una cámara.