Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 21 3 2006 57 Cultura y espectáculos Wole Soyinka: En estos tiempos de violencia y brutalidad, la poesía es un consuelo El Nobel nigeriano participa hoy en el homenaje a Senghor, acto central del Día Mundial de la Poesía b La poesía tiene la obligación de rescatar el lenguaje de manos de los políticos que no hacen sino violentarlo vindica un poeta que viene de una tierra donde el hombre por primera vez se puso de pie El yoruba orgulloso Maestro y discípulo, Ángel González y Luis García Montero, charlan en el hall del Hotel de la Reconquista de Oviedo. Lo demás es silencio, dijo Shakespeare. Y parece cierto entre estos muros cargados de historia, cargados de vida. Aparece como un gigante, como Morgan Freeman encanecido, como un òrò, esos seres de la cultura yoruba a la que él pertenece y que son entes que viven en los árboles, que emiten chispas por una gran cabeza llena de ascuas encendidas. En la cabeza de Wole Soyinka no hay ascuas, sino un pelo blanco y rizado, abundante y proverbial que se antoja el de un gran patriarca, un sabio entre su gente dispuesto a mostrar el camino, el mejor camino. Más que simpático se muestra como un hombre cortés, un tanto british (la otra mitad de su sangre cultural) en uno de los grandes nombres de la negritud. Acaba de llegar a Oviedo (y no es una frase hecha) con unas cuantas horas de avión a la espalda. Un tercio de mi vida lo paso en Norteamérica y Europa; otro tercio en Nigeria; y el tercio restante, en el avión y en los aeropuertos Hombre de mundo y de mundos, para despedirse no puede evitar darle una toba a la cultura occidental: El uso de las máscaras en el teatro yoruba es ancestral, seguramente la comedia de ll arte nos lo copió Se las sabe todas. mirada más global, más serena, con más perspectiva No es hora ya de preguntarle a Soyinka qué es la poesía (además de que poesía eres tú) sino más bien es momento de interrogarle para qué vale, si es o puede ser tan importante para la vida: En tiempos de estabilidad, de progreso y de felicidad, la poesía alimenta aún más la alegría de vivir, es una celebración de la vida. Por el contrario, en tiempos crueles como los que vivimos, en tiempos de violencia y de brutalidad, la poesía es un consuelo, una expresión de esperanza, un faro que ilumina lo que la Humanidad podría llegar a ser Y lo dice alguien que viene de una tierra donde el ser humano, el hombre, por primera vez se puso de pie. Con palabras como éstas, con palabras como las de Wole Soyinka tal vez vuelva a hacerlo. Ponerse de pie. MANUEL DE LA FUENTE OVIEDO. Un día sí y otro también. Cotidiana y tristemente parece que nos acostumbramos a ver su imagen desconsolada y exhausta sobre la playa del Gran Tarajal. O de Tarifa. Huyen de un infierno cotidiano y como diría Dylan están llamando a las puertas del cielo, a las puertas de Occidente. Pero ni siquiera alcanzan un purgatorio que no existe. Se quedan en el camino o en el vientre sucio de un kayuko. Leemos subsahariano y un mundo de espanto y de terror se nos viene a la mente. Escapan del hambre, de la miseria, del terror, de sátrapas sanguinarios, educados entre nosotros, curiosamente. Sin embargo, otros, otros subsaharianos llevan años denunciando esa situación, quizá clamando en varios desiertos, pero no dejan de alzar la voz y la palabra. Como Wole Soyinka, nigeriano, o subsahariano, si lo prefieren, y Nobel de Literatura. Soyinka participa en los actos del Día Mundial de la Poesía, promovidos por la Unesco y la Fundación Príncipe de Asturias en Oviedo. Todos sabemos- -explica- -que la inmigración está producida por la cantidad ingente de problemas sociales, políticos y económicos que se dan en muchos países de África. La gente preferiría ganarse la vida en su propia tierra, pero mientras esas situaciones no se corrijan harán todo lo que puedan por escapar. Mientras existan tales conflictos estos países rebosarán de gente descontenta y hambrienta capaz de todo Wole Soyinka, ayer en Oviedo los europeos, como su manera de entender las relaciones familiares, humanas y sociales, las distintas filosofías y cosmogonías conforme a las que viven, y la importancia para nosotros del ritmo y de la música Wole Soyinka pasó por las prisiones de su país, donde lejos de callar compuso parte de su obra. Parece obvio (aunque necesario) preguntarle sobre la poesía y el compromiso. La auténtica poesía- -asegura- -siempre es una deriva de la sociedad en la que nace, crece y se hace No obstante, a la épica del compromiso también se le une la lírica del conocimiento. El poeta también debe dedicarse a la exploración de los límites del lenguaje y llegar hasta los límites de lo que representa el idioma, un idioma impuro poblado de eufemismos como hablar de víctimas colaterales. La poe- EFE Patriarca de la cultura africana En primer plano de esta celebración está el homenaje a Leopold S. Senghor, el primer presidente de Senegal, poeta, ensayista y dramaturgo y uno de los más grandes intelectuales que ha dado África. Cincuenta años después ¿se puede considerar a Senghor el gran padre de la cultura africana, sigue vigente su teoría de la negritud? No se puede hablar de Senghor como el padre de la cultura africana, porque ésta existe desde hace miles de años. Pero sí es el gran patriarca de la cultura africana del siglo XX. Nadie duda de la relevancia de la cultura europea, por qué dudar de los valores de la negritud. Lo que Senghor y el resto de los apóstoles de la negritud hicieron fue mostrar que existían ciertos aspectos únicos que diferenciaban a los africanos de sía tiene la obligación de rescatar el lenguaje de manos de los políticos que no hacen sino violentarlo. El poeta también debe violar el lenguaje, en el sentido de raptarlo, de someterlo a un rapto, pero por supuesto a un rapto de amor Emociones humanas Afortunadamente, el Nobel no es de ésos que vienen únicamente a hablar de su libro. No tiene pelos (ni pereza) en la lengua para explayarse sobre las relaciones entre teatro y poesía: Coinciden en que ambos exploran el significado de las cosas, las emociones humanas, aunque lo hacen de maneras distintas o sobre los beneficios de poner cierta distancia entre el poeta y los grandes centros de producción de cultura: Londres, París, Nueva York: Estar lejos de ese frenesí te procura una