Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 21 3 2006 51 Sociedad La Comisión Europea, dispuesta a compensar a los productores afectados por la gripe aviar Decenas de investigadores del CSIC abren un frente judicial contra Educación y Ciencia Los científicos van a presentar una demanda contra el CSIC por fraude de ley en su contratación b Se trata de investigadores de prestigio internacional, contratados mediante el plan Ramón y Cajal a los que se vinculó al CSIC por un contrato de prácticas JORGE SÁINZ MADRID. Decenas de investigadores que desempeñan su labor profesional en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) han anunciado a ABC que van a presentar en los próximos días sendas demandas contra el propio CSIC, por fraude de ley en nuestra contratación, y contra el secretario general de Investigación y Universidades, Salvador Ordóñez, por no velar por el cumplimiento de la normativa laboral Se trata de científicos de primera línea internacional que forman parte del programa Ramón y Cajal un plan puesto en marcha en 2001 que, tras la presentación y evaluación de un proyecto, ofrecía contratos de cinco años de duración costeados por el Estado con el objetivo de reactivar la carrera española en I+ D. Tras analizar las características del trabajo, cada investigador iba siendo desviado a diferentes centros e instituciones. Los científicos del Ramón y Cajal se concentran todos los miércoles ante la sede del CSIC para defender sus empleos y, de otro, su relación contractual, tal y como estipulaba la oferta pública de empleo, estaba sujeta a una vigilancia continua por parte de un comité nacional evaluador Aunque hay más de 2.400 científicos Ramón y Cajal sólo decenas de ellos toman parte en la batalla legal, ya que a la gran mayoría se les vinculó a sus respectivos centros a través de un contrato por obra y servicio. Expertos en derecho laboral consultados por ABC explicaron que, de quedar probado el fraude de ley, la consecuencia más normal sería que los contratos de estos investigadores pasaran automáticamente a ser indefinidos y la empresa, en este caso el Consejo de Investigaciones Científicas, se vería obligada a elegir entre readmitirlos o despedirlos En este último caso, se trataría de un despido improcedente con una indemnización económica equivalente a 45 días por año trabajado para cada científico. Además, señalaron estas mismas fuentes, el contrato en prácticas sólo se puede hacer durante los cuatro años inmediatamente posteriores a la obtención de una titulación superior y su duración no puede exceder los dos años Esta fórmula implica una serie de beneficios y exenciones económicas para las empresas que emplean a los jóvenes titulados que, de prosperar la demanda, deberían devolver SIGEFREDO No se estaban formando El despacho de abogados que está estudiando el asunto considera, tal y como argumentaron estas fuentes, que la figura inventada por la administración- -bautizada como Reincorporación de los doctores al Sistema de la Ciencia no respetó la legalidad en el caso de un grupo de científicos incorporados a la plantilla del CSIC mediante un contrato en prácticas, cuyo objetivo es la formación del trabajador Una formación sin sentido, argumentan los demandantes, ya que, de un lado, el bagaje laboral de este grupo de investigadores era más que extenso Inspección de trabajo Además de estas medidas, se procedería a una inspección de trabajo, y la única salida para el Ministerio, aseguraron, sería que esta inspección determinara que los contratos de estas personas estaban sujetos a temporalidad aunque la vía prácticas no fuera correcta. De hecho, esa falta de estabilidad es la que está detrás de la demanda y de otras protestas, mucho más amplias y que involucran a todo el colectivo, que se están preparando. Los científicos coinciden en que en las bases de la convocatoria Ramón y Cajal nunca se aseguró que los contratos fueran prorrogables por otros cinco años, ni que los puestos se convirtieran en indefinidos. Sin embargo, el texto sí pedía a los centros receptores que articulasen las medidas necesarias para incorporarles como científicos titulares fijos Por ejemplo, ya se sabe que 33 investigadores del CSIC y hasta 200 adscritos a otros organismos se pueden ir al paro este año. Y el problema, dicen, se va a repetir cíclicamente Tras varias reuniones fallidas con los actuales dirigentes del MEC, los científicos han decidido tomar medidas, y no sólo legales. Mañana miércoles, día en el que se conmemora el centenario de la concesión del Nobel a Ramón y Cajal, protestarán en el Senado. Además, el 31 de marzo tienen previsto manifestarse por las calles de Madrid.