Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 Nacional MARTES 21 3 2006 ABC Se suicida en un bar de Alicante después de disparar contra su ex pareja y un cliente El agresor, policía en excedencia, había quebrantado una orden de alejamiento b El agente, denunciado por malos Inquietante ritmo de agresiones D. M. ALICANTE. La de ayer es la última muestra de la preocupante escalada de casos de violencia de género en la provincia alicantina. Desde que comenzó el año se han multiplicado las agresiones, generalmente de varones, a sus compañeras sentimentales o- -más frecuente- -a sus ex parejas. Si bien no se suele llegar a extremos como el que vivieron ayer los clientes de La tostadita de Muchamiel, cada semana se suman nuevos casos de maltrato y el ritmo de detenciones se mantiene constante entre cinco y diez a la semana. tratos, entró en el bar armado con un revólver ilegal y tiró dos veces contra su ex compañera, que trabaja en el establecimiento D. M. ALICANTE. Un agente de 54 años, en excedencia voluntaria del Cuerpo Nacional de Policía desde hacía tres años, se suicidó ayer descerrajándose un tiro en la cabeza en un bar de la localidad alicantina de Muchamiel. Antes, había causado heridas de diversa consideración a su ex compañera sentimental, que trabaja como camarera en el citado local, y a un cliente del establecimiento que trató de detenerlo. El agresor entró en el bar La tostadita situado en la calle del Mar de la pequeña localidad alicantina, alrededor de las doce y media del mediodía, armado con un revólver del 38, y disparó dos veces contra la mujer, que resultó herida en un brazo. Uno de los clientes del establecimiento se levantó y comenzó un forcejeo con el agresor para tratar de arrebatarle el arma, en el transcurso del cual recibió un disparo accidental en la mandíbula. El policía retirado se encerró entonces en un pequeño cuarto del bar y se disparó en la cabeza, causándose la muerte. La subdelegada del Gobierno en Alicante, Etelvina Andreu, explicó que el revólver, cuya situación se investigó a partir del número de serie, había sido obtenido de forma ilegal por el agresor, dado que su arma reglamentaria le fue retirada al concedérsele la excedencia. Asimismo, desveló que el fallecido se encontraba en busca y captura desde el pasado 15 de marzo por quebrantar una orden de alejamiento previa, dictada a principios de enero como consecuencia de una denuncia de su ex compañera sentimental ante la Policía Local del municipio. só una herida de entrada en el submaxilar derecho y de salida en el pómulo izquierdo. Los médicos del hospital alicantino le intervinieron durante la tarde de ayer, reconstruyéndole la mandíbula, y ahora deberá permanecer unos días en la UCI. La mujer, natural de Cantabria y sin hijos en común con su agresor, con quien había mantenido una relación de tres años de duración, resultó herida en el antebrazo. Ella, de 46 años, fue trasladada también por una unidad del Samu al hospital de San Juan, aun- que con un diagnóstico menos grave que el del cliente herido. Como consecuencia del disparo recibido, esta mujer sufrió una fractura de radio, por lo que deberá ser operada en las próximas horas. Respecto a la investigación judicial, fuentes del Tribunal Superior de Justicia destacaron el hecho de que el agresor ya hubiera sido denunciado en otra ocasión por malos tratos, y que el de ayer era su segundo quebrantamiento de una orden de alejamiento por ese asunto. El cadáver del policía fallecido, en el suelo del establecimiento donde intentó matar a su ex mujer EFE Denuncias previas por malos tratos Las Fuerzas de Seguridad habían mantenido una infructuosa búsqueda del agresor en los municipios cercanos a la capital alicantina, incluido Muchamiel. Además de la quebrantada orden de alejamiento, sobre el policía en excedencia pesaba una denuncia por violencia de género de finales de 2004. La subdelegada del Gobierno destacó en una comparecencia junto a la alcaldesa de Muchamiel, Asunción Llorens, el arrojo y el valor del cliente que forcejeó con el agresor, y le deseó una pronta recuperación. La alcaldesa, por su parte, destacó la excepcionalidad del suceso en su municipio y, aunque lamentó la muerte del agresor, se felicitó por que su víctima se hubiera salvado. El providencial cliente, de 47 años, ingresó en el hospital de San Juan en estado grave vital El disparo le cau- Una mujer muere en un incendio provocado presuntamente por su marido, al que había denunciado I. R. T. VALENCIA. Una mujer de unos 40 años falleció ayer en Valencia en el incendio de su vivienda, ocurrido a primera hora de la mañana. En la casa, ubicada en el número 4 de la calle Vicente Peris, se encontraba un hombre que fue rescatado con vida, aunque está grave por el humo inhalado. Sufre también quemaduras leves. La hipótesis de que éste sea un nuevo caso de violencia doméstica con resultado de muerte cobra fuerza a medida que avanza la investigación, aunque las incógnitas sobre la identidad de la víctima, pendiente de que la autopsia las resuelva, impedían confirmar la relación que unía a las dos víctimas. Las llamas se declararon en el dormitorio principal, donde fue hallado el cadáver de la mujer, que ya- cía sobre la cama. Junto a la puerta principal se encontraba el varón, inconsciente. El humo inhalado le había impedido alcanzar la salida por su propio pie, y su cuerpo, tendido en el pasillo, dificultó la apertura de la puerta por parte de los vecinos, que fueron los primeros en socorrerle. Según fuentes del caso, todos los indicios apuntan a que el fuego fue provocado, por lo que la principal línea de investigación con la que trabaja la Policía es la del homicidio. No en vano, el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana confirmó ayer que los ocupantes habituales del inmueble en el que se desencadenó el fuego tenían antecedentes por violencia familiar Por este motivo, el Juzgado de Instrucción número 16, que ayer estaba de guardia, decidió abrir una investigación para intentar aclarar las circunstancias del suceso y si la víctima era la esposa del herido, quien se encuentra en estado grave en el hospital La Fe de Valencia. El cuerpo de la mujer quedó casi totalmente calcinado por las llamas. Los daños en las manos impidieron cotejar las huellas dactilares, por lo que su identificación quedó pendiente del resultado de la autopsia, que se conocerá hoy. Los vecinos, recuperados del susto por el incendio- -el humo intoxicó a uno de ellos, que también requirió hospitalización- -abundaron ayer en la hipótesis de los malos tratos. Los gritos, los golpes y las discusiones eran habituales en la vivienda, donde, al parecer, la pareja había reanudado recientemente una convivencia rota tiempo atrás. Según algunos vecinos, después de denunciar a su marido agresor, la mujer había estado viviendo cuatro meses en un centro de acogida para maltratadas, después de lo cual reanudaron la relación.