Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 20 3 2006 85 Deportes Valentino Rossi afronta el Mundial con la seguridad de que Pedrosa será, ya este año, un duro rival ASÍ JUGARON REAL MADRID Casillas: notable. Salgado: regular. Sergio Ramos: regular. Raúl Bravo: regular. Roberto Carlos: regular. Guti: regular. Cicinho: notable. Raúl: mal. Zidane: mal. Robinho: regular. Cassano: mal. Mejía: regular. Baptista: mal. Ronaldo: regular. El entrenador. López Caro: regular. Apostó por Guti como medio centro organizador, pero no le salió bien la jugada. Tapado por Edu, no tuvo campo de acción y el técnico no reaccionó con otra fórmula sobre la marcha que solucionara el desajuste táctico del equipo, partido en dos mitades. Lo mejor: la velocidad y versatilidad de Cicinho y algún detalle de Robinho. Lo peor: la falta de juego, de remate, de recursos... de casi todo. BETIS Contreras: bien. Varela: notable. Juanito: bien. Rivas: bien. Luis Fernández: regular. Rivera: bien. Arzu: notable. Joaquín: regular. Edu: notable. Xisco: Notable. Robert: regular. Miguel Ángel: regular. Dani: regular. Nano: regular. El entrenador. Serra Ferrer: notable. El equipo actuó con su sistema de siempre, pero jugó bien sus bazas. Clave los movimientos defensivos de Edu y el trabajo de los hombres de medio campo. Lo mejor: el juego de conjunto, la buena disposición táctica y la presión a la salidad del balón blanca. Lo peor: la escasa puntería ante el gol, a pesar de crear bastantes ocasiones, sobre todo su ariete Robert. acercarse al otro área cuando Cicinho entraba en acción y podía meter la quinta velocidad que tiene su cuerpo. Volvió a ser el mejor. Suyo fue un centro- chut que se estrelló en el poste (m. 23) y suyo fue el postrero remate final (m. 94) que Contreras atajó en una gran parada. Entre una y otra acción, una docena larga de entradas por su banda, diagonales, centros y remates que le hacen hoy por hoy tan indiscutible como Casillas. El resto es prescindible. Defendió el Madrid mal- -le remataron un noventa por ciento de los balones aéreos- no fue capaz de crear juego en el medio campo- -no dieron tres pases seguidos- -y, arriba, no vio puerta nadie se apellide como se apellido quien lo intente. Contreras, en la imagen atrapando el balón ante Raúl, fue un obstáculo que el Madrid no pudo saltar IGNACIO GIL El Real Madrid se afilia al cero Volvió a demostrar la más absoluta impotencia con un tercer empate consecutivo sin goles, ante un Betis ordenado al que sólo le faltó remate ENRIQUE ORTEGO MADRID. Tres partidos consecutivos sin marcar un gol (270 minutos más las propinas) es un balance lo suficientemente caótico como para patentar la impotencia de un equipo. Éste es el Real Madrid. La inoperancia más absoluta vestida de blanco. Y ayer casi puede dar por bueno el empate que arrancó en un Bernabéu cada vez más desengañado, porque el Betis fue mejor como colectivo y tuvo ocasiones para llevarse la victoria. Si no lo hizo fue porque sus delanteros no estuvieron finos y porque Casillas sí lo estuvo. Desalojado de cualquier lucha por un título y con el segundo puesto de la Liga como máximo objetivo, perdieron ayer López Caro y sus hombres otra buena oportunidad para reivindicarse. Se quejan amargamente técnico y jugadores de que en el club y fuera del club sólo se hable de revolución de fichajes, de bajas... pero ellos no hacen nada para evitarlo. Todo lo contrario. Cada puesta en escena es una invitación al borrón y cuenta nueva. Una vez más quisieron, pero no pudieron. Y esto es lo que no tiene solución de continuidad. Es un equipo absolutamente bloqueado, sin recursos, sin ninguna de las cualidades que se necesitan para ser alguien en el fútbol actual. No será porque en esta ocasión el técnico no arriesgara con un once netamente ofensivo, en el que Guti era el único medio centro con la responsabilidad expresa de la canalización del juego y en el que Beckham y Ronaldo no tuvie- REAL MADRID BETIS 0 0 Real Madrid (4- 1- 4- 1) Casillas: Salgado, Sergio Ramos, Raúl Bravo (Mejía, m. 50) Roberto Carlos; Guti; Cicinho, Raúl (Ronaldo, m. 53) Zidane, Robinho; y Cassano (Baptista, m. 69) Betis (4- 2- 3- 1) Contreras; Varela, Juanito, Rivas, Luis Fernández (Nano, m. 77) Rivera (Miguel Ángel, m. 70) Arzu; Joaquín (Dani, m. 84) Edu, Xisco; y Robert. Árbitro Pérez Lasa. Mostró tarjeta amarilla a Guti, Mejía, Varela y Nano. ron cabida porque estaban Cicinho y Cassano. ¡Vaya lujo! No pudo comenzar peor el Madrid. En la primera acción, Sergio Ramos y Casillas se hicieron un lío tremendo y Robert remató fuera... a puerta vacía. Los despistes defensivos se repitieron en los siguientes ataques verdiblancos y el Betis se hizo el dueño gracias a su sentido común. Astuto Serra Ferrer cuando mandó a Edu encima de Guti. Bien sabía el técnico que anulado Guti, el Madrid quedaba huérfano de fútbol. Y así fue. Raúl y Zidane no supieron interpretar que su compañero les necesitaba mucho más cerca para encontrar aliados con los que jugar el balón y el resultado fue que el Madrid quedaba roto en dos mitades mucho antes de lo que nos tiene acostumbrados: cinco atrás y cinco adelante con una zona en medio en la que los verdes se movían a su antojo. Llegaban los béticos al borde del área madridista como si se pasearan por los pasillos de su casa, pero allí no encontraban salida. El Madrid sólo era capaz de sacudirse la presión y ¿Quién va arriba y quién va abajo? Ajustándonos al encuentro de ayer las posiciones de los equipos en la tabla se antojaban totalmente engañosas. Mejor el Betis. Con las ideas más claras. Con empaque de conjunto solidario, tácticamente muy colocado y sólo con esa ausencia de gol que le tiene donde le tiene. Es hablar por hablar, pero posiblemente si ayer hubiera estado Oliveira, el resultado hubiera sido otro. En el Madrid no se puede ni hacer ese silogismo utópico. Porque jugaron todos los que son- -Raúl, Cassano, Baptista, Ronaldo, Robinho- -y ni así fueron capaces de marcar un mísero gol. Verlo para creerlo.