Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 20 3 2006 Cultura 57 El Círculo de Bellas Artes estrena editorial y una renovada Minerva b El objetivo de estas iniciativas es convertirse en un recordatorio de las actividades de la institución para que no se queden en la condición de efímeras afirma Hernández- León S. G. MADRID. Se acaba de presentar en Madrid la Colección Editorial, impulsada por el Círculo de Bellas Artes, así como una renovada revista Minerva Más que una presentación es un rendir cuentas quiso matizar el presidente de la institución, Juan Miguel Hernández- León, que estuvo acompañado en el acto por el director, Juan Barja, el poeta Antonio Gamoneda y el rector de la Universidad Autónoma, Ángel Gabilondo. La creación de esta editorial fue uno de los compromisos adquiridos por Juan Barja cuando se hizo cargo de la dirección hace casi dos años. La Colección Editorial, además de lanzar la nueva revista y un boletín mensual, trasladará a letra impresa, en formato de pequeños libros, algunas de las conferencias y debates de mayor interés celebrados en el Círculo; mientras que la revista Minerva que pasa a tener una periodicidad cuatrimestral y casi cien páginas, tendrá como fin dar a conocer y consolidar la parte más fundamental de todos los acontecimientos. Al margen de que quede constancia en los archivos sonoros, también serán accesibles para el público en general De carácter gratuito para los socios del Círculo, y a la venta en librerías por 15 euros, el primer número de Minerva recupera los actos más representativos realizados en los últimos meses e incluye el dosier Buscando imágenes en Europa en el que colaboran, entre otros, Massimo Cacciari, Gianni Vattimo o Peter Gowan; un recorrido por la Historia de la fotografía española con textos de Publio López Mondéjar, Alberto Anaut, Julio Llamazares o Soledad Puértolas; un dosier sobre Pier Paolo Pasolini; una conversación con el compositor Luis de Pablo; o un texto que recoge la última visita de Baudrillard a Madrid. En cuanto a los libros, Colección Editorial comienza su andadura con cinco títulos: Palabra y materia que incluye la última lectura poética de José Ángel Valente en el Círculo (1999) y que va acompañada por un CD; Arte digital y videoarte que recoge el análisis de cuatro expertos, entre ellos, Donald Kuspit; El realismo y la novela providencial un recorrido por la literatura occidental realizado por Frederic Jameson; Heidegger y el comenzar de Safranski; y Hacia la paz perpetua o hacia el terrorismo perpetuo reflexión filosófica de Félix Duque. Un visitante admira varios retratos de Mozart en la Albertina de Viena EPA La Albertina viaja a la Ilustración para acercar el genio de Mozart al presente La galería vienesa acoge una gran exposición sobre el compositor exhibición, con un presupuesto de 5 millones de euros, se han reunido 1.200 piezas cedidas por decenas de museos y particulares de todo el mundo ANTONIO SÁNCHEZ CORRESPONSAL VIENA. Partituras originales, monitores de alta definición, manuales científicos, modelos anatómicos del oído, vestidos de alta costura, lecciones de masonería y hasta un globo aerostático. De todo hay en la exposición sobre Wolfgang Amadeus Mozart que la Galería Albertina de Viena inauguró el viernes. Una muestra que la capital austriaca lleva preparando desde hace dos años para celebrar el Año Mozart, que conmemora el 250 aniversario del nacimiento del genial músico. Mozart. Experimento de la Ilustración presenta la vida y obra del compositor engarzada en el tiempo y el lugar que le tocó vivir. Y es que si el siglo XVIII, y los siguientes, puede que no hubieran sido igual sin su música, cabe pensar que Mozart habría sido otro sin la Ilustración. Por eso, la Albertina insiste en trasladarnos a la Viena de 1780, cuando el Antiguo Régimen agoniza, la burguesía empieza a levantar cabeza, la aristocracia más rancia comparte salones con los masones y los nuevos ideales de tolerancia conviven con el absolutismo más autoritario. La exposición recibe al visitante por cielo y tierra con dos llamativos montab Para la jes: arriba, un enorme globo que homenajea al de los Montgolfier y a todo el simbolismo de progreso y elevación del espíritu que tuvo conquistar los cielos. A los pies, una alfombra con tonos kitsch que ya acompañará durante toda la visita y que reivindica el estilo Rococó de la época como una explosión de ideas plena de rebeldía y espontaneidad. La sala principal de la exposición nos permite pasear por esta Europa contradictoria y convulsa, gracias a la presentación de decenas de documentos científicos y obras de arte y de varios montajes audiovisuales y de realidad virtual que ayudan a conectar el tiempo que vivió Mozart con nuestra época. Composiciones manuscritas por Mozart, cartas personales que muestran sus penurias económicas, retratos de su infancia y hasta la factura de su sepelio nos guían en un paseo desde su nacimiento en Salzburgo en 1756, su naturaleza de niño prodigio, sus viajes de aprendizaje y sus años en Viena, cuando la creatividad de su genio se desató totalmente. Objetos que nos acercan al Mozart pasional y galante, estupendo bailarín y amante de la fiesta, pero también al compositor que calculaba sus movimientos para sobrevivir en la complicada vida de la corte imperial. Alta costura Aparte de la sala principal, el recorrido por la muestra nos lleva a través de diversos montajes audiovisuales y pictóricos de conocidos artistas austriacos y alemanes. Uno está dedicado a la obsesión de Mozart por el juego. Otro reconstruye un jardín de época en que detenerse a escuchar a Mozart. En una sala se explican los secretos de la masonería y en otra diseños de Azzedine Alaia y de John Galliano (Dior) elevan el Rococó al mundo de la alta costura. Para la exhibición, con un presupuesto de cinco millones de euros, se han reunido objetos cedidos por decenas de museos y particulares de todo el mundo hasta conformar una abrumadora colección de hasta 1.200 piezas. Es quizás por esa aglomeración o por la variedad de técnicas empleadas por lo que la muestra aparece un poco confusa. O bien esa confusión es parte de la época a la que nos traslada. Eso sí, no se puede decir que en la muestra no haya contenidos y enfoques para todos los gustos y seguro que no dejará indiferente a nadie. Hasta el 20 de septiembre hay tiempo para visitar una exposición que es parada obligada en una visita a Viena en un año en que la ciudad celebra con docenas de actos el cumpleaños del mayor genio de la música. En una sala se explican los secretos de la masonería y en otra diseños de Azzedine Alaia y de John Galliano (Dior) elevan el Rococó al mundo de la alta costura