Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 20 3 2006 Sociedad 49 Medio Ambiente El Pirineo se moviliza por la decisión francesa de introducir cinco osos pardo en la cordillera La vertiente gala y la española recelan ante el anuncio del Gobierno de París b Actualmente se calcula que en todo el Pirineo quedan entre catorce y dieciocho ejemplares, pero entre ellos no hay ninguna hembra autóctona ROBERTO PÉREZ ZARAGOZA. Que el oso es una especie en extinción en el Pirineo es evidente. Tanto, que la única solución posible por mantenerla es la introducción de ejemplares traídos de otros lugares. Pero esta alternativa va acompañada de la polémica. En los pueblos del Pirineo lo que hay, y mucho, es recelo ante la presencia de los osos. Fueron polémicas las introducciones de ejemplares que se hicieron años atrás y ahora lo es el anuncio del Gobierno galo. El Elíseo tiene previsto soltar en el Pirineo tres osos pardo en primavera y otros dos en otoño. Se trata de un macho y cuatro hembras. La medida no suena a nuevo. El año pasado la cuestión fue tratada por los gobiernos español y francés. En otoño, París anunció que introduciría nuevos ejemplares. Y ahora no hace más que confirmarlo, en número y fechas. Pero a ambos lados de la cordillera cunde el rechazo. Sobre todo, dicen en estos municipios, porque la suelta que se pretende no va acompañada de aspectos que consideran imprescindibles: que se tenga en cuenta la opinión de los habitantes de la zona; que se les escuche en sus sugerencias al respecto; y que se establezca un plan de control del efecto que pueda tener la presencia de osos en actividades como la agricultura o la ganadería, lo que a su vez ha de verse respaldado por un programa de compensaciones económicas. El resultado de una extinción acelerada La extinción del oso ha sido acelerada en el Pirineo. Hoy se calcula que sólo quedan entre 14 y 18 ejemplares, posiblemente una quincena según las últimas estimaciones de algunos técnicos. Pero no consta que ninguno de esos ejemplares sea una osa autóctona. La última, Canelle, cayó abatida por unos cazadores hace un par de años. El oso autóctono siguió, desde el siglo XX, un acelerado proceso de extinción en esta cordillera. Respecto a la introducción de osos de otros lugares, los más apropiados se consideran los de Eslovenia, por ser genéticamente los más próximos al oso ibérico, después de los núcleos que hay en Italia y en el sur de Suecia, cuya situación demográfica y de conservación no permite retirar ejemplares para programas experimentales. En el siglo XVIII, la población de osos en la Península Ibérica ya se reducía sólo a las cordilleras cantábrica y pirenaica. A principios del siglo XX, en el Pirineo quedaban unos doscientos osos; en 1970, la cifra se había reducido a una treintena. Canela, la única osa autóctona en edad fértil que sobrevivía en los Pirineos, y que murió por los disparos de un cazador en noviembre de 2004 Y al otro lado de la cordillera también hay quejas. Hace unos días, unas 350 personas llegadas de diversos puntos de la vertiente francesa de los Pirineos se manifestaron en Toulouse para protestar por la decisión del Gobierno galo. Había muchos pastores y ganaderos, acompañados de un rebaño de ovejas y perros pastores. Pero también había políticos. Entre ellos, el presidente del consejo general de Ariege- -el equivalente a las diputaciones provinciales en España- Augustin Bonrepaux. EPA Soltar osos traídos de otros lugares es la única solución para garantizar la permanencia de esta especie en el Pirineo los Valles y alcalde de Echo, Luis Gutiérrez, ha dejado clara en reiteradas ocasiones cuál es la postura de estos municipios: biodiversidad, sí; preservar la población de osos, también; pero, como condición prioritaria, garantizar que eso no entre en conflicto con el mantenimiento de las actividades económicas que sustentan un territorio en el que las personas también están en demográfico peligro de extinción Reclaman, en suma, que ninguna medida de este tipo se tome sin tenerles a ellos en cuenta y, mucho menos, de forma unilateral por un gobierno. Los osos no saben de fronteras, así que- -subrayan- -que se suelten a uno u otro lado del Pirineo poco importa. De ahí que reclamen un consenso a varias bandas, entre ellas la concurrencia y el pacto entre los Ejecutivos de París y Madrid. Los antecedentes En 1996 y 1997, el Gobierno francés soltó en el Pirineo dos hembras y un macho de osos eslovenos. Aquello ya generó contestación, por ejemplo, en el español Valle de Arán. En el lado aragonés, el presidente del Consorcio para el Desarrollo de ACTUALIDAD NATURAL MÓNICA FERNÁNDEZ- ACEYTUNO Carta a la ministra No lo dicen sólo los municipios pirenaicos, también los gobiernos regionales. El Ejecutivo aragonés ha enviadouna carta a la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, en la que le expresa el rechazo a la forma en que Francia ha anunciado la introducción de nuevos ejemplares y hace suyos los mismos planteamientos que defienden los habitantes del Pirineo al respecto. El consejero de Medio Ambiente del Gobierno de Navarra, José Andrés Burguete, también se ha declarado contrario a las pretensiones francesas y, al igual que el Ejecutivo aragonés, insiste en que la suelta de nuevos ejemplares ha de realizarse desde el consenso EL INVISIBLE PRESTIGE A gripe aviar o aviaria, tiene cosas que me recuerdan al Prestige Me acuerdo de los primeros días del Prestige el alivio al ver que el barco se alejaba, y todo lo que vino después y que casi nadie esperaba, aunque el barco estuviera allí mismo y pudiera deducirse fácilmente que el crudo acabaría llegando sin remedio. Está claro que la gripe aviaria no ha llegado a nuestros laboratorios, pero como bióloga me resulta L imposible creer, siquiera imaginar, que no haya en este momento ninguna ave silvestre infectada en nuestras tierras, junto a la orilla del mar o de un río, tal vez en alguna laguna, escondida entre los florecidos ácoros bastardos. Empero la sensación que tengo no es científica, una suerte de falso alivio que percibo como entonces en el aire, mientras diviso el enorme plástico negro que protege de la lluvia el abono de gallina que los campesinos se disponen a echar por sus tierras los próximos fines de semana, entre toda la familia, para enriquecer el suelo antes de sembrar los maizales. Como a los marineros en los primeros días del Prestige todavía nadie se ha preocupado de darles al menos guantes y mascarillas. Intervención gubernamental Y este pacto ya se ha producido. Según confirmó el secretario general de Territorio y Biodiversidad del Ministerio de Medio Ambiente, Antonio Serrano, el Gobierno ha intervenido en esta decisión. En su opinión, no hay desacuerdos con las comunidades autónomas afectadas- -Aragón, Navarra y Cataluña- -y espera firmar convenios de colaboración con éstas para el programa de seguimiento y de prevención de efectos de este proyecto. Así las cosas, el próximo 15 de abril es la fecha para empezar a intentar las primeras capturas en Eslovenia. Y de ahí, rumbo al Pirineo.