Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 Sociedad LUNES 20 3 2006 ABC Medio Ambiente Más de 180 países intentan fijar una hoja de ruta para frenar la pérdida de biodiversidad en 2010 La Cumbre de la ONU sobre Diversidad Biológica se celebra desde hoy en Brasil b Uno de los asuntos más relevantes se centra en el acceso a los recursos genéticos y la creación de un régimen de participación en los beneficios A. ACOSTA MADRID. Detener la pérdida de diversidad biológica del planeta para el año 2010. Este es el principal objetivo de la octava reunión de la Conferencia de las Partes del Convenio de Naciones Unidas sobre Biodiversidad, que desde hoy y hasta el próximo 31 de marzo tiene lugar en Curitiba (Brasil) Una cita en la que está en juego el futuro de la riqueza natural del planeta. Y el futuro a muy corto plazo, porque la cuenta atrás para 2010 corre imparable. La Humanidad está en un momento definitivo. Nunca antes en la historia de nuestro planeta hemos visto tal ritmo de pérdida de biodiversidad. Estamos en el camino de la mayor extinción desde que los dinosaurios desaparecieran millones de años atrás. La naturaleza nos está hablando, y nosotros debemos escuchar y actuar ahora asegura Ahmed Djoghlaf, secretario ejecutivo para la Convención de Diversidad Biológica. Con este objetivo, se reúnen en Curitiba, una de las ciudades más respetuosas con el medio ambiente del mundo, más de tres mil delegados y cien ministros de más de 180 países. Se trata de consensuar una hoja de ruta de los compromisos que salieron de la Cumbre de Río de 1992 y la Cumbre de Desarrollo Sostenible que tuvo lugar en Johanesburgo diez años después. Pero primero hay que conocer el estado actual de la biodiversidad. Para ello, Djoughlaf presentará la segunda edición del informe sobre perspectiva mundial en relación con la diversidad biológica- -la primera data de 1991- -que, previsiblemente, tendrá más farolillos rojos que la anterior. Un simple árbol domina el paisaje de lo que antes era un frondoso bosque en el estado brasileño de Mato Grosso tes de plantas, animales o microorganismos) por parte de grandes multinacionales farmacéuticas, cosméticas o químicas, normalmente en países en vías de desarrollo, conduce a veces a la paradoja de que las comunidades indígenas, que ya tenían los conocimientos sobre estas sustancias, tengan que pagar a las multinacionales por utilizarlos, porque éstas ya los han patentado. Por eso, España defenderá en Curitiba que los pueblos indígenas participen en las negociaciones para llegar a este régimen internacional. Asimismo, las medidas necesarias para asegurar la diversidad biológica REUTERS España defenderá que los pueblos indígenas participen en las negociaciones sobre los recursos genéticos de las islas, tema que cobra especial relevancia para España, también serán objeto de negociación, así como el estado de los recursos marinos y costeros. Todos estos asuntos se tratarán también en su relación con el cambio climático y los efectos de la desertización. Y es que el calentamiento global del planeta está conduciendo a un avance de los desiertos. Un asunto, este último, que adquiere protagonismo toda vez que 2006 ha sido declarado por Naciones Unidas Año Internacional por los Desiertos y la Desertificación. Y al mismo tiempo, las tierras áridas- -incluyendo pastizales y regiones secas- de las que depende una de cada seis personas para sobrevivir, se están degradando. Estas personas son las más pobres entre los pobres, por lo que un acuerdo para frenar la pérdida de biodiversidad será no sólo un paso en la dirección ambiental correcta, sino una cuestión humanitaria. Recursos genéticos Además de este acuerdo para frenar de manera significativa la pérdida de biodiversidad para dentro de cuatro años, una de las cuestiones más relevantes se centra en el acceso a los recursos genéticos y la creación de un régimen de participación en los beneficios. Se trata de crear un régimen vinculante para regular la explotación de estos recursos y tratar de garantizar una distribución más justa de los beneficios. Y es que, tal y como explicó Miguel Aymerich, subdirector general de Vida Silvestre del Ministerio de Medio Ambiente, que forma parte de la delegación española que participa en esta cumbre, la búsqueda incesante de nuevos componentes naturales (proceden- La naturaleza, una cuestión sagrada El Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma) ha lanzado una iniciativa internacional, que presentará oficialmente en la cita de Curitiba, para conservar los lugares sagrados y ancestrales, con la creencia de que la importancia cultural de estos sitios puede ser la llave para salvar la menguante diversidad del planeta. Un grupo de expertos ha elegido algunos de estos sitios como ecosistemas piloto de importancia global, como un lugar del desierto Chihuahuan en México, donde se dice que nació el sol, o unas cuevas en los bosques Kakamega de Kenia, veneradas por los pueblos Taita y Luhya. Otro sitio es el de un grupo de islas en Guinea Bissau cuyas playas y manglares se utilizan exclusivamente para rituales. El director ejecutivo del Pnuma, Klaus Töpfer, explica que conservando estos sitios sagrados y su riqueza biológica se puede jugar un papel importante para lograr la meta de detener la pérdida de biodiversidad en el año 2010 Se trata, además, de reconocer los esfuerzos de conservación que los pueblos indígenas han hecho durante siglos en distintas partes del globo. Un esfuerzo que ha llegado hasta nuestros días en forma de verdaderos paraísos naturales. Machu Picchu EPA