Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 20 3 2006 Nacional 21 mo día 4 a las 11 de la noche, dos meses y medio después del primer ingreso, Alba, recién cumplidos los 5 años, volvió a Vall d Hebron, esta vez en estado gravísimo. Sufría un fuerte traumatismo en la cabeza y hematomas por todo el cuerpo. Avisados por el hospital, los Mossos detuvieron a la madre y al padrastro por intento de asesinato. Numerosos interrogantes A día de hoy, numerosos interrogantes esperan respuesta. La investigación judicial está en manos de un juzgado de Cerdañola, partido al que pertenece Montcada i Reixac, y el de Fraga. El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha abierto diligencias para estudiar la actuación de los juzgados que son de su competencia. El TSJC espera tener de nuevo en su mano la documentación enviada por el Juzgado de Instrucción 4 de Barcelona al de Fraga sobre los hechos de diciembre de 2005. Se trata de saber si el juez barcelonés actuó correctamente o si, según los términos del parte médico, hubiera tenido que abrir una investigación de urgencia. Las autocríticas por lo ocurrido a Alba han sido muy tímidas, al menos en público. La Dirección General de Atención a la Infancia y la Adolescencia, una de las instituciones en el punto de mira por este caso, se ha limitado a reconocer errores en la evaluación del riesgo que sufría la niña. Pero con seguridad, a partir de ahora nada será igual en la protección de menores en Cataluña. Rafael Ribó, Sín- dic de Greuges (Defensor del Pueblo catalán) acaba de anunciar la apertura de una investigación de oficio al entender que ha habido una vulneración de derechos La intención es conocer los puntos críticos del funcionamiento del sistema en este ámbito, cuya descoordinación viene denunciando esta intitución. Dos comisiones creadas el pasado verano a instancias del Síndic para revisar los protocolos de actuación Las peticiones de tutela de menores desamparados se han disparado en Cataluña. Los profesionales tienen miedo de que vuelva a producirse una situación similar Los inculpados Francisco Javier P. 32 años, compañero sentimental de la madre de Alba. Detenido el 4 de marzo por asesinato en grado de tentativa. Se le considera autor de la paliza que ese día recibió la pequeña y que él atribuyó a una caída de la cama. El juez ordenó su encarcelamiento el día 7, cuando ingresó en la Modelo. Francisco Javier P. había sido denunciado en dos ocasiones por malos tratos por su ex mujer, Montserrat A. con la que tiene una hija de 6 años. Ana María C. 26 años, madre de Alba. Detenida también tras el ingreso de su hija, la juez de guardia la dejó en libertad provisional con la misma acusación de asesinato en grado de tentativa. Su situación procesal cambió el pasado día 14. El Juzgado 7 de Cerdanyola, que investiga el último episodio de malos tratos a Alba, decretó el ingreso en prisión. A diferencia de lo ocurrido cuando Ana María C. declaró en Barcelona, en este caso el fiscal sí pidió el encarcelamiento de la joven. Qué motivó ese cambio de criterio en el Ministerio Fiscal, es algo que no ha trascendido. Ana María está en la Unidad Hospitalaria Psiquiátrica de la cárcel de Brians, en Sant Esteve Sesrovires. Le ha sido retirada la custodia de su hija, a la que no puede ver. Álvaro C. 46 años, padre de Alba. Después de que su mujer le acusara de las lesiones que la niña sufrió en diciembre de 2005, fue detenido por la Guardia Civil el pasado día 4. Tras prestar declaración en Fraga, quedó libre con cargos por los delitos de lesiones y contra la libertad sexual. en casos de malos tratos, tomarán a partir de ahora renovado impulso. La consejera de Interior, Montserrat Tura, ha asegurado que los Mossos d Esquadra intervendrán de manera urgente siempre que sean informados por un hospital de lesiones a un menor, pese a que el juez decida tramitar el caso por la vía ordinaria. La propia responsable de Bienestar y Familia, Anna Simó, ha anunciado una ley integral de infancia y adolescencia que recogerá la posibilidad de que la Administración, en caso de maltrato, pueda ordenar una resolución de desamparo sin orden judicial previa, para agilizar el proceso. Entre tanto, se han disparado las peticiones de tutela de menores desamparados por parte de los profesionales de los servicios sociales encargados de evaluar la situación de riesgo de estos niños. Según ha reconocido la consejera Simó, valoran con un exceso de celo los posibles casos de maltrato para que no vuelva a repetirse una situación como la de Alba. El caso de esta niña, aseguran los profesionales, es una pequeña muestra de un gran problema formado por muchas albas a las que nadie reclama. Alba recibe ahora todos los cuidados y los mimos. La compasión y el cariño le llegan desde cualquier punto en forma de peluches, muñecos, mensajes de ánimo y peticiones de adopción. Se salvará, aunque parecen seguras algunas secuelas neurológicas y psíquicas. Ella sigue ahí, aferrada a esa vida que debe darle su oportunidad.