Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 LUNES 20 3 2006 ABC Nacional PERE NAVARRO Director General de Tráfico Unos 6.000 conductores perderán cada año el carné cuando funcione el permiso por puntos Al máximo responsable de tráfico no le tiemblan el pulso ni las ideas. En seguridad vial está todo descubierto afirma rotundo. La receta pasa por controlar cinturón, alcohol, velocidad y a los multiinfractores. Ya ha logrado el carné por puntos. La siguiente batalla es el Código Penal TEXTO: CRUZ MORCILLO PABLO MUÑOZ FOTO: IGNACIO GIL ¿Es urgente reformar el Código Penal para los delitos de tráfico? -El ministro del Interior nos dio la instrucción de agotar la vía administrativa y sólo al final llegar a la penal para evitar eso tan de moda de si hay problemas endurezco la ley. Hemos pasado de leves a graves algunas infracciones aprovechando el permiso por puntos (cinturón, casco, móvil) hemos instalado radares y ahora toca cambiar el Código Penal para darle coherencia. La DGT ha trasladado a Justicia la sensación existente de que el Código tiene una redacción muy abstracta que dificulta la seguridad jurídica y una política preventiva. En la última modificación todos nos equivocamos al definir la temeridad como conducción con altas tasas de alcoholemia y velocidad desproporcionada. No se sabe qué quiere decir exactamente, genera inseguridad jurídica para el ciudadano y para los agentes. Pedimos concreción y a partir de ahí cogemos tres aspectos: alcohol, velocidad y conducir sin carné. ¿Está relacionada la propuesta con el carné por puntos? -Sí, en concreto para aquellos conductores que, una vez en vigor el nuevo sistema, pierdan el carné y sigan al volante antes de recuperarlo. Debe haber algo suficientemente disuasorio para que sea efectivo. Sobre el resto de casos no nos hemos pronunciado- -el que conduce un vehículo teniendo permiso para otro o el extranjero al que vencen los seis meses o a quien lleva con el carné caducado cuatro años- -porque hay que ir con cuidado en la casuística. ¿La respuesta penal actual, por tanto, es insuficiente? -Nos da la sensación de que el ámbito judicial no sigue el esfuerzo que se está haciendo en el ámbito político y administrativo en seguridad vial y lucha contra los accidentes de tráfico. Nos llega la impresión ciudadana de mucho daño y poca pena y algún caso de cierta impunidad. Se trata de dar a la violencia vial la importancia que tiene porque causa muertos injustificables. MUERTOS EN CARRETERA Nuestro gran objetivo es que haya mil muertos menos que en 2003, o lo que es lo mismo, menos de diez al día REFORMA DEL CÓDIGO PENAL La reforma del Código Penal debe buscar la proporcionalidad y un efecto preventivo y disuasorio CRÍTICAS El ámbito judicial no sigue el esfuerzo que se está haciendo en el ámbito político y administrativo en seguridad vial ¿Qué pasa con los conductores drogados? -Estamos trabajando a nivel europeo buscando detectores de droga fiables a través de la saliva. Se está rematando el test de las diversas técnicas, pero no podemos utilizarlo hasta que estemos convencidos de su alta fiabilidad porque no nos podemos permitir el lujo de que dé un falso positivo. ¿Cuál es la previsión temporal? -Yo creo que a lo largo de 2006 tendría que definirse cuál es el test más fiable para su extensión a toda Europa. -Pero llevamos muchos años esperando... -Es verdad, y además nos preocupa porque podemos encontrarnos con que poco a poco el alcohol se sustituya por pastillas con agua u otra droga cuando hablamos de noche y discoteca. -Volviendo al cambio legislativo, si sólo se agrava el peligro y no las consecuencias, ¿no podría darse cierta desproporción? -La consecuencia por supuesto que tendrá su consideración, pero buscamos en la reforma un efecto preventivo y disuasorio. Ahora bien, si se produce la consecuencia, es decir, el daño, entonces se pone en marcha el Código Penal y se buscará la proporcionalidad. Tenemos la impresión de que en el sistema judicial se ha frivolizado el tema de los accidentes de tráfico porque se ha reducido a las indemnizaciones, incluso con anuncios en prensa, y se ha ido transformando en un tema de responsabilidad civil, de dinero. ¿Qué opina de la propuesta de Múgica sobre los limitadores? -Nosotros lo hemos solicitado ante la CE y hay reticencias de Alemania. Lo que estamos haciendo en toda Europa es colocar radares y a partir de ahí la gente que no quiere problemas pide que se le instale un limitador, es decir, estamos creando la demanda y cuando hay demanda el fabricante poco a poco va instalándolos hasta que aparezcan de serie. En Europa el debate está más por bajar velocidades que por subirlas, básicamente por razones de consumo y contaminación. -Pero da la sensación de que en España se están instalando no en zonas realmente peligrosas sino en esos tramos en los que el pie se va. No se llenarán las prisiones porque endurezcamos el Código Penal Para el director general de la DGT los conductores tienen que saber a qué atenerse en cuanto a alcohol y velocidad permitidos. Y ahora no lo saben afirma rotundo. La figura que recoge el Código Penal de conducir bajo la influencia de bebidas alcohólicas nos lleva a que en cada provincia nos dice el fiscal que le enviemos las alcoholemias a partir de 0,8 gramos o de 1 o de 1,2, es decir, los criterios son distintos según el territorio. Hay jurisprudencia suficiente como para marcar un punto. No es igual un límite que otro. Nosotros hemos propuesto que sea delito conducir con el doble de alcohol del permitido. Puede ser menor o mayor, pero debemos fijar una tasa para dar seguridad jurídica y para explicárselo al ciudadano. Ocurre lo mismo con la velocidad, es abstracto. Se están enviando fotos de coches a 240 km y los fiscales nos las devuelven diciendo que no se aprecia peligro. Hemos de marcar un límite a partir del cual el exceso de velocidad sea un delito. Reitero, puede ser superar los límites en 60 km h u otra, pero debemos concretar por las mismas razones. Se nos ha argumentado que esto puede llenar las prisiones, pero no es verdad porque desde que se aprueba la reforma hasta que entra en vigor pasa un año, es decir, hay tiempo para explicarlo y luego habrá casos, pero mínimos. La velocidad es la gran asignatura pendiente de este país. Accidentes siempre habrá, lo que no debería haber son muertos y la diferencia se llama velocidad