Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
76 Deportes DOMINGO 19 3 2006 ABC RAÚL Capitán del Real Madrid y de la Selección española No es normal tener trece entrenadores en once años, lo que vale es la continuidad No existe una referencia con tanto conocimiento de causa para analizar el momento por el que atraviesa el club y, sobre todo, el equipo que él, pero como suele pasar en estos casos, sus silencios son casi más explicativos que sus palabras TEXTO ENRIQUE ORTEGO FOTO IGNACIO GIL MADRID. Ciudad Deportiva de Valdebebas. Fuera, en el exterior, el sol anuncia la primavera. Dentro, en el interior de la caseta blanca, manda la penumbra propia de un colectivo perdido que no encuentra el rumbo del triunfo. El capitán comparece a la cita, su primera entrevista desde que cayera lesionado en noviembre, en chándal, con el pelo revuelto y la tez morena de un par de días de asueto. No esperes que voy a entrar al trapo con la que está cayendo... Sonríe. En los últimos días ha recuperado la sensación de ser futbolista, pero también ha vuelto a estar en el ojo del huracán. Es que verme la cara tantos años seguidos es para que se cansen de mí El madridismo no se cansa y lo demuestra cada vez que se pone el siete y el brazalete. -Malos tiempos para ser del Real Madrid, amigo. -Pues sí, son tiempos complicados. Somos un club acostumbrado a ganar y a competir hasta las últimas consecuencias en todas las competiciones y son momentos de sufrimiento. -Y para colmo es el capitán que les manda, o que no les manda. -Aquí sufrimos todos, no creo que por ser el capitán se sufra más. Lo que ocurre es que yo llevo muchos años y todo lo del Real Madrid me afecta mucho. Y perder, perder me jode más. ¡Pero si no le dejo ganar ni a mi hijo! Yo no creo que los demás se acostumbren a perder. Desde luego, yo nunca. -A lo mejor usted, desde el privilegio del conocimiento interno, puede explicar al madridismo cómo se ha llegado a esta situación. -Está claro que algo ha fallado. Hemos fallado. La culpa es de todos. Los jugadores solemos decir que es nuestra, pero la verdad es que cuando se llega a una situación como ésta hay que apuntar en todas las direcciones, porque también cuando se gana todo el mundo piensa que ha ganado... -No me ha contestado. -En las tres últimas temporadas hemos tenido diferentes entrenadores, di- ferentes cambios en la dirección deportiva y el equipo, además, no ha dado el rendimiento colectivo esperado. Individualmente unos habrán estado mejor que otros, pero hemos sido muy irregulares en los partidos clave. Curiosamente, antes siempre llegábamos a esos partidos que había que ganar y ganábamos. Ahora es distinto, llegamos y perdemos y vamos a remolque. Desde el club se ha intentado poner remedios sobre la marcha. Después del primer año sin ganar la equivocación fue pensar que con cuatro recambios se podía arreglar la situación. Después del segundo se volvieron a fichar otros tantos... Me consta que el club ha hecho un gran esfuerzo, pero no ha salido bien porque el rendimiento del equipo ha continuado sin ser el esperado. Yo creo que ha llegado el momento de hacer un análisis más profundo y, si algún día me lo piden, lo hablaré con las gentes del club. Eso es algo interno, no para publicar. -La revolución está por llegar... -Esa es otra... ¿Qué vamos a cambiar ahora, diez o doce para el año que viene? ¿Y seguro que con eso vamos a ga- nar? Si fuera así, bienvenido, pero en los últimos años han llegado nueve y no ha sido así. Cambiar media plantilla no asegura el éxito. Lo que tenemos que hacer es un proyecto serio, con un entrenador con las ideas claras. Y, sobre todo, no tener prisas. La continuidad en el fútbol es vital. Con continuidad en el banquillo en el Real Madrid hemos ganado títulos, sobre todo con Del Bosque, dos Ligas y dos Champions Aunque, bueno, con Valdano, Capello y Heynckes también ganamos y no estuvieron mucho tiempo al frente del equipo, pero había una base. ¿Cuántos entrenadores ha tenido en sus once años en el equipo? -Trece. Valdano, Arsenio, Capello, El Mundial no influyó en mi decisión de no operarme ¿Que resuma los meses que he estado lesionado? La sensación más extraña fue la del momento de la lesión. Sabía que me había roto algo porque nunca había sentido nada igual. El peor momento lo pasé días después, cuando me fui a hacer la resonancia. Vi la cara de Alfonso del Corral y estaba desencajado. Tenía el ligamento cruzado anterior roto, el menisco externo roto, la cápsula rota. Me dijo tienes para 6 o 7 meses pero que había algo raro, que la rodilla estaba estable. Había dudas y decidimos esperar tres o cuatro semanas. No influyó que hubiera un Mundial, si la rodilla me hubiera bailado hubiera pasado por el quirófano. Comencé la preparación y cada día me sentía mejor. Lo peor fueron las tres semanas con muletas. Me pasaba el día recuperando. Mañana, tarde y noche. Los fisios tienen las horas apuntadas. En el gimnasio, en mi casa, en la piscina. Un buen día Pedro Chueca me viene con unas botas y un chándal y me dice que nos vamos a la nieve. Y me tuvo un par de horas subiendo y bajando por la nieve. Si aquí no te baila la rodilla, que no sabes donde pisas, es que la tienes estabilizada Y repetimos varios días. El 27 de diciembre me hicieron la segunda resonancia. Hubo cumbre médica y todos descartaron la operación. Los médicos que me han ido viendo no se lo explican bien. Además no tenían ninguna referencia de esa rodilla porque no me habían hecho ni una radiografía, pues nunca había tenido ningún problema. Luego comencé a correr, más tarde a golpear el balón y después a jugar... La verdad es que no he pasado por ningún momento de abatimiento porque cada día me sentía mejor. Y ahora las piernas que tengo no parecen mías. Las he potenciado tanto que ni yo mismo creo que sean mías