Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 19 3 2006 71 Productores de tomate exigen ayudas al Gobierno para paliar la crisis de su producto Críticas de CC. OO. al plan de remuneraciones de los directivos El sindicato CC. OO. se quedó prácticamente solo en las críticas lanzadas contra el consejo y el equipo directivo por el plan de remuneraciones e indemnizaciones sometido a la votación de la junta. El resto de los sindicatos obviaron este capítulo, aunque no perdieron la oportunidad de plantear sus habituales reivindicaciones. Sí se sumaron a esas críticas algunos accionistas individuales. Los 1.780 directivos del BBVA se repartirán este año, entre abril y mayo, un bonus extraordinario correspondiente al periodo 2003- 2005 de 105 millones de euros. Ayer, la junta aprobó un nuevo plan de retribuciones en acciones del BBVA a largo plazo, dirigido a los miembros del equipo directivo y basado en la rentabilidad total de los accionistas y, por tanto, en el comportamiento de la acción y del dividendo. Además, está referenciado a la rentabilidad que obtengan los accionistas de quince grandes bancos europeos, según Francisco González. Este plan prevé una partida de 125 millones de euros al año en acciones, que al precio actual correspondiente son 22 millones de títulos. El banco hizo públicas el pasado 10 de febrero todas estas cifras, así como los 122,5 millones de indemnizaciones que cobrarán los tres consejeros ejecutivos- -Francisco González, José Ignacio Goirigolzarri y José Maldonado- -en el caso de que la entidad los despida injustificadamente. Estos datos ya han sido publicados en dos ocasiones por la prensa española, a pesar de que el presidente de la CNMV, Manuel Conthe, aseguró que sólo el Financial Times se había atrevido a dar la noticia. Principales cifras del BBVA en 2005 Rentabilidad sobre recursos propios 40 35 30 25 20 15 10 5 0 Beneficio atribuido (Millones de euros) 4.000 3.500 3.000 Dividendo por acción (Euros) 3.806 0,6 37,0 %33,2 0,531 0,5 2.923 0,4 0,442 0,384 23,9 2.500 2.000 1.500 1.000 500 2.227 0,3 0,2 +31,3 +30,2 0,1 0,0 +15,1 +20,1 BBVA 2004 BBVA 2005 Media banca 2005 0 2003 2004 2005 2003 2004 2005 Infografía ABC (Último dato disponible) Por primera vez desde la fusión, el BBVA ha completado un ejercicio sin grandes sobresaltos, con la excepción de la frustrada aventura italiana. Francisco González, confiado, asegura que habrá otras oportunidades Por fin, un año tranquilo para FG FERNANDO CORTÉS BILBAO. Acostumbrado como pocos a transitar por el filo de la navaja, Francisco González (Chantada, Lugo, 1944) afrontó ayer la que probablemente haya sido su junta de accionistas más tranquila desde que a finales de 2001 asumiera la presidencia única del BBVA. Por primera vez en todo este periodo, el banco ha completado un ejercicio carente de grandes sobresaltos, con la excepción del culebrón vivido en Italia, donde su intento de hacerse con la BNL terminó en fracaso. Circunstancia esta última que, en cualquier caso, puede ser considerada propia de los riesgos habituales a los que se enfrentan las grandes corporaciones internacionales. Más allá de este episodio, el BBVA tuvo en 2005 un año de los que gustan a los clásicos de la banca. Es decir, aburrido. Atrás quedan las crisis que en un pasado no muy lejano colocaban a la entidad, de forma recurren- te, en el ojo del huracán y contribuían a que la reunión anual con los propietarios del banco se convirtiera en un trámite incómodo para González. La frustrada fusión con Unicredito, la crisis de las cuentas secretas, el tijeretazo aplicado al dividendo tras la brusca caída del beneficio en 2002 o el intento de asalto por parte de Sacyr Vallehermoso, elementos todos ellos que marcaron anteriores juntas de accionistas, forman parte ya del pasado y González, ayer, de lo que quería hablar era del futuro. Así lo hizo, aunque su discurso- -pausado y sin aspavientos- -no despertó demasiada emoción entre un auditorio un tanto tibio. Quizá porque FG acudió a algunos de sus tópicos ya conocidos: el BBVA se enfrenta a enormes desafíos, que se pueden convertir en grandes oportunidades si sabe aprovechar las circunstancias, y que el objetivo es ser el mejor entre los mejores. Poco desveló González sobre su estrategia de adquisiciones, capítulo en el que el banco asegura no sentirse presionado, pese a que su principal competidor, el Santander, a fuerza de talonario, ha marcado una distancia con el BBVA que a muchos se les antoja ya insalvable. Si los aplausos de los asistentes fueron tímidos, también lo fueron los reproches, centrados básicamente en dos aspectos: la remuneración de los gestores- -considerada excesiva- -y el fracaso en el intento de compra de la BNL. En este último punto se apreciaba incluso un cierto toque de melancolía, ante lo que pudo ser y no fue. El caso italiano- -comentaban en un corrillo tres accionistas de Bilbao- -es la prueba de lo que puede pasar cuando las operaciones las diseñan los contables, y no los estrategas; llega otro más atrevido y te quita la pieza