Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 Cultura DOMINGO 19 3 2006 ABC La exposición ha permitido descubrir diferencias y analogías entre Messina y Jan van Eyck El análisis de infrarrojos revela que Messina no pintaba sobre dibujos previos: se fiaba de su intuición taller de Colantonio, pintor de la corte de Nápoles y uno de los mejores copistas de los genios flamencos. Pero, sobre todo, admirando un tesoro que guardaba el rey aragonés Alfonso el Magnánimo en su palacio: los cuadros de Jan van Eyck adquiridos con el sueño de convertir a Nápoles en una capital artística del mundo. Los preparativos de la exposición Antonello da Messina. La obra completa que se prolongará hasta el próximo 25 de junio, han permitido descubrir diferencias y analogías entre ambos maestros, así como descartar- -mediante análisis a infrarrojos- -la atribución de algunos óleos al pintor de Messina. Según Mauro Lucco, el preciosismo es idéntico, pero Antonello crea una luz difusa y cálida sobre toda la tabla, mientras que la de los flamencos es de cristal El estudio al microscopio electrónico de La Virgen del Canciller de Van Eyck, ha permitido descubrir que la precisión de cada detalle es asombrosa. En cambio, en las obras de Antonello da Messina, el microscopio revela que los finísimos detalles son en realidad una ilusión óptica creada con mínimos toques de pincel, una impresión que compone el ojo humano. A su vez, el análisis de infrarrojos revela que Antonello no pintaba sobre dibujos previos, sino que se fiaba de su intuición. En cambio, han aparecido esquemas detallados bajo algunas obras que ahora se atribuyen al área catalana y provenzal. En realidad, Nápoles era un punto de gran contacto cultural, y ahora se sabe que Antonello no aprendió tan sólo de maestros flamencos, sino también de pintores provenzales y españoles que se asomaban al mismo Mare Nostrum Un hombre admira la Anunciación de Antonello da Messina AFP Roma celebra la muestra más completa jamás realizada de Antonello da Messina Reúne 36 de las 45 obras maestras que se conservan del pintor del alma Prado, National Gallery y museos sicilianos de Palermo y Cefalú han contribuido a esta gran exhibición en las Escuderías del Quirinal romano JUAN VICENTE BOO CORRESPONSAL ROMA. Al cabo de medio milenio, la exposición imposible de Antonello da Messina (1430- 1479) reúne en Roma treinta y seis de las cuarenta y cinco obras maestras de uno de los mayores genios del Quattrocento. Y saca a la luz muchos secretos del pintor del alma como se le conoce por la profundidad psicológica de algunos retratos que, más que ser contemplados, miran con b Metropolitan, Louvre, dulzura- -como la Anunciación bajo su velo azul- -o con desprecio- -como el Retrato de hombre -al visitante de las Escuderías del Quirinal. El siciliano flamenco fue un pintor muy activo, pero sólo se conservan en todo el mundo 45 obras, correspondientes a los diez últimos años de su vida, en Sicilia y en Venecia. El comisario de la exposición, Mauro Lucco, subrayó que por primera vez hemos reunido la casi totalidad en una exposicion imposible ya que los grandes museos se resisten a dejar salir piezas tan exclusivas y preciosas Han contribuido el Metropolitan y el Louvre, el Prado Cristo en la columna y Piedad la National Gallery, el Museo de Dresde y museos sici- lianos de Palermo y Cefalú. El primer saludo al visitante lo ofrece San Jerónimo en su estudio de la National Gallery de Londres, capaz de dejar sin aliento a quien intente descubrir los infinitos detalles y perspectivas en una tabla de sólo cuarenta y tres centímetros por treinta y cuatro. Es el detallismo flamenco llevado al límite, un desafío que cimentó la leyenda de un viaje a Brujas para conocer a Jan van Eyck, relatado con todo detalle por Giorgio Vasari pero que nunca tuvo lugar. En la realidad, Antonello di Antonio, que así se llamaba antes de lograr la fama para Messina, aprendió las técnicas flamencas trabajando frente a la bahía más bonita del Mediterráneo. Las aprendió en torno al año 1450 en el