Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
19 3 06 SIETE DE SIETE (Viene de la página anterior) tor a enfrentarse al reto de una revisión o una nueva visión de los personajes No deja de estar cargada de razones la argumentación de la Velasco, ya que con ciertas figuras históricas y con ciertos clásicos es inevitable parangonar unas y otras versiones. Sucedió lo mismo con la famosa interpretación de 1948 de Aurora Bautista y su Locura de Amor y la reciente interpretación de Pilar López de Ayala en Juana la Loca Sobre Santa Teresa hay más versiones que la canónica y excepcional de Cocha Velasco, como el montaje teatral del Retablo de Santa Teresa de Antonio Gala, en la encarnadura de la actriz Mari Paz Ballesteros. De momento, Paz Vega nos sorprendió a todos colgándose del brazo de Morgan Freeman en la recalcitrante fiesta de los Oscar. QUÉ BERRINCHE CON LOS OSCAR a gala de los Premios de las artes escénicas, los Max, estuvo tan aburrida y monocorde que uno llegó a echar de menos las reivindicaciones de otros años. Hamelin y Mar i Cel acapararon la mayoría de los galardones. Esperemos que en la próxima edición Concha Velasco consiga el merecidísimo premio porque con Filomena Marturano está demostrando que no sólo es una excelente actriz, la avala toda su larga carrera y buen hacer, sino que además la madurez ha aquilatado en ella el peso y la talla de una voz única, la personalidad y la encarnadura que da mezclar en sus personajes la sangre de la vida propia, como en su día sucediera con María Guerrero o María Fernanda Ladrón de Guevara. Después del berrinche que nos llevamos los optimistas con la nueva patada a la libertad de la Academia estadounidense la semana pasada, castigando la diferencia, ésta nos llevamos otro disgusto: la Procura di Roma ha vuelto a abrir e inmediatamente a volver a cerrar- -por falta de elementos- -el caso sobre el delito a Pasolini. ¡Esta nueva investigación ha sido archivada antes de empezar! Nos lo hacían llegar por correo electrónico los camaradas escritores Belén Gopegui y Jorge Riechmann. El pobre e intenso Pier Paolo Pasolini no sólo habrá sufrido persecuciones de homófobos, católicos y comunistas por ser homosexual, creyente y del partido de la hoz y el martillo, sino que no verá esclarecido su asesinato. Va a tener razón Santa Teresa, y el infierno tan temido van a ser los otros. Liza Minelli celebra el haber llegado hasta aquí. En su caso, no es mérito pequeño L ¿Cuál es mi cámara? Pasarela ROSA BELMONTE edi Slimane, el revolucionario diseñador de Dior, no sólo hace tallas para monísimos esqueletos (elegantes pero esqueletos) sino que él mismo es uno de la panda de los escuálidos. Dando ejemplo, algo que no podría hacer Gianfranco Ferré. ¿Y como consigue ese tipín? Pues, según The New Yorker lleva la abnegación a un nuevo nivel y sigue una dieta constante de comida para bebés. Lástima que El Potito sea un nombre que ya está pillado para cantaor. Viendo el buen resultado que le da el régimen, ya me he hecho con unos cuantos tarros. Zanahoria y arroz, pollo con arroz, verduras, multifrutas... Mmmm, qué poca variedad y qué desperdicio de cubertería de Villaroy Boch porque ahora sólo voy a usar las cucharas. Eso sí, nada de comer fuera. Para el niño pides sin pudor que te calienten el potito, pero si vas sin niño la cosa canta (te lo puedes llevar ya comido) Además, desde que me he enterado de que en los restaurantes hay cámaras ocultas trato de no ir. ¿Cuál es mi cámara? Bueno, hay cámaras, que sepa, en uno nuevo (y caro) de Madrid. Adoc. Por lo visto, para agilizar el servicio. A ver. El dos de la siete ya se ha zampado el buey de mar sobre sopa de coliflor y helado de coral. Y además se le ha perdido un dedo por las muelas. Si quisiera que me grabaran me presentaría a Gran Hermano o entraría a un cajero automático. Por lo menos que lo avisen y no me qui- H to los zapatos. (Aunque en realidad lo hago para que se vea la marca. Es lo que cree la gente y no lo voy a desmentir. Una vez se me enganchó el tacón en una invisible ranura, y al suelo que se tiraron los tíos como si se tratara de la espada artúrica. Es la única vez que he tenido hombres a mis pies. EL POTITO NO ES SÓLO NOMBRE DE CANTAOR hora entiendo cómo se tienen que sentir los famosos en los restaurantes. Observados. Una vez (me acuso) observé a Liza Minnelli en el hotel Plaza de Nueva York, en uno de esos suculentos de Pascua. Liza cumplió el domingo pasado 60 años (la misma edad que la Vespa) Liza sigue, y el 4 de abril sale el DVD del fantástico concierto para televisión dirigido por Bob Fosse en 1972, Liza with a z Sin embargo, el Plaza se va al garete (aunque quedarán Con la muerte en los talones Descalzos por el parque o Tal como éramos para recordarlo) Liza es como Sara Montiel. Una artistaza. Y también de esas señoras a las que a veces les da por casarse con tipos pintorescos que parecen marineros que A Liza y Sara se han casado con tipos que a saber lo que gastaban en peluquería. Lo mismo más que Camilla Parker. Porque vale, ella se gasta más de cuatro mil euros al mes