Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14- 15 D 7 LOS DOMINGOS DE TIRA Y AFLOJA Por César Oroz 7 D 7 Silencios elocuentes Política PILAR CERNUDA ecía Rajoy a principios de año que estaba dispuesto a tender puentes con CiU y con el PNV, era consciente de que sólo así podría llegar a Moncloa; si tenía difícil ganar a Zapatero- -explicaba entonces- -hacerlo por mayoría absoluta era tarea poco menos que imposible. Y no quería quedarse con el mal sabor de boca de ver cómo un triunfo se convertía en fracaso; que es lo que le pasó a Fraga en Galicia: a veces nos olvidamos de que ganó a pesar de sus ochenta y tantos años y a pesar de que era urgente la renovación. Estábamos en que Rajoy aseguraba que si ganaba quería estar en condiciones de gobernar con los nacionalistas moderados. Pues bien, nos acabamos de desayunar con la noticia de que se ha visto con Durán i Lleida y con Imaz. Lo de Durán pase, el dirigente nacionalista catalán siempre se ha llevado bien con el PP a pesar del rifirrafe que tuvo hace unos días con Zaplana. Pero lo de Imaz... la sorpresa ha sido mayúscula. Y el malestar en el PP vasco también. El comunicado es significativo, el encuentro ha producido dolor en las huestes de María San Gil y se percibe en él una especie de quiebra entre el PP vasco y la madrileña calle Génova. Llamo a María San Gil. No quiere decir ni una palabra contra Rajoy ni contra sus entrevistas. Ni una. Nada de nada. Le comento que hay silencios muy elocuentes y se ríe. Insisto: Si al menos Rajoy te lo hubiera comunicado antes y te explicara por qué necesitaba verse con Imaz, seguro que hasta tú podrías comprenderlo Nuevo silencio, nueva risa. Ay, las formas. Rajoy tenía que verse con Imaz, porque está obligado a pensar en el futuro. Pero no pasaba nada por echar una parrafada previa con María San Gil, que ha de- D mostrado sobradamente su lealtad al partido, a su presidente y a la estrategia que marca ese presidente. EL AVÍO DE MARAGALL N o más caña a Rajoy, bastante tiene con los desaguisados de algunos de sus acólitos. El pasado miércoles las tuvo tiesas con Zapatero y le metió un buen rejón al presidente, pero nadie habló de eso sino de Zaplana y los disfraces. Dislate total el del portavoz parlamentario. No por lo que supuso de machismo, que también, sino por lo que significó de escasa visión política. Cualquiera con dos dedos de frente tiene que saber qué fichas puede manejar el de enfrente cuando mueves la tuya. Y era de cajón que si mencionaba los trajes de Mozambique iba a (Pasa a la página siguiente) Rajoy, durante la última campaña electoral vasca, acude a un mitin en Llodio de San Gil TELEPRESS