Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 Madrid DOMINGO 19 3 2006 ABC Dentro de la oferta de ocio nocturno que ofrece la capital, la calle de Echegaray es una de las calles donde la proporción de bares por metro cuadrado es una de las mayores en toda España, ante el enfado de muchos vecinos La calle con más bares de España TEXTO: JOSÉ M. CAMARERO FOTOS: JULIÁN DE DOMINGO MADRID. Ya lo vaticinaba la popular canción sabinera: Sólo en Antón Martín hay más bares que en todo Noruega Porque la movida de Madrid continúa siendo efervescente, dinámica y repleta de sorpresas. Una de ellas- -muy cerca, precisamente, de Antón Martín- -es la vía urbana con más bares por metro cuadrado de España, y posiblemente de Europa, la calle de Echegaray: 325 metros de longitud en los que 35 establecimientos intentan hacerse hueco entre los portales. Un reducto al que diariamente se acercan turistas anglosajones bajo la llamada del alcohol, estudiantes Erasmus de todo el continente para poner la guinda a sus fiestas caseras y, eso sí, muchos madrileños con ganas de disfrutar de la buena música. Porque la calle de Echegaray, a pesar de no tener la iluminación de Gran Vía o las aceras del paseo de la Castellana, también es una de más transitadas de la capital, ante un atractivo aparentemente común entre los madrileños: las tapas, la diversión, las raciones, el esparcimiento... Cervezas y chatos ¿Que qué se bebe en la calle donde los bares importan mucho más que los portales, pues duplican su presencia? Cerveza y chatos. El líquido de oro para los más jóvenes; la tradición vinícola para los entraditos en edad. Pero todos tienen un lugar en estos bares afirma Juan Francisco Rivera, el propietario de El Tapeo No tenemos una clientela fija asegura este tabernero Puede venir una familia de provincias, algún estudiante de la Universidad y, eso sí, los guiris se dejan ver mucho por aquí recuerda. En efecto, esos a los que él llama guiris se han convertido en la clientela fija de los establecimientos en Echegaray. Durante el día, no suelen dejarse ver- disfrutan a tope durante la noche explica Juanjo Muñoz, un joven que vive en la cercana calle del León- pero cuando cae el sol, comienzan a inaugurar la actividad de estos bares. Venimos porque nos lo dijeron unos amigos y porque viene en la guía explica Tess Winslet, una joven británica que se encuentra en la capital para disfrutar de unos días de vacaciones. Las noches de los fines de semana, esta calle se encuentra tomada por los más jóvenes Carrera de San Jerónimo Núñez de Arce Plaza de Santa Ana Prado tas Infografía ABC León Huer Ventura de la Ve La Cr uz ga Príncipe El flamenco ha sido la música tradicional de Echegaray; ahora, se mezcla con los sonidos internacionales Echegaray Las copas han ido sustituyendo a los tradicionales chatos de vino Y es que, en casi todas las guías turísticas y de ocio de la capital el término Echegaray aparece asociado a diversión y bares. dos que se podían encontrar por Madrid. Ahora, otro tipo de pícaros llegan a bares como Cardamomo pionero en todo este tipo de locales; Los Gabrieles históricamente el más flamenco de la zona, un lugar donde Fosforito, Antonio Molina o El Habichuelo lo frecuentaban; o El Burladero otro referente flamenco de la zona. ¿Pero qué dicen de todo esto los vecinos de la zona? Pues, evidentemente, que están hartos de tener que aguantar noche tras noche ruidos por todos los lados y sin poder hacer nada explica María Teresa Pizarro. En realidad, en una calle tan angosta es difícil escapar del ruido. Dos realidades bien diferentes de la nueva movida madrileña. Flamenco internacionalizado ¿Y qué tipo de música se escucha en la calle con más bares de Madrid por metro cuadrado? Lo que ahora se denomina fusión de flamenco y notas internacionales. En el primer caso, ha sido la música típica y tópica de esta zona recuerda Miguel Ángel Santillana, propietario de otro bar en Echegaray. Típico, porque el tapeo de chatos ha estado presente durante muchos años en esta vía madrileña, antes denominada calle del Lobo, recorrida en los años de la posguerra por los pícaros más avispa-