Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 Madrid DOMINGO 19 3 2006 ABC La Policía investiga la aparición del cadáver de una mujer en una depuradora de Getafe M. J. Á. MADRID. Hasta que no le realicen la autopsia hoy no se podrán determinar con exactitud las causas de su muerte. Se trata del cadáver de una mujer, de unos 30 años de edad y aspecto español, que fue hallado sobre las 13.55 horas de ayer flotando en uno de los depósitos de la depuradora sur de Perales del Río, en el término municipal de Getafe, explicaron fuentes policiales. Al parecer, fue encontrada por varios empleados de las instalaciones cuando limpiaban de lodo el tanque. Ante el macabro hallazgo, avisaron de inmediato a la sala del 091 quien requirió, a su vez, la ayuda de los Bomberos de la Comunidad de Madrid para poder sacar el cuerpo sin vida de la víctima. Dos dotaciones se desplazaron hasta el lugar, situado en el kilómetro 6 de la M- 311, en la carretera que discurre entre Getafe y San Martín de la Vega, y en cinco minutos acabaron con la operación, indicaron en Emergencias 112. La víctima no llevaba mucho tiempo fallecida, a tenor del estado del cuerpo; lo que no se pudo establecer con certeza fue si tenía signos externos de violencia: golpes, heridas u otras lesiones, o bien pereció ahogada por un accidente u otras circunstancias en otro punto y acabo arrastrada por las aguas hasta la depuradora. Será la necropsia que se le realizará hoy la que lo aclare, aunque según los primeros indicios todo apunta a que podría tratarse de un homicidio; de confirmarse este extremo sería el número veinte en lo que va de año. MADRID UNA Y MEDIA EN EL TEMPLO JESÚS HIGUERAS ESTEBAN esús tenía la costumbre de subir al Templo de Jerusalén y habían sido muchas las ocasiones en que había visto en torno al Templo a los vendedores y cambistas, que hacían allí sus operaciones comerciales. Pero esta vez fue distinto, quiso dar una enseñanza muy plástica, volcando las mesas y expulsando a aquellos que utilizaban las cosas de Dios para su propio beneficio personal. Decía: Quitad todo esto de aquí, porque habéis convertido en un mercado la casa de mi Padre Creo que todos hoy debemos también pensar que esa casa del Padre, no era solamente el Templo de Jerusalén. De hecho, cuando a Jesús le preguntan qué señal da para poder hacer esas cosas, dijo: Destruid el Templo y lo construiré en tres días y se refería al Templo de su Cuerpo. Por tanto, cada uno de nosotros somos ese Templo de Dios, en el que tal vez se hayan metido muchos mercaderes y muchos intereses, sobre todo cuando hemos dado prioridad a las cosas de Dios sobre el Dios de las cosas. La Cuaresma es un tiempo especial para que observemos en nuestro interior con qué comerciamos, qué cosas estoy dispuesto a anteponer al amor de Dios y al amor a los demás, porque muchas veces el corazón del hombre es un lugar donde quedan las codicias, donde quedan albergadas las iras, las envidias, las perezas, las frivolidades y todo eso tiene que ser quitado de en medio. Sólo con un corazón limpio y vacío de afanes temporales que no nos conducen a nada, podremos encontrarnos con el Dios verdadero. La Cuaresma es un tiempo de desierto y ese desierto, tiene que ser también nuestro corazón, puesto que si el corazón está muy lleno de cosas de la tierra, aunque sean cosas buenas, nunca dejaremos un espacio suficiente para Dios. Por eso Jesús nos dice en esta semana a cada uno de nosotros: Quita de tu corazón todo aquello que pueda estorbar a una verdadera relación conmigo Aunque sean cosas buenas, no tiene ningún sentido que andes tan preocupado por las cosas temporales y tan desocupado de las cosas transcendentes y eternas. El Señor va a ir produciendo en nosotros una transformación y una purificación, que no significa despreciar a las personas ni hacerlas de menos, sino que significa quererlas desde Dios, considerarlas desde la perspectiva divina y entonces, cuando nuestro corazón esté sólo lleno de Dios, sabremos amar desde Dios a todos los demás. J