Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 DOMINGO 19 3 2006 ABC Nacional Los miembros del Gobierno posan con el presidente en las escalinatas del Palacio de la Moncloa, tras su toma de posesión en abril de 2004 ERNESTO AGUDO Dirigentes del PSOE opinan que Zapatero debe cambiar ministros para reactivar el Gobierno Moratinos y San Segundo son los más cuestionados internamente, por su gestión en Exteriores y Educación del Gobierno sólo considera, a petición del partido, la sustitución de Juan Fernando López Aguilar, para que dispute la presidencia de Canarias GONZALO LÓPEZ ALBA MADRID. La idea de que José Luis Rodríguez Zapatero debiera hacer una remodelación ministerial para reactivar el Gobierno ante la segunda mitad de la legislatura ha cobrado fuerza en las últimas fechas entre dirigentes del PSOE y altos cargos gubernamentales, según ha podido comprobar ABC en conversaciones con media docena de interlocutores. Estos señalan, con sorpresa, que algunos ministros muestran síntomas de agotamiento mental pese a llevar sólo dos años en el cargo. A juicio de esos interlocutores, los cambios estarían perfectamente justificados porque, una vez que se apruebe el nuevo Estatuto de Cataluña- -el referéndum está previsto para junio, a expensas de las diferencias en el cuatripartito -y cruzado el ecuador de la legislatura, se abriría un nuevo ciclo coincidiendo con el horizonte inmediato de las elecciones municipales y autonómicas de mayo de 2007. Quienes hacen este análisis apuntan que la remodelación debería producirse hacia el verano, tras el debate sobre el estado de la Nación, previsto para mayo, y el referéndum sobre el Estatuto de Cataluña. b El presidente Aunque la lista es larga y varía según el interlocutor, existe una amplia coincidencia en señalar como cambios más urgentes y necesarios los de los titulares de Educación y Asuntos Exteriores, dos áreas especialmente sensibles para los socialistas. Ministros políticos El caso de Educación preocupa especialmente porque las políticas en este ámbito constituyen una de las banderas tradicionales del PSOE, fueron uno de los ejes de la campaña de Zapatero y afectan singularmente al electorado más joven, que le dio su apoyo de forma mayoritaria en 2004. A pesar de la importancia de iniciativas como la ya aprobada reforma de la ley orgánica de Educación, la próxima de la ley orgánica de Universidades o el incremento de becas, estas medidas no están siendo rentabilizadas y la ministra María Jesús San Segundo sigue siendo prácticamente desconocida para la opinión pública. San Segundo fue elegida por Zapatero por la calidad de los estudios que le proporcionó cuando ejercía de líder de la oposición, pero su cualificación técnica no ha logrado trasladarla a la gestión política. De ahí que, quienes abogan por su sustitución, opinen que lo mejor sería nombrar un ministro político El caso de Miguel Ángel Moratinos presenta también perfiles específicos. La decisión de Zapatero de volcarse en esta legislatura en los asuntos domésticos requiere, a juicio de las fuentes consultadas, que esa cartera sea des- Déficit de comunicación y excedente monclovita La política de comunicación siempre está en el ojo del huracán y ahora no es la excepción. Si ya era cuestionada con Miguel Barroso, lo está siendo más con su sustituto en la Secretaría de Estado de Comunicación, Fernando Moraleda. Los principales reproches son que el Gobierno no es capaz de construir un discurso transversal que contenga el argumento para el conjunto de la acción del Gobierno, y que la presencia mediática de los ministros, sobre todo durante los fines de semana, es en muchos casos más escasa que la de los miembros de la ejecutiva del PSOE. También es objeto de crítica el sobredimensionamiento de Presidencia del Gobierno, desde cuyas estructuras paralelas se producen frecuentes interferencias con los ministerios. empeñada por alguien con un peso político propio que le permita por sí mismo cubrir el déficit de presencia exterior del presidente del Gobierno. Añaden que Moratinos se ha volcado en acentuar la presencia de España en zonas que no han sido tradicionalmente prioritarias, como África u Oriente, descuidando Europa en un momento en el que, con el laborista británico Tony Blair en retirada y la alemana Ángela Merkel emergiendo como referente conservador, la mayoría del socialismo continental mira al presidente español. A pesar de estas consideraciones, Zapatero no es ajeno por completo al sesgo imprimido por Moratinos, pues no era anecdótico su empeño en que el ministerio se llamara de Exteriores y Cooperación Aunque la cartera de Exteriores tiene muchos pretendientes, fuera y dentro del propio Gobierno, la única opción sólida que se maneja en círculos socialistas y gubernamentales es Javier Solana, en quien Zapatero ya pensó como alternativa a Moratinos para su primer Gabinete. Excesiva exposición de Zapatero La mala valoración de otros ministros, como las titulares de Vivienda, María Antonia Trujillo, o de Fomento, Magdalena Álvarez, preocupa mucho menos por ser áreas secundarias cuya acción depende también de otros ministerios, y por la fuerte impronta presidencialista que Zapatero imprime a la gestión del Gobierno.