Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 La Entrevista DOMINGO 19 3 2006 ABC ANGELA MERKEL Canciller de Alemania Patriotismo y solidaridad son las dos caras de una misma moneda La canciller federal ha superado con buena nota, según reflejan los sondeos de opinión, sus primeros pasos al frente de la gran coalición que gobierna Alemania... Quedan por delante las comprometidas reformas de la sanidad y del mercado laboral NIKOLAUS BLOME ROGER KÖPPEL BERLÍN. Angela Merkel habla sobre sus antiguas convicciones y su nueva forma de entender las cosas, sobre la libertad como idea directriz, sobre el patriotismo alemán y las limitaciones de la gran coalición... -Un ministro de su gabinete ha dicho que la mayor sorpresa que le ha deparado su cargo es comprobar lo poco que realmente puede poner en marcha la política. ¿Opina usted lo mismo? -No, pero sé que en esta era de la globalización hay mucha gente que piensa así. Porque muchos de nuestros objetivos entrañan un trabajo ingente. Además, todo el mundo espera que la política saque adelante muchas cosas en muy poco tiempo. Lo cierto es que hace falta mucho tesón para abordar cuestiones concretas en la práctica. -Un político socialdemócrata dijo en la campaña electoral que la experiencia que más le había impresionado en su mandato es la despreocupación con que en este país se despilfarra el dinero en gasto social -No comparto esa opinión; es una generalización. Gastamos 38.000 millones de euros anuales en cubrir las prestaciones del seguro básico, cerca del 15 por ciento del presupuesto general del Estado. Y de esa cifra, unos 10.000 millones largos revierten de nuevo en el mercado laboral. -Y mientras tanto falta dinero para inversiones de futuro... -En algunos ámbitos contamos con muy poco dinero como para hacer inversiones razonables. Por eso queremos que los fondos disponibles se utilicen de forma óptima, y eso supone, sobre todo, destinarlos a los ciudadanos, es decir, crear puestos de trabajo o incentivos para ponerse a trabajar. ¿La reflexión sobre este asunto es tabú para la coalición? -No. El SPD también reflexiona sobre temas como el salario combinado, el salario bajo y el salario mínimo. En la coalición estamos de acuerdo en que si establecemos nuevas reglamentaciones en el ámbito de los salarios bajos, al final tendremos como resultado un aumento y no un descenso del número de puestos de trabajo. -El mercado laboral necesita de re- BALANCE DE GOBIERNO En estos cien días hemos generado confianza dentro de la gran coalición y desarrollado un estilo propio en el trato con la población PENSIONES El Estado no debe sustituir a la familia, pero hoy en día la familia no siempre puede garantizar la solidaridad que la sociedad requiere REFORMA ECONÓMICA Nos proponemos destinar a investigación y desarrollo el 3 por ciento del Producto Interior Bruto, con más participación pública formas. ¿Por qué la coalición tiene miedo a afrontar este desafío? -Lo estamos abordando, y además con muchas medidas y estrategias diversas, y no con la pretensión de dar con una reforma que lo solucione todo por sí sola. Tenemos que abandonar la idea de que todas las soluciones tienen que surgir de una única estrategia. Resulta paradójico que tengamos cinco millones de parados pero nos falten ingenieros. Tenemos regiones con un 20 por ciento de paro y regiones casi con pleno empleo, y falta de trabajadores cualificados. En política, el éxito viene de la mano de multitud de medidas y estrategias integradas. Y eso implica también la reducción de la burocracia o el fomento de la investigación. -Alemania necesita crecimiento. ¿Cuándo piensa empezar con la política interior, ahora que han quedado atrás los glamourosos días de la política internacional? -Hay aspectos, como la cuestión iraquí, que nada tienen que ver con el glamour y no creo que el hecho de que la Unión cogestione de nuevo la política exterior redunde en perjuicio del país. Eso beneficia también a Ale- mania como foco de inversión, porque para incrementar el crecimiento necesitamos a los inversores extranjeros... ¿Qué hace el Gobierno federal por el crecimiento económico? -Nos proponemos destinar a investigación y desarrollo el 3 por ciento del Producto Interior Bruto, y hemos incrementado de manera visible la participación pública. En materia de pensiones hemos adoptado posiciones realistas, por ejemplo en lo tocante a la vida laboral activa. Consolidaremos el presupuesto y reduciremos de nuevo los gastos adicionales de los salarios. -Los pronósticos sobre pensiones dan por sentado un crecimiento del 2,5 por ciento anual. Pero eso no tiene el menor viso de realismo... -Se trata de cuotas de crecimiento nominales. Y, naturalmente, tiene razón, todavía tenemos que hacerlas realidad. Por eso, una vez concluida la primera etapa de nuestro trabajo a finales de marzo, dará comienzo la segunda etapa con la cumbre energética. ¿Cómo será esa segunda etapa? -Incluye la cumbre energética, junto con una ofensiva en el terreno de la innovación, una reforma de la sanidad y del seguro de invalidez, y todo lo concerniente al sector de salarios bajos. Queremos abordar estos temas dentro del año en curso. En estos primeros cien días hemos generado un clima de confianza dentro de la gran coalición y hemos desarrollado un estilo propio en el trato con la población. ¿Y el resultado es su política de avanzar poquito a poco? -Hacemos una política realista que restablece el equilibrio entre resultados y expectativas. Las demás opciones sólo acrecentarían la desconfianza de la gente respecto a la política. ¿No es el pacto de coalición un ejemplo de ese tipo de opciones? El documento está muy por debajo de las expectativas... Quien abandona con tanta rapidez posiciones que antes defendía enérgicamente no despierta mucha confianza... -El pacto de coalición establece la base de nuestro trabajo en común. Constituye un punto de partida que define tareas. Pero eso no altera el hecho de que yo considere adecuada y necesaria la flexibilización del mercado laboral. ¿No son los alemanes un pueblo de talante demasiado socialdemócrata como para adoptar un rumbo netamente liberal y conservador? -Este tipo de interpretaciones no les sirve de nada a los ciudadanos. Además, no tiene sentido culpar a los electores. Estamos sacando todo el partido posible a la situación y el país saldrá mucho más beneficiado que con la coalición rojiverde. El pacto de coalición brinda bastantes posibilidades que sabremos aprovechar al máximo. Además, no dejaremos de cotejarlas regularmente con la realidad. ¿Cómo puede aglutinar mayorías en una Alemania harta de estrategias reformistas? -Primero, evitando hablar de hartazgo de reformas y cosas por el estilo, pues con eso sólo se consigue que el ciudadano caiga de inmediato en la depresión, y con razón, y centrándome en cambio en los puntos fuertes de nuestro país, que siguen estando ahí a pesar de todos los problemas. En segundo lugar, cada cambio se evalúa demasiado a la ligera sin tomar como referencia sus repercusiones futuras, sino la actual situación de confusión. Eso es algo que podemos transformar. ¿No será que Alemania no tiene suficiente orgullo nacional para afrontar una política reformista? -En este momento estoy leyendo La