Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
100 Los sábados de ABC SÁBADO 18 3 2006 ABC PROPUESTAS Y LUGARES Bosques de ensueño jalonan algunos de los recorridos de esta estación En el cantón del Valais, en el valle de Saas y a los pies del pico más alto de Suiza, el Dom, Saas Fee es un verdadero capricho para los amantes de los deportes de invierno Una perla suiza en un glaciar Di TEXTO Y FOTOS: ALEJANDRO CARRA cen los suizos que Saas Fee es la perla de los Alpes. Y aunque en el país más montañoso de Europa no abundan los mares- -que sí el agua- -lo cierto es que esta localidad es realmente una delicia para visitar. En el cantón del Valais, en el valle de Saas y a los pies del pico más alto de Suiza, el Dom, Saas Fee es un verdadero capricho del esquí. Rodeado de cumbres de más de cuatro mil metros de altura, este resort de montaña está enclavado en un circo glaciar, sencillamente impresionante, por el que discurren cien kilómetros de pistas perfectas para disfrutar de una jornada inolvidable, y desde las que algunos afortunados aseguran haber visto en los días despejados las luces de la ciudad italiana de Milán. En total, la instalación cuenta con 35 pistas amplias y despejadas, idóneas para dejarse llevar sin mayores problemas y poner a prueba esos giros de carving imposibles en otras estrecheces La mayoría de los recorridos son de un nivel medio (13 azules y 14 rojos) y muy pocos presentan una dificultad que haga necesarias dosis de valor añadido. Pero no se confíe, que las pocas pistas negras existentes (5) no son ninguna tontería; no en vano, en ellas se han entrenado esquiadores de la talla de Alberto Tomba o el inigualable Pirmin Zurbriggen, una leyenda en la localidad. Cara norte La orientación dominante de la estación, con predominio de las pistas en cara norte, garantiza una excelente nieve que se mantiene en la zona alta incluso en verano. Tanto la garantiza, que durante la temporada estival permanecen abiertos veinte kilómetros en la zona de los glaciares. Ahora bien, recuerde que siempre que aseguramos el helado elemento la ecuación pasa por una mayor exposición al frío. Abríguese bien y solucionado; pero ¡hágalo! Que, cuando sopla, en los remontes le entra a uno la risa floja. A la hora de subir a las pistas, lo mejor es tomar desde Saas Fee el funicular subterráneo más alto del mundo, el Alpin Express, o el funicular has- ta Felskinn, a 3.000 metros. Desde aquí tenemos a nuestro alcance toda el área de Morenia, donde podemos iniciar un primer descenso para calentar las piernas antes de decidirnos a ganar altura hacia las zonas de glaciares de Allalin o Längfluh. Un inciso: si se decide a esquiar por la zona de Längfluh Spielbolden, durante el descenso hacia el valle hay un tramo que obligatoriamente transcurre por una pista negra, no muy larga, pero que con nieve dura puede desgastar nuestra moral casi más que las ya machacadas piernas. Lo mejor para empezar es la zona de Morenia, flanqueada por pistas azules muy largas y divertidas. Ya habrá tiempo para lanzarse a la conquista de las que salen del Allalin, a 3.500 metros de altura. Vistas que quitan el hipo Otro inciso: a lo mejor Saas Fee no es la estación más grande de Suiza, ni la más cool pero ninguna puede rivalizar con ella en lo espectacular de su restaurante giratorio a 3.500 metros: el más alto del mundo. Las vistas de la sobre- Puro vértigo. Un descenso trepidante con la nieve en su punto