Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
82 SÁBADO 18 3 2006 ABC Economía La CE tensa la cuerda con España al negarle la prórroga para explicar el decreto contra E. ON El Gobierno dice que responderá a Bruselas cuando la ley pase el jueves el trámite parlamentario b El Ejecutivo comunitario puede resignarse a esperar que Madrid le dé las explicaciones requeridas o, por el contrario, mandarle una carta de emplazamiento MARIBEL NÚÑEZ. CORRESPONSAL BRUSELAS. La Comisión Europea elevó ayer un grado más la tensión que mantiene con el Gobierno español a cuenta de la regulación del sector energético. El Ejecutivo de Bruselas comunicó el jueves a Madrid que no iba a darle la prórroga de nueve días que éste había pedido para explicarle los nuevos poderes de la Comisión Nacional de la Energía (CNE) La CE había dado previamente diez días de plazo a España, que expiraron ayer, para que le explicase el decreto ley aprobado el pasado 24 de febrero por el que se conferían poderes a la CNE para estudiar y, en su caso, vetar la opa de E. ON sobre Endesa. El departamento del comisario de Mercado Interior, el irlandés Charlie McCreevy, aseguró hace unos días que la nueva regulación española constituía un obstáculo a la libre circulación de capitales, lo que puede ser objeto de un procedimiento de infracción contra España. tras el habitual consejo de ministros. Fernández de la Vega añadió que hay que cumplir la norma comunitaria y hay que cumplir la norma española En todo caso, cabe recordar que la petición de información que ha hecho la Comisión Europea en relación con el decreto del 24 de febrero y los plazos que ha puesto no tienen base jurídica alguna al no formar parte de un procedimiento formal de infracción. Un Tratado, varias interpretaciones En este sentido, el ministro de Industria, José Montilla, ya advirtió a comienzos de semana en Bruselas que, si no había un acuerdo entre las partes, la última palabra la tendría el Tribunal de Justicia de la Unión Europea. Por el contrario, fuentes diplomáticas españolas aseguran que la intención del Gobierno español es no llegar al Tribunal de la UE y que el conflicto actual con la CE es sólo una diferente interpretación del Tratado de la Unión Europea en referencia a su artículo 30, en el que se habla de la seguridad pública como uno de los baluartes que deben defender los estados, en este caso en materia de seguridad en el abastecimiento energético. En relación con este aspecto, Montilla aseguró también hace unos días que son los estados los que deben garantizar el aprovisionamiento de energía y defender los intereses estratégicos nacionales, función que en España está atribuida a un regulador nacional, como en el resto de países europeso Así las cosas, la Comisión Europea, tras la negativa de España a explicarle las medidas aprobadas, puede optar por esperar a recibir éstas, lo que podría pasar el jueves, y analizarlas, o en- Asunto urgente según Bruselas Las razones que esgrimió ayer el portavoz de McCreevy para negarle la ampliación de plazo a España es que se trata de un asunto muy urgente y muy importante para la Comisión Europea, por lo que necesitamos una respuesta Detrás de esta urgencia, sin embargo, podría haber una maniobra del Ejecutivo de Bruselas para dar a entender que está actuando contra los gobiernos que están intentando proteger sus empresas energéticas frente al interés de grupos de otros países, tema que, por otro lado, centrará la cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno que se celebrará la próxima semana en Bruselas. El Gobierno español, por su parte, ya anunció ayer, a través de la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, que responderá a Bruselas una vez que el Congreso de los Diputados convalide el decreto ley, lo que en principio está previsto para el próximo jueves. Vamos a atender, por supuesto, el requerimiento de información de la CE, pero cuando nuestros propios procedimientos internos nos lo permitan, porque tenemos un trámite parlamentario pendiente de convalidación explicó la vicepresidenta en rueda de prensa Durao Barroso se entrevistó ayer con Vladimir Putin en Moscú AP Barroso pide a los Veinticinco medidas concretas para crear una política energética común M. N. BRUSELAS. El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, envió ayer una carta al canciller austriaco y presidente de turno de la Unión Europea, Wolfgang Schuessel, con copia a los otros venticuatro Jefes de Estado y de Gobierno, en la que les pide que adopten medidas concretas para crear una política energética común. Esta misiva se produce a tan sólo unos días de la celebración en Bruse- las de la Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la UE, prevista para los días 23 y 24. Sin embargo, la canciller alemana Angela Merkel se manifestó ayer en contra de esa política energética común. El objetivo de Barroso, tal y como se reflejaba en el Libro Verde de la Energía aprobado recientemente, es asegurar el aprovisionamiento de la UE y desarrollar las energías renovables. Para lograrlo, propone una polí- tica exterior común en materia energética que garantice el suministro en situaciones de crisis, tal y como ocurrió en enero, cuando Ucrania decidió bajar la presión de los gasoductos que conectan con la UE, lo que provocó problemas de aprovisionamiento en algunos países del Este. No obstante, estas buenas intenciones del mencionado Libro Verde así como de la carta de Barroso hay que tomarlas con cautela, ya que el debate político en Bruselas se centra estos días en el proteccionismo o patriotismo económico de algunos países, entre los que están Francia y España, y en cómo esto puede influir en la reducción de la libre circulación de capitales en la UE, uno de los pilares de la fundación de Europa, es decir, todo lo contrario de lo que le pide Barroso.