Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 18 3 2006 Sociedad 57 Religión El próximo 23 de abril, la apertura de la Puerta del Perdón del santuario cántabro de Santo Toribio de Liébana dará comienzo al Año Santo Lebaniego. Dos millones de fieles de todo el mundo venerarán el trozo más grande que se conserva de la cruz de Cristo Año de Júbilo en Liébana TEXTO Y FOTO: J. BASTANTE SANTO TORIBIO DE LIÉBANA. El padre franciscano Luis Domingo Gaya recibe con una sonrisa a los peregrinos en la puerta del santuario de Santo Toribio de Liébana, en pleno corazón de Cantabria. Desde hace dos años, cuando llegó de Valladolid para convertirse en responsable de la comunidad que custodia el trozo más grande que se conserva en el mundo de la cruz donde fue clavado Cristo, el religioso realiza esta función varias veces al día. La ceremonia es relativamente sencilla: los fieles llegan en silencio hasta la capilla donde reposa el Lignum Crucis, escuchan una breve referencia histórica de la presencia de la cruz en Liébana y de su significado y, tras una oración, pasan a besar el relicario. Toco todos los días, varias veces, la reliquia, pero no por ello deja de impresionarte. Es un pedazo de la cruz en la que murió Jesucristo revela Luis Domingo Gaya. Santo Toribio es uno de los cuatro lugares santos de la Cristiandad (los otros son Roma, Jerusalén y Santiago de Compostela) aquellos que cuentan con el privilegio de un Año Santo Jubilar, en el que se concede indulgencia plenaria a los peregrinos que acuden al lugar y cumplen con las prerrogativas de oración, confesión y conversión. El don del Jubileo fue concedido por Julio II en 1512, pero no fue hasta 1967 cuando Pablo VI otorgó la gracia de un año de Júbilo para el santuario. Con la Familia Real y Zapatero Los crucenos como así se llama a los peregrinos a Santo Toribio, acuden en masa siempre que la festividad del santo (16 de abril) cae en domingo. En esta ocasión, al coincidir con el Domingo de Resurrección, la apertura de la Puerta del Perdón tendrá lugar el 23 de abril, en una solemne ceremonia a la que asistirá una representación de la Familia Real, así como el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y una delegación vaticana. El Año Santo arrancará con la apertura de la Puerta del Perdón a manos del obispo de Santander, José Vilaplana. Cantabria 2006: Liébana, tierra de Júbilo es el lema de este año, en el que se pretende que entre millón y medio y dos millones de peregrinos acudan a venerar la reliquia de la cruz, en su vertiente estrictamente religiosa, o a disfrutar del entorno histórico, cultural, gastronómico y paisajístico de este enclave cántabro. Nuestra misión es la de acoger a todo el que llega, independientemente de su condición, y transmitirles el mensaje del santuario, que está basado en la cruz afirma el prior del monasterio. Queremos que vengan, vean y descubran, sin prejuicios, siendo fieles a la identidad, la tradición y la historia, pero sabiendo que el mensaje es muy plural. Este rincón del mundo ofrece una enorme carga de misterio, mensaje, naturaleza, presencia de Dios... que le otorga una gran riqueza agrega. La comunidad franciscana está compuesta por cinco religiosos que, además del cuidado del santuario y la acogida a sus visitantes, tienen bajo su responsabilidad la pastoral en los doce núcleos rurales del Valle de Liébana, donde viven más de 5.000 personas. Las numerosas obligaciones de los religiosos les han llevado a elaborar un breve vídeo sobre la historia y el mensaje de la cruz de Santo Toribio de Liébana que se proyectará en la plaza del monasterio, de modo que los franciscanos puedan dedicarse a la confesión, la Eucaristía y a mostrar el Lignum Crucis, La reliquia más grande de la cruz de Cristo El Lignum Crucis que se conserva en Santo Toribio de Liébana es el pedazo más grande de la cruz en la que murió Cristo que, según la tradición histórica, descubrió en Jerusalén Santa Elena, madre del emperador Constantino. En concreto, explica el prior de la abadía, el trozo corresponde al brazo izquierdo del crucero y tiene unas dimensiones de 63 por 29 centímetros. La historia de la reliquia relata que en el siglo V viajó de Tierra Santa a Astorga de la mano de Toribio, obispo de Astorga. En el siglo VIII, tras la invasión musulmana, los fieles leoneses trasladaron tanto el Lignum Crucis como los huesos del prelado (ya elevado a los altares) al monasterio de San Martín de Turieno, que con el tiempo cambió de denominación, llamándose de Santo Toribio de Liébana. Durante siglos, la reliquia estuvo custodiada por frailes benedictinos, pero tras la desamortización del siglo XIX el monasterio cayó en el abandono hasta que en 1961 se otorgó la custodia a los franciscanos. Desde entonces, son ellos quienes muestran a los peregrinos el relicario, del siglo XVII, que cuenta con una serie de sellos que hacen imposible el robo de la madera santa que pesa lo suyo: más de diez kilos. El prior de Santo Toribio, Luis Domingo Gaya, sostiene el lignum crucis Todos los días toco la reliquia, pero no por ello deja de impresionarte. Es un pedazo de la cruz en que murió Jesucristo afirma el prior una ceremonia que se repite cada quince minutos. En el interior del santuario, una exposición recuerda al personaje más famoso e indispensablemente unido a la zona y al santuario, el Beato de Liébana, autor en el año 776 de los famosos Comentarios al Apocalipsis que pos- teriormente fueron miniados y hoy son mundialmente conocidos como los Beatos de los que se conservan 24 en todo el mundo. Beato de Liébana fue una de las figuras más importantes del Cristianismo en el siglo VIII, siendo reconocido por el propio Carlomagno apunta el prior de Santo Toribio. Él fue el primero en hablar de la veneración del pueblo español por Santiago, y quien dio a conocer el Camino a Compostela añade. De hecho, uno de los objetivos de la Iglesia para este Año Santo es unificar el camino compostelano con los pasos de Beato de Liébana y Santo Toribio. Liébana y Compostela son los dos lugares santos de la Cristiandad que alberga España dice el prior.