Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 Madrid SÁBADO 18 3 2006 ABC SE DICE SE COMENTA HABLARON DE LA LLUVIA Como ocurre en los encuentros poco cómodos, Constantino Méndez y Alfredo Prada hablaron ayer, en el acto al que ambos asistieron en Getafe, del tiempo. Del mal tiempo. Fue a raíz de la convocatoria al macrobotellón de ayer. El delegado del Gobierno le dijo al consejero de Justicia e Interior que podría llover, por lo que la convocatoria tendría poco éxito. Por cierto, cuando el alcalde de Getafe llegó unos minutos tarde a la convocatoria, Aguirre bromeó: ¡Encima de que te traigo las Brigadas de Seguridad! MADRID AL DÍA PLANTE A ALICIA MORENO Los grupos municipales del PSOE e IU en Madrid abandonaron ayer la Comisión Permanente de Pleno de Las Artes al considerar que la concejal de este área del Gobierno local, Alicia Moreno, convierte este órgano en monólogos del Club de la Comedia El día anterior PSOE e IU abandonaron el pleno de la Asamblea por una interpretación del Reglamento distinta a la que les interesaba. ¿Es esta la forma de hacer oposición en los foros democráticos de debate? ¿O se trata sólo de buscar un titular fácil, una foto? LA RESACA IGNACIO RUIZ QUINTANO LA OPINIÓN DEL LECTOR Pueden dirigir sus cartas a esta sección: Correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Fax: 917 424 104. Correo electrónico: madrid abc. es El uso del hospital Severo Ochoa Como usuaria del Severo Ochoa me siento indignada al tener que soportar día a día cómo políticos de algunos partidos entran y salen repartiendo pegatinas, panfletos y haciéndose fotos para la prensa dentro de un Hospital convertido en circo político. Antes asistía a mis visitas con asombro e indignación, ahora lo hago con miedo de verme sorprendida en medio de algún acto de estos desalmados que se aprovechan de nuestra paciencia para vendernos gratuidades y despropósitos que intentan utilizar como rédito político. Por favor, pido una solución para que se elimine el ambiente de crispación que el alcalde de Leganés ha generado en dicho hospital porque, a este paso, tendré que realizar mis diagnosis en las oficinas de Casa del Reloj. Leonor Salinas ÁNGEL DE ANTONIO Cortes de tráfico por las protestas. Lo del jueves en el barrio del Pilar fue muy curioso: 11 furgonetas de antidisturbios cerraban la entrada principal de La Vaguada, mientras los manifestantes cortaban Monforte de Lemos y la M- 30 en ambas direcciones, provocando una caos total en toda la zona ¿Por qué no protegieron los antidisturbios la M- 30? ¿Es que es más importante un centro comercial? Fernando López Madrid, mi ciudad Madrid, una ciudad abierta donde se acoge a gente de todo el mundo, vengan de donde vengan. Da igual que sea Serrat, que tanto se le quiere en Madrid, Samaranch, Tricicle, Arguiñano o Luis Tosar, porque aquí tienen su casa y siempre se les recibe con los brazos abiertos. ¿En otras regiones se acoge a un madrileño de igual manera? Madrid es la ciudad española y probablemente europea que más ha sufrido en sus entrañas los atentados más sangrientos de los últimos 30 años, donde sus habitantes aguantan estoicamente las manifestaciones de tomateros, transportistas, mineros o ganaderos de otras regiones, que se revelan por lo que creen justo, que aguantan parquímetros y atascos, que son capaces de desalojar un recinto deportivo de 80.000 personas por amenaza de bomba de la forma más civilizada que se haya visto jamás, una ciudad que es capaz de que más de un millón de sus ciudadanos se echen a la calle masivamente tanto para defender la libertad por el 23- F por la barbarie del 11- M o simplemente para ser partícipes de una ilusión de unas posibles olimpiadas. Una ciudad que es vejada en ciertos foros políticos- nacionalistas. Una ciudad ejemplar. Por todo ello me siento orgulloso de ser madrileño. Francisco J. Alcalá Vergüenza regional Parece que se está poniendo de moda ahora el abandono de los hemiciclos- -lugares que sirven para debatir racionalmente las ideas de cada uno- a tenor de lo que hicieron las diputadas de PSOE e IU en el Congreso y, el jueves, los diputados de esos partidos en la Asamblea de Madrid. Es una vergüenza para nuestra región. Pedro Pablo Alonso los hijos del botellón, ¡bien- ve- ni- dos! Todavía le parece a uno estar viendo al abuelo Miguelón y su compañía de frutos secos en concierto. Pero los de esta noche han sido otros hijos y otro botellón. Miles de jóvenes haciendo frente en la capital a las tropas del delegado Méndez y del alcalde Gallardón por un chupín de calimocho. ¡Atentado contra la salud, atentado contra la salud! grita, histérica, una ministra con pintas de tía solterona de novela de Jane Austen llevando sobre su cabeza tal que las viejas pescadoras gallegas un cesto de embriones como si fueran angulas. Pero los hijos del botellón, que han recibido su bautismo de fuego contra las tropas del delegado Méndez y del alcalde Gallardón, no reparan en ella. Están gozando de su cuarto de hora, no de gloria, sino de revuelta, de porfía, de clandestinidad. Y, desde luego, mil veces más expuestos que cuando Querejeta iba por la calle de Goya y dejaba caer una ristra de panfletillos contra la situación política de la Dictadura. Los hijos del botellón que tanto avergüenzan a los progres están hoy con la resaca que es lo que queda al día siguiente de haber bebido: el malestar en el estómago y en la cabeza; esa especie de remordimiento fisiológico que los cursis intentan absolver con alkaselser Lo que nosotros decimos resaca los indios dicen goma los colombianos guayabo y los cubanos perseguidora Perseguidora La ministra de ¡Atentado contra la salud! ¡Atentado contra la salud! A estos hijos del botellón hay que decirles que, desde un punto de vista revolucionario, lo que han hecho es más, pero muchísimo más, que lo que hicieron contra el franquismo todos esos frutos secos que hoy atienden por El Mundo de la Cultura, aunque juntos no den para un graduado escolar. Detrás del mantra progresista yo corrí delante de los grises nunca hubo ni la épica ni la lírica que en la movida de esta noche en el Faro de la Moncloa. Demasiado blandos aquellos tíos para la épica, y para la lírica, demasiado duras aquellas tías. Pero con el cuento de que una vez fueron a un botellón que nadie les prohibía todos acabaron haciendo enormes carreras políticas. A